Blogs

El custodio de la alegría

No es fácil ser el mejor, aun siendo el mejor, cuando el rival juega mejor. El Real Madrid, sobre el papel, es el mejor, pero el Atlético, el otro día, fue el mejor. “Lo importante no es ser el mejor, sino ganar al mejor”.

Florentino Pérez, en efecto, ha hablado a Ancelotti y a los jugadores. Poco ha trascendido de lo que dijo y de cómo lo dijo. Florentino no es mitinero. No es lo suyo. Florentino es empresario; y el empresario, al margen de las excepciones, que las hay, no grita, no se enoja, no expele altisonancias.

-Les ha dicho con serena gravedad –me cuentan- que se acabaron las “representaciones” de Atocha y el Calderón. “Esto es el Real Madrid”.

Es su eslogan. Santiago Bernabéu, espejo en el que se mira FP, cuando se le cargaban las pilas de la ira, exigía destempladamente como le exigió en cierta ocasión a un notorio e histórico futbolista que vive aún:

-Mire usted –le dijo-, usted tiene dos opciones: o deja a esa vedette (ciertamente era tan guapa como erótica; tal vez, más bien eróticamente guapa) o deja el Real Madrid. Le doy 24 horas, ni una más. No, no me replique. Visita acabada.

Naturalmente, con todo el dolor de su biología sexual, eligió el sexo del balón, que para él, en aquel entonces, era también gozoso y placentero. A los compañeros les dijo:

-He dejado de ser bígamo. Luego dicen que el fútbol no es sacrificado.

Ancelotti tiene también un papelón. Hace nada iba a ser el sir Alex Ferguson del Real Madrid. Ya no.

-Hay que conquistar los dos títulos, la Liga y la Champions. Si no es así, hablaremos al final de la temporada. Si obras son amores –así de claro se lo han expuesto al italiano-, el amor del fútbol es la obra del título.

Avisado queda. Florentino, como empresario no se casa con nadie. Puro pedernal. Como presidente del Real Madrid, tampoco. Le atribuyen esta frase: “La vida es una cosa de dividendos”. Razón no le falta.

-¿Es verdad que el vestuario, por culpa de la fiesta treintañera de Cristiano, está dividida?

He hecho, cómo no, averiguaciones. He aquí lo que se me ha dicho:

-Rotundamente, no. Caras foscas, guiños, alguna palabra más alta que otra, pero nada más. Se juegan mucho. Ellos lo saben. Florentino, cuando tiene que sajar, saja. El corazón no le tiembla. Dura su mirada, duro su carácter, duras sus neuronas, duro su tic-tac, que diría el “antimadridista” Pablo Iglesias.

-Casillas, y no sólo él, podría impartir conferencia al respecto.

Florentino ni es empático ni es el Real Madrid. El Real Madrid, según él, son los socios. Él es, sencillamente, el custodio de “la alegría de sus socios”.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu comentario