Blogs

Jesé y Bale

Emergente es palabra que utilizan mucho los economistas: Economía emergente o país emergente, entre otras emergencias.

-Emergente es algo así, en economía, como un brote verde, que diría ZP –me ironiza un doctor en Economía.

Jesé, extrapolando la cosa, es el sorprendente brote verde o emergente del Real Madrid. Jesé estaba ahí, en el Real Madrid. Estaba pero no se le veía. O los ópticos u ojeadores del Real Madrid, aun viéndolo, no lo consideraban todavía “brote verde emergente”.

-Vale, ese chico, si sigue progresando, valdrá –me dijo de él una vez, la pasada temporada, un ojeador en plantilla del Real Madrid.

Vale, valdrá, pero Florentino Pérez se fue por Bale. FP tiene más fe en el cheque que en los brotes verdes. “Si vale mucho, es que Bale vale mucho”, debió de pensar. FP. Y fue y lo compró. No siempre la ecuación precio- calidad es fiable. En un restaurante con rango de tenedores y precio, una vez, me dieron una merluza de “pincho” que tenía de pincho y merluza lo que yo de estatura ( 1, 70). Me quejé, del precio, claro es.

-Señor –me dijo digno y circunspecto el camarero-, en este restaurante los precios figuran en la carta. No se engaña a nadie.

-Es cierto –le repliqué-, pero la que no se ha enterado de su precio es la merluza de pincho que me ha servido, que no sabe a mucho precio y poco a merluza de pincho.

Bale costó cerca de cien millones. Jesé, como digo, estaba ahí: invisible o de “falso” Bale. Y cada vez que sale a jugar, sobre gustar, hace gol. Su cuota: gol por partido. Luego rentable. Molowny, de quien tanto aprendí, me decía:

-Los canarios “buenos” tenemos una cualidad muy canaria: el instinto de la intuición. En el fútbol el otro talento del jugador es el instinto.

Jesé es un canario “bueno”. Lo demuestra cada vez que le ponen. Y qué casualidad que cada vez que le ponen hace gol. El gol es también un instinto. Jesé, además, lo presiente, lo intuye. Y es veloz como la centella y, otra cualidad, no tira a gol “a lo loco”. Es como Messi. Obsérvese a Messi: antes de chutar, mira, busca el hueco y “tira con técnica”. O sea, con inteligencia.

-O sea, como Jesé.

-No se burle usted.

Jesé vale, ya lo creo que vale. A Raúl lo descubrió Valdano. Estaba, como Jesé, ahí, en el Real Madrid, pero sólo él lo vio.

Bale es un magnífico futbolista; otra cosa, discutible, es su precio. Al respecto reproduciremos una vez más la frase de Oscar Wilde: “Todo el mundo conoce el precio de las cosas, pocos su valor”. Algo así.

Bale, vale, en efecto; Jesé, también. En la duda, ¿qué hacer? ¿Se sacrificará a Jesé con el cuentagotas de los minutos para “amortizar” el precio de Bale?

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario