Blogs

Las taras de Ancelotti

“Vence o muere”, aquella película, y “Sufre o vence”, o sea, el Real Madrid de Ancelotti. Con ayuda o sin  ayuda del árbitro -el fútbol es también el árbitro y sus circunstancias-, el Real Madrid las  pasó canutas contra el Elche hasta el último segundo en que se le apareció, a Dios gracias, su ángel de la guarda.

-Yo creo en mi ángel de la guarda con pito y en la mano de Dios -decía Maradona.

Cassius Clay lo decía de este otro modo:

-Siempre me ha dado miedo el decimoquinto asalto.

Sufre y vence. O sufre pero vence: este es el Real Madrid de Ancelotti, de momento. Ha vuelto a sufrir, y mucho, contra el avispado y jaquetón Levante.

-Dios, hoy hay que ganar, perder sería horrible.

Las angustias miedosas de Florentino Pérez: miedo al Barça, miedo a lo que le está pasando a Bale, miedo a que Ancelotti haga bueno a Mourinho, miedo a “no volver” a ganar la Décima.

El miedo de Ancelotti: así como a Fernando Alonso le falla el Ferrari (comparado con el Red Bull de Vettel), a Ancelotti le falla la “coordinación” entre la defensa y la delantera. El “equilibrio”, que dice él. Criticar es fácil, lo sabe él y lo sé yo. “La crítica, usualmente, es una gimnasia maliciosa del crítico”, que dijo quien lo dijera. A veces sí, más no siempre; si bien en el fútbol, por la cosa del forofismo, existe el crítico forofamente malicioso. Reconocible.

-¿Cree usted -me preguntaban el otro día en un foro- que Ancelotti  resolverá el problema del “equilibrio” ?

Contesté:

-Con los “ases” que tiene, y con la experiencia de su talento, es de esperar que sí.

Lo que yo veo desde fuera es que Ancelotti se “siente condicionado”.  Ha de poner a Benzema, ha de poner a Isco, a Modric, a Illarramendi, a Khedira. A Khedira, en mi opinión, lo alinea por  su  “tara” de italiano. “Soy italiano”, reconoce públicamente, lo que le honra. ¿Qué quiere decir con eso?  Que así como España es el país de las castañuelas y los toros, guste o no, Italia, en fútbol, es el país del “catenaccio”.

Ancelotti debe ser él, no él y sus condicionamientos. Y si cree que Morata, como hombre de área y gol, es mejor que Benzema, pues que siente en el banquillo al francés. Creo asimismo que con Marcelo y Castejón, el Real Madrid  es más Real Madrid. Con ellos, el  Real Madrid ofrece  fútbol  más “bonito”, aguerrido  e imaginativo. De todos modos, no es uno sino Ancelotti quien debe superar la “tara” de sus condicionamientos. O de sus dudas. O de lo que sea.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario