Blogs

Tahití

Tahití. La ovejita triste  de la Copa Confederaciones. Sale a palizón por partido. El fútbol es a Tahití lo que el béisbol a España: juego poco conocido.
-Venimos a Brasil a ver, a aprender, a educarnos. Somos conscientes de nuestra inferioridad.
Lo dijo  antes del torneo Eddy Etaeta, su seleccionador.
Hay quien opina -y las opiniones,todas,se compartan o no, son respetables- que qué hace Tahiti en un torneo donde es rival tan feble como ridículo. Yo no lo veo así. El deporte es educación. Hace unos días, en un foro de Europa Press, Cayetano Martínez de Irujo dijo que el deporte es  la columna más importante de la sociedad: “Nos enseña a ser mejores, a competir cívicamente”. Y es que donde hay buena educación, no hay, socialmente, distinción  de clases. En el deporte, nadie es mejor que nadie socialmente, si bien el laurel, naturalmente, es siempre y lógicamente para el mejor competidor.
- Perder no hiere el amor propio,cuando el adversario es mucho mejor.
Otro  sensato pensamiento de Etaeta.
Cuando España era “bastante menos de lo que es hoy” (aquellos años felizmente superador), se protegía el deporte escolar y universitario, germen de educación y aprendizaje. El hombre, desde que nace ,¿qué hace?
Competir. ¿Y qué hace para competir ? Aprender. Lo que está haciendo la frágil y encantadora  selección de Tahiti. El aprendizaje, como todo aprendizaje, a veces es severo y rígido. Nunca humillantes.  Desterraría del diccionario del Deporte, si pudiese,  la palabra humillación. Quien pelea con dignidad y se vacía en el esfuerzo y pierde,sencillamente pierde.
-¿No considera usted humillante que España le haya hecho diez  goles a Tahití? se me preguntará.
En absoluto. España, hoy, en fútbol, está en las alturas; Tahití, en el sotano de esas alturas. Ya crecerá, pues pugna con ética y amor propio. Dijo un sabio griego que si se educase a los niños como es debido, los hombres no serían  castigados. Tahití está en la fase de educación . Cuando sea “mayor”,  seguro que jamás volverán  a meterle diez goles.
Creo en la educación. Si la mayoría de los políticos que nos  desaniman a diario hubiesen mamado de niños la leche de la digna y ética competición, quizá España no estaría como está. Ya conocen ustedes mi lema: “Une el Deporte lo que separa la casta política”.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario