Blogs

Bien puestos

El Atlético de Madrid, como se sabe, es la impertinente Cenicienta del duopolio de la Liga (Barça y Real Madrid) .

-¿Le gusta a usted, señor Villar, que la Liga, desde hace un decenio –más o menos- sea el cortijo de los “señoritos” Real Madrid y Barcelona? ¿Qué pasa con el lema de la igualdad, más o menos, y de la fraternidad, menos o más, de la Liga, señor Villar?

El señor Villar no es un señorito; el señor Villar, don José María, es el longevo presidente de la Federación Española de Fútbol (25 años). El señor Villar y el señor Rajoy se parecen en que los dos tienen un plan. Con su plan, el señor Rajoy acabará -eso dice, eso cree- con el tostón secesionista del señor Mas. Con el suyo, el señor Villar -eso me dicen, eso aseguran quienes con él conversan- aspira a acabar con la desigualdad “medieval” de la Liga.

En la Edad Media, vivían bien dos o tres -es un decir-. El resto –otro decir- ni regular ni medio bien, más bien -es la verdad histórica- mal o muy mal.

El señor Villar, que es un carácter abruptamente honesto (”como Fraga, fragoso y escarpado pero ético”), como en aquella vieja canción, tiene clavada en su monte neuronal no dos cruces, sino la cruz de una Liga impropia del siglo XXI.

-Pronto, expondré mi plan -dicen que rumia.

El Atlético de Madrid es el equipo -milagro- insolente de la Liga 2013-14. Con el liviano peso ligero de un presupuesto distante los 200 millones (150 ó 160 millones), ahí está mojándoles, cortándoles el aliento a los duopolistas de los quinientos millones.
El lema de Cholo - se enorgullece un directivo rojiblanco- es “trabajo, esfuerzo y sacrificio”. Laboral lema. El del dúo soberanista, la cantidad: tienen más y mejores jugadores.
Se lo diré, si puedo, esta misma semana:
-Villar, haz algo sonado, deja como herencia el legado de una Liga menos “medieval”.

Digo esto porque sé que está obsesivamente en ello. Y porque los tiene bien puestos. Y porque es ético

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario