Blogs

Ganará el Real Madrid

El nuevo San Mamés es el Mar Cantábrico en el que el Athletic, de momento, ahoga o semiasfixia (empates) a sus rivales. El oleaje es el cabreo del mar, y la presión intensa y sin descanso en fútbol es el oleaje de los equipos en teoría más débiles para acollonar y ahogar a los equipos en teoría superiores.

-O sea, que la teoría de la inferioridad, el Athletic, ahogó a la teoría de la superioridad, el Barça.
-Paradójicamente, sí. Las paradojas, también en fútbol, hacen felices a unos y desdichados a otros.

El Barça ha perdido consecutivamente dos partidos: uno en la Champions, contra el Ajax, y el otro contra el Athletic,  en San Mamés. A pensar, pues, si bien el fútbol, como sostengo, se siente más que se piensa.

Detalles. Yo me fijo mucho en los detalles. Cuando Martino sustituyó a Xavi (minuto 76) por Sergio Roberto y a Iniesta (minuto 83) por Pedro, me dije: “Error psicológico, inmenso error psicológico”. Xavi e Iniesta, estén óptimos de forma o en día grisón, son al Barcelona lo que los maravillosos leones de bronce al Congreso de los Diputados de Madrid: áulicos.

-Mira -me dijo en cierta ocasión un diputado ignoro si en broma o en serio- son los leones los que dan carácter a los diputados, no al revés.

Por estatura y caras bien rasuradas, ni Xavi ni Iniesta son leones; por estatura y caras rasuradas, más bien parecen cervatillos. Pero cervatillos que rugen como leones por el daño que hacen con las leoninas neuronas de sus cerebros.

-A los ídolos hay que saber sustituirlos. El fútbol es también psicología,y las rotaciones y las susticiones hay que saber hacerlas con psicología.

Esto se lo tengo oido, no una vez sino muchas veces, a un ídolo jubilado. Trabaja para el Real Madrid. Cuando me comenta cosas que él considera que pueden zaherir, siempre me impone el  silencio de la amistad: “Esto, que quede entre tú y yo”. Jamás vulnero la ley de la amistad. La amsitad, que dijo no sé quién, es el amor sin alas.

El Barça -otro detalle- sin Messi, pierde bastante. Neymar es mágico. Mágicamente cerebral para sorprender con sus malabarismos a los espectadores y también para eludir el riesgo. Messi es grande por sus magias y porque “no siente el miedo ni lo esquiva”. A Neymar, para acoquinarle o frenarle su magia, es suficiente enseñarle los dientes de la fuerza  física. No es Messi, vaya.

Otro detalle: y este es un detalle que me inquieta no por el Barça sino por el compromiso del Mundial de Brasil. Guardiola, según las lenguas viperinas o la lengua de la verdad, que también es viperina a veces, se fue del Barcelona (su licenciatura, su doctorado y su gloria) porque  intuyó que las glorias, como las hojas en otoño, amarillean y se caen también.

-Hemos llegado a la cima del Everest de todo: admiración, títulos, loas; a partir de ahora, viene el descenso.

Pensó bien Guardiola. El Barça, no obstante, sigue siendo equipo de fuste, sólo que no volverá a ser el que ha sido (opinan ya algunos). El otro día estuve con mi pitonisa gallega (presumo de que acierta casi siempre: escrito lo tengo). Me vaticinó:

-La Liga, esta temporada, la ganará el Real Madrid.

Pero de las pitonisas y de los políticos, como bien se sabe, hay que desconfiar. Auguran, prometen, pero no siempre aciertan y cumplen.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario