Blogs

Miedo

Saber motivar y no tener miedo. Dice ahora Guardiola que dejó el Barcelona porque se dio cuenta de que ya no podía o no sabía motivar. Le creo, hay que creerle. Saber motivar es un arte, o una habilidad, o un instinto. O las tres cosas. El fútbol, ciertamente, es un juego, pero gestionar un vestuario es un complicado juego psicológico de habilidad y arte. Messi, en el Barça, es diosete, y cada vez que Guardiola no lo alineaba por lo que fuere “había lío”, explica el mismo Guardiola. El fútbol es un juego de conjunto, todos con todos y para todos, pero con figuras o líderes como Messi o CR7, el fútbol es más fútbol. Y más espectáculo.

-Hay que dar espectáculo –se le ha oído decir más de una vez a Florentino Pérez.

El futbolista-crack es especial. ¿Cómo se motiva al crack, al “jefe”, al genio? Guardiola, que de eso sabe mucho, estando en el Barça, dijo más o menos misteriosamente:

-Yo tengo mis ideas pero a veces no coinciden con las ideas de ellos.

Se refería a los líderes. Si el líder, sobre serlo por su talento y su capacidad goleadora, se esconde o no se implica activamente con riesgo en el juego, genera murmuraciones maledicentes entre sus compañeros:

-Con lo que gana hay que ver cómo se cuida. Corre lo justito.

Inevitables esos comentarios.

Cristiano es el líder completo. Total. Globaliza en su modo de producirse en el campo implicación, casta, fe, ambición, bravura. Lo he escrito más de una vez. Cristiano en el Real Madrid y Diego Costa en el Atlético me recuerdan a Di Stefano. ¿Qué le pasa a Neymar en el Barça? Con su cerebro y el balón hace encaje de bolillos, pero carece de lo que les sobra a Cristiano, a Costa y a su compañero Messi.

-Está fosco, raro, no está a gusto –me susurran.

Lógico. El Barça, de momento, le puede, o no se ha hecho todavía él. Martino tiene con Neymar un problema psicológico de relación y motivación.

Tener miedo es otra cosa. Y los entrenadores tienen miedo.” No nos dan miedo las cosas ni las personas, sino las ideas que tenemos acerca de las cosas o de las personas” (Marina). El miedo es un sentimiento subjetivo. ¿Se fue Guardiola del Barça porque ya no podía o no sabía motivar o más bien se fue por miedo a sí mismo? “No voy a poder superarme”, se ve que pensó también. A Mourinho , en el Real Madrid, le pasó algo parecido.

Dar patadas y saber dar patadas y enseñar a dar patadas no es cosa baladí ni huera. No. Una cosa, como el fútbol, que arrastra masas y “motiva” emociones, no es desdeñable en absoluto, sociológicamente.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario