Blogs

Sánchez, Iglesias, Del Bosque…

Del Bosque, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez. ¿Extraños compañeros de profesión? No crean.

-¿Qué tiene que ver Del Bosque con Iglesias y Sánchez?

-Algo. Voy a intentar demostrarlo.

A los tres les une el anhelo de la reforma. Pablo Iglesias quiere otra Constitución.

-¿Qué clase de Constitución, señor Iglesias? ¿Qué es lo que no le gusta de la Constitución del café para todos? ¿Por qué no explica usted su Constitución ?

Sería formidable que contestase a todas estas preguntas con transparencia no surrealista, con transparencia coherente, con transparencia no demagógica.

-Pide usted mucho. El señor Iglesias es un político de muchos quilates: sabe contradecirse, no obstante su juventud, con las artes de los políticos con muchos quilates. Además, ¿sabe usted lo que dijo el otro día su Alfonso Guerra, esto es, Juan Carlos Monedero?

-¿Qué, qué dijo?

-Que España es un país de católicos no practicantes y de demócratas no practicantes.

Eso, a lo mejor, es un psicofotografía no del todo desenfocada. Los políticos –todos y si no todos, casi todos- dominan la técnica de la confusión, del embrollo, del fárrago, de la maraña.

Pablo Iglesias, de todos modos, está de moda. Es joven, bajito como Pujol (los bajitos en este país suelen salir picarones, tunantes y listos) y no es feo, si bien Pedro Sánchez le gana de momento por dos a cero: es más alto y más guapo. Pedro Sánchez también padece la patología de la reforma. Su aspiración: una España asimétricamente federal.

-¿Y qué es eso?

-Lo ignoro. A mí la geometría se me ha dado siempre mal, y mezclada con política, como el café con leche, fatal

De Pedro Sánchez, un amigo mío, socialista de toda la vida y con muchos años de vida, dice por cierto que tiene más bien pinta de pijo de derechas que de izquierdas.

- Es que -observa- fíjate bien: sonríe como un pilarista, luce los vaqueros como los lucía Jorge Vestringe cuando era el “niño bonito” del PP de Fraga, con elegancia, y, en fin, no me lo imagino con el puño cerrado

El derecho a decidir y el derecho a opinar son derechos democráticos. Y derecho democrático es también pedirle a Pedro Sánchez que explique de una vez por todas a los ciudadanos y a las ciudadanas lo de la España asimétrica o federal o federalmente asimétrica o simétricamente federal que tanto predica.

-¡Es que hay que ver que encoñamiento ha cogido con el federalismo simétrico o asimétrico!

Del Bosque: éste sí está en el buen camino de la reforma. Congruente, sin locuras, acertado, sin pajaritos de colores en la sesera. No sólo eso: es que además los “enanos” herederos de los Xavi y compañía hay que ver cómo le crecen: con talento, con arte, con estilo. Isco, Koke, Juanfran, Alcacer, Alba, Bruno …

-Vaya sorpresa que deben haberse llevado sus enterradores tras el 3-0 a Bielorrusia

Pues sí. Y es que “ si los políticos se esfuerzan por hacer lo posible imposible” ( B.Rusell), Del Bosque se esfuerza por hacer posible lo imposible.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu comentario