Blogs

Constitucional Simeone

Hay que ser constitucional. Lo dijo el otro día el chocante e inmenso y ocurrente Woody Allen en una de sus películas: “Yo me mantengo dentro de la Constitución”.

-El Atlético de Madrid es un equipo que responde y hasta sorprende (2-0 al Real Madrid) porque está bien constituido colectivamente –ponderan los observadores objetivos.

Marcelo, sin embargo, desdeñoso, opina que el fútbol del Atlético es fútbol de balonazo.

-¿No le gusta?

Responde con guiño igualmente despectivo:

-Bueno.

Constitucional y constituido Atlético. Las máximas, conocidas, de su técnico: partido a partido, todos para todos, tolerancia cero con la desconfianza y la desidia.

-El fútbol –repite Simeone– es trabajo. La vida es trabajo. La esposa del trabajo es la desconfianza.

A veces lo rumio: ¿qué les da el argentino a sus jugadores, por qué todos loan sus métodos técnicos y psicológicos de trabajo?

Mandar y servir: de eso habló el otro día, en su discurso a los militares, Felipe VI. En el vestuario del Atlético, manda el entrenador y los jugadores le sirven porque el entrenador sabe gestionar las capacidades del mando.

-Otro de los aciertos de vestuario de Simeone es que es imposible enfadarse con sus decisiones. Domina el “gallinero de los egos”.

 Parece tosco, Simeone, pero su cabeza es sabia para el fútbol. Constitucionalmente sabia.

-¿Cómo invierte Simeone sus horas de ocio alejado del fútbol? – inquirí una vez.

-Repasando su Constitución.

Otro de los secretos de este Atlético vivaz y lozano es la efervescencia. El Atlético es un equipo efervescente. Empieza consí, consá, que dirían Tip y Coll si viviesen, y acaba arrollando, como al Real Madrid en el segundo tiempo.

-Agobia, asfixia, su fútbol de balonazo.

Coinciden en ello todos: desde Ancelotti hasta Marcelo. Ancelotti, por cierto – se le nota en los ojos- mira desazonado.

-Es lógico. Desde que ganó el Mundialito, el Real Madrid no hace sino sumar derrotas: tres, la amistosa con el Milán, contra el Valencia en la Liga y ahora, en la Copa, contra el Atlético.

Lo cual no significa, ojo, que el Atlético sea sublime y el Real Madrid, no El éxito del Atlético es que los jugadores se mantienen dentro de la Constitución de Simeone

-Vaya, hay que ser constitucional.

-Exacto. ¿Qué es realmente la Constitución? Un Reglamento para que funcionemos bien, sin aturullarnos y sin atropellarnos. Artur Mas, por ejemplo, en política, es, lamentablemente, un ser anticonstitucional.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario