Blogs

El hechicero

Glorioso Atlético gracias a Simeone y glorioso Simeone gracias al Atlético. Los dos, Atlético y Simeone, en el mundo del fútbol, son hoy tan admirados como jaleados. Que el poco dinero deje K.O. al mucho dinero produce en las masas, casi siempre, cierto gusto morboso.

-El Atlético, con un presupuesto de 125 millones de euros, ha “escabechado” al Real Madrid (580 millones) y al Barcelona (525 millones).

La gente, como ven, se fija en todo. La pregunta que ahora se hace la gente es quién debe más a quién. Sin Simeone, ¿habría conseguido el Atlético la Liga? Simeone, esto sí se sabe, no es nada petulante. Absolutamente nada. “La `popularidad de la gloria es calderilla –que piensa-, de igual modo que la gloria es la calderilla de la popularidad”. Su lema es el pugnaz trabajo. La palabra trabajo “es innegociable”.

-Yo se lo debo todo al trabajo; sólo soy un trabajador de mucha voluntad y con mucha fe en el trabajo.

En el vestuario, una vez, les dijo a los jugadores que si él creía en ellos, “y creía mucho”, ellos debían creer en ellos y en él. Así de simple.

-Su secreto, o uno de ellos, es al parecer su magnetismo. Consiste su magnetismo en decir las cosas con el magnetismo de la sencillez.

Ya Napoleón sostenía, casi, lo mismo que Simeone:” No me inquieta el “valor” del adversario. Es insignificante al lado de vuestro “valor”.

Simeone no es Mourinho (“soy el mejor del mundo”). No es Guardiola (“soy fiel a mi idea del fútbol, y no voy a cambiar”). Tampoco es Pellegrini, el primer hispanoamericano que gana la “Liga” inglesa (“sólo creo en la belleza del fútbol ofensivo”). Simeone, sin embargo, ahora mismo, en Europa como en América (la hispana, la latina y la de Obama), es el número uno del mundo.

-Algo especial hay en Simeone que se ignora y no se sabe todavía.

No digo que no. Pero si no lo cuenta él, que lo cuenten sus jugadores. Uno de ellos, apócrifo, medio en broma o no, me susurraba hace unas semanas: “Es un hechicero. Es que, oye, no es que convenza, es que hechiza”.

Qué diferencia entre este “hechicero” y “el próximo debutante” en el Barça Luis Enrique.

-¿Por qué Luis Enrique?

-Es petulante, como Mourinho. Le oí ayer en TVE que euforizaba la mar de exultante : “Me encuentro capacitado para entrenar al mejor equipo del mundo”.

La petulancia, que expresó alguién , es directamente proporcional a la ignorancia. No ha llegado todavía al Barça y ya presume, como Mourinho, de capacidad y talento.

-¿Seguirá Simeone en el Atlético?

-El Atlético quiere, claro es, y él, también –me contestan- . Claro que…

Eso: que adivinar el mañana no siempre es fácil.Y esto otro: que el Atlético no es un “maná” de dinero.

Para acabar: ¿por qué no se distribuye mejor el dinero de la televisión entre los equipos españoles? ¿Por qué no se reparte más equitativamente, más democráticamente, como en Inglaterra y Alemania? Si todos somos iguales ante la ley, ¿por qué no ser también iguales ante la televisión?

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario