Blogs

Adioses

En el santiamén de doce horas, muchos adioses: adiós a Don Juan Carlos, adiós al Mundial de Brasil, adiós al tiquitaca, adiós al sueño de otro título. El adiós a don Juan Carlos, nostálgico.

-¿Tú –me recuerdan ahora los amigos- lo trataste?

Cuando los dos éramos jóvenes.

La vida es anécdota. Juegos del Mediterráneo de 1975 en Argelia. Vive Franco todavía. Cena en honor del equipo de balonmano por su oro. El Rey me invita a fumar en el jardín. Acuña frase para la Historia, que pasé a mi agenda enseguida:

-Exactamente –me dice-, quiero ser amigo de todos los españoles. La amistad es un sentimiento tan hermoso…

He escrito esta frase media docena de veces. Sí: me entristece su adiós. El adiós de un gran español. Fue, en efecto, amigo de todos, y más amigo de España que de todos. La Historia lo juzgara y describirá con nota galáctica.

El adiós a Brasil. Al sueño de Brasil. El gran don Pedro Calderón de la Barca, si viviese y le gustara el fútbol, que sí le gustaría, modificaría su verso y lo rimaría así:” ¿Qué es el fútbol? Un frenesí. ¿Qué es el fútbol? Una ilusión, un sueño, y los sueños, sueños son?”.

¿Qué le ha pasado a la Selección de Del Bosque? ¿Cómo es posible que Holanda, con palizón, y Chile, son sorpresa, haya convertido en- en cenizas el sueño de la Selección que viajó a Brasil con el sueño de revalidar su título?

La realidad: todo tiene su tiempo y todo tiene (buena o mala) su hora. ¿Dramatizar? Para qué. ¿Poner plañideramente el grito en el cielo? Ganas de perder el tiempo. Xabi Alonso, acierta, creo, al decir que “las sensaciones no eran las de otros campeonatos”. Verdad: magro el equipo física y mentalmente. Corrobora Fernando Torres:” No se ha visto en Brasil al equipo de España. Nos ha podido el cansancio físico”. Hasta Del Bosque, siempre comedido, se restriega los ojos:” Me dicen que iba a ocurrir lo que ha ocurrido y contesto que no, que imposible”.

La Luna tiene fases. El fútbol, también. España, últimamente, estaba pasando, si que quisiéramos advertirlo o verlo, del cuarto menguante al eclipse. Ha abdicado el Rey, viva Felipe VI: no a la nostalgia, tan infértil. Viva la nueva Selección de España – hay jugadores para reconstruirla- con o sin Del Bosque.

-Eres optimista- me dicen a veces.

Lo tengo escrito. Es mejor ser optimista que pesimista, de igual modo que, en mi sentir, es mejor creer en Dios que ser ateo. ¿Qué se gana con ser ateo? Nada. ¿Qué se gana con creer en Dios? Esperanza.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario