Blogs

La Real Sociedad es a la vez  un club entrañablemente histórico modesto. Su presidente, Jokin Aperribay, no oculta su disgusto. “Se nos ha ido un “hijo” de la cantera y por lo tanto de la Real Sociedad. La fuerza del dinero. ¿Quién lucha contra eso? ¿Cómo pugnar contra eso?  La libertad de comercio es uno de los puntos de apoyo de la opulencia de la modernidad. O sea: el pez grande se come al chico.

El pez grande, en este caso, es el Real Madrid. “En el océano de la Liga hay dos tiburones, el Barça y el Real Madrid”. El presidente de la Real Sociedad ha intentado por todos los medios retener a Illarramendi, “el  hijo predilecto”, pero el Real Madrid ha pagado la cláusula de rescisión. Legal el comportamioento del Real Madrid.  Inobjetable por lo tanto. “Yo puedo, porque tengo; tú, como no tienes, no puedes. Luego Illarramendi para mí”: esta es la buconera ley. “No tengo nada contra el Real Madrid -declara  elegantemente Jokin Aperribiba-, sólo que tal vez habría que repensar las protección a los clubes que no podemos competir con los que más pueden porque lo pueden todo con el omnímodo poder del dinero”.
- ¿Acusará la Real la ausencia de Illarramendi?
-Naturalmente, era nuestra joyita.

En la necesidad, como se sabe, hay quien hipoteca o vende. El   Real Madrid y el Barça, en efecto, como pueden, compran el oro del mercado  ( Madrid está plagada  de tiendas que compran oro: son las filibusteras setas de la crisis). Compran el oro canterano de los clubes modestos.
-¿Acaso le molesta a usted que el Real Madrid le haya quitado Illarramendi a la Real Sociedad? -estará  pensando más de uno de mí, a lo mejor.

No. No es eso. Hay quien vende con gusto: no hay caso entonces.Y hay quien, sin embargo, no queriendo vender, no puede impedir la venta de sus “joyitas”. Lo sé: nada más hermoso que la libertad; la libertad de conciencia, la libertad de comercio, la libertad de que el tiburón se trague al atún.

Para que la Liga fuese más competitiva - un bien para todos- , habría que repartir de  modo más justo, sin más demoras, el dinero de la televisión, “esa  mina del telefútbol” ,y para que la Liga, también, dejase de ser la bioligarquía que es (Real Madrid y Barça),  habría que reflexionar, también sin demora, sobre el dolor  “social” del presidente de la Real Sociedad.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario