Blogs

Interpretación

¿Qué es más difícil, que un árbitro pite un penalti o que un camello pase por el ojo de una aguja?

-Por Dios, que un árbitro pite un penalti.

A veces, más por curiosidad que por imperativo didáctica, leo eso que no lee nadie.

-¿Y qué es eso que no lee nadie?

El Reglamento de fútbol. Llego casi siempre a la misma conclusión: ¿quién lo lee? ¿lo leen los árbitros? ¿lo leemos los periodistas?… No voy a dar nombres. No es elegante señalar. Pero en todos los partidos, absolutamente en todos, hay como poco un penalti. O dos. O tres.

Estuve el otro día con un árbitro de la Liga BBVA.

-¿Por qué no sois más valientes con las faltas en las áreas? ¿Por qué no las sancionáis?- le pregunté.

-Lo que ocurre en las áreas es interpretativo –me contestó.

-¿Y qué es eso?

-Interpretar, como sabes, es lo que hacen los jueces con las leyes. ¿Por qué a unos imputados los enchironan, por qué no a otros? ¿Por qué metieron entre rejas a Bárcena, sólo imputado? ¿Por qué los imputados del clan Pujol siguen libres como pajaritos libres andando y piando por las calles? Interpretación.

-¡Hombre! –exclamo.

-En las áreas –sigue ilustrándome- es cierto que flipan y molan las faltas que hacen unos y otros, atacantes y defensores, pero como no sean transparentes, muy descaradamente transparentes, que se dice ahora se, lo prudente es no ver y no escuchar. Eso que a veces está mal, no sancionar, es sin embargo lo mejor sociológicamente.

Árbitro, pedagogo y sociólogo.

Y como el fútbol, la política. Los dos deportes nacionales. Lo de la política, creo, es peor. La manga ancha de la política es infinitamente ancha. Veo a Pedro Sánchez, tan majo él, pues majo es muy majo (unanimidad sobre su majeza entre las adolescentes y casaderas menores de cuarenta año: como majo carece de rival) en el Telediario proclamando mitineramente que ”España ha crecido pero no gracias a Rajoy, sino a pesar de Rajoy”. Me restriego los ojos de las neuronas y rumio:

-Si España, económicamente, ha crecido a pesar de Rajoy, jefe del Gobierno, ¿quién ha sido el milagroso ectoplasma del crecimiento económico de España? ¿Quién, un ángel, un mensajero divino, un fantasma?

España, en efecto, sigue siendo diferente. En España, los hechos obvios y evidentes se interpretan y todo, por lo tanto, es según el color del señor –árbitro, periodista, político- que los interpreta.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , ,

Deja tu comentario