Blogs

Muerto Franco, ¿a quién culparía TV3?

Entramos en la primera Semana Grande de las varias semanas grandes que disputan cada temporada el Real Madrid y el Barcelona desde que la Liga, salvo sorpresa del Atlético de Madrid, es una competición tan injustamente desigual como desigualmente injusta.

- No se me haga usted pucheritos demagógicos. La naturaleza, desde que el mundo es mundo, es pugna que gana siempre el más fuerte. La desigualdad, que dijo un filósofo, es la sustitución de la cantidad por la calidad.

¿Es eso verdad?

-Los filósofos, como se sabe, yerran menos que los políticos.

-Caramba, no había caído en eso, ahora que caigo.

El sábado, el Bernabéu, con todas las entradas vendidas, ofrecerá a millones de espectadores de sillón, cerveza y tele, el morboso espectáculo cum laude del portero Bravo, imbatido, contra Cristiano Ronaldo, el goleador jamás visto por los siglos.

A Luis Enrique y a Pablo Iglesias les une el mismo amor: el amor por el verbo poder.

-Querer es poder: por eso es poderoso el Barcelona: puede porque quiere.

Así piensa Luis Enrique.

-Creo en Podemos. Podemos es el partido de la honradez. Vamos a acabar con los ladrones.

Así piensa, más o menos maniobrero, Pablo Iglesias.

Luis Enrique, como no es político, conjuga el verbo poder con más credibilidad, respeto y cautela, pues sabe que “acabar” con la fortaleza del Bernabéu es tan difícil como para Pablo Iglesias “acabar” con Rajoy o el PSOE del “lindo y tierno” ( oído en la radio) Iglesias.

Ancelotti, de momento –se ve que ha leído a Platón y a Maquiavelo- ve, escucha, levanta la ceja y rumia:” Vaya yo caliente mientras no se me lesione Cristiano)

Cristiano, nunca, desde que se empadronó en el Real Madrid, ha estado tan feroz como en el comienzo de la actual temporada. Quince goles en sólo ocho partidos

-¿Cómo estás, hijo?

-Ya lo ves, madre: como Moisés separando las aguas.

Si yo jugase a algo –al fútbol, a las apuestas, a la primitiva, a la lotería- apostaría por…No, no ha puesto, no me gusta jugar.

-¿Miedo al Barça?

-Al Barça exactamente, no. Miedo a herir mi reputación si yerro.

-Los periodistas no sois infalible; hay que ver la de veces que, pronosticando, erráis.

Ciertísimo. Por eso, precisamente, opinaré después de la la victoria del Real Madrid sobre el Barcelona. Hay que ser objetivos.

De todos modos, a partir de hoy, esta que empieza va a ser la Primera Semana Grande de las varias semanas grandes (2014-15) entre el Barça y el Real Madrid.

-La vida, si no es espectáculo grande, no es vida.

Sobre todo, si pierde el Barça. No quiero imaginar el patatús anímico de TV3. Muerto Franco, ¿a quién culparía TV3? Se me ocurre.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario