Blogs

Mayorías absolutas

Pudiendo, dicen, tanto en la política como en el fútbol, hay que ganar por mayoría absoluta. El Barça vuelve a estar de dulce y oro y gana a lo bestia, no por uno o dos esmirriados goles , sino por absoluta y holgada mayoría de goles. Vuelve a acollonar al Real Madrid, cuyo punto de ventaja en la Liga es frontera frágil y vulnerable.

Hay una cosa que es verdad. El Real Madrid, mayormente, es Cristiano, de igual modo que el Barça, también mayormente, es Messi. Messi –se destaca mayormente hoy en los periódicos- a dos goles de Ronaldo en el Pichichi. A Cristiano, por lo que sea, se le resiste la suerte del gol en este año de 2015.

- No “mata” como solía, y ha perdido también el pulso del acierto en los tiros libres- refunfuñan sus admiradores

Cristiano es el gol. Messi es el gol. Y Messi, ahora mismo, está en horas lúcidas.

-¿Se habla ya con Luis Enrique? –he preguntado curiosón-. ¿Vuelven a amarse?

Me aclaran con comparación:

-Messi es como era Di Stefano. Un incorregible adicto de la titularidad. Su único amigo es el balón. Messi habla poco. Su idioma es el balón. Luis Enrique ya lo sabe.

La Liga está ahora mismo en punto de sublime pugnacidad: el Barça contra el Real Madrid y Cristiano contra Messi. Dos pugnacidades, no una.

-Y el Atlético de Simeone, oh, a siete puntos del Real Madrid.

Lo cual que la Liga, mayormente, vuelve a ser, otra vez, una cosa de dos.

-Y eso, deportivamente, no es higiénico para la Liga.

Claro que no. Las mayorías absolutas restan sabor a las porfías.

-Me he equivocado en la alineación – ha tenido Simeone la nobleza de reconocer.

Pedir perdón, como el emérito Don Juan Carlos, y confesarse en voz alta, a lo laico, es cívicamente plausible.

La duda, ahora, es si el Atlético, pese al distanciamiento de los divos Real Madrid y Barça, seguirá peleando con el mismo ahínco. La otra duda es si Ronaldo se recuperará pronto de lo que le ocurre.

-¿Exactamente qué le ocurre? –he querido saber.

-Hay que preguntárselo a él, para saberlo. ¿Alifafe sentimental, dolor físico, sencillamente mal de ojo del año 2015?

Lo dicho: en fútbol no son sanas las mayorías absolutas. Hieren la salud de la competición.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario