Blogs

Debería buscarse un Saporta

A España le va el eufemismo. A Florentino Pérez, no. Al pan, pan, y al vino, vino, que dice el refranero: pero esto, esto precisamente, es lo que no gusta a los partisanos del eufemismo.

-Que no se vea –dicen los partisanos- tanto lo feo. Hay que taparlo, hay que disimularlo.

El eufemismo es una manera política, también no política, de esconder lo torcido o tapar con velos lo disonante o mal hecho

Veo hoy en la televisión que alarma la palabra imputado. Lo cual que la van a sustituir por investigado. Deben de pensar que el término imputado es ya casi, y sin casi, sinónimo de ladrón o reo.

-De reo que raramente pisa la cárcel.

Eso es ya vox populi. Entre rejas sólo aparecen a los tontos de capirote. ¡Qué difícil es enjaular a los burladores de eso que hemos dado en llamar “Hacienda somos todos”.

Eufemística democracia española.

-¿Es usted independentista?

-¡Por favor! No me insulte. Soy soberanista.

-¿Es usted quemador de banderas nacionales?

-¡Qué disparate! Soy, sencillamente, un humilde antisistema.

-¿Está usted imputado?

-¡Qué estupidez dice usted? Soy inocente como la paloma de la paz de Picasso. Sólo un investigado, y por error además – dirán a partir de ahora hoy los que ayer eran imputados

Falaz eufemismo. Huyo de él.

Florentino Pérez, que huye también de él, en rueda de Prensa, se ha quejado de los periodistas. Les ha atizado sin eufemismos, sin perífrasis. Florentino es un presidente de club de fútbol distante, poco cálido. Está a años luz de su santón don Santiago. En el Real Madrid de don Santiago había un señor que se llamaba Raimundo Saporta. ¿Qué hacía Saporta en el Real Madrid? Entre otras cosas, hablar a todas horas con los periodistas. Atenderlos, atendernos. Procurando así que no cayeran, que no cayéramos, en fantasías.

-¿Es verdad –le preguntaban, le preguntábamos a Saporta- que el Real Madrid anda en negociaciones para fichar a Fulano o Zutano?

Cuando podía, contestaba sin rodeos, sin eufemismos; cuando no, por lo que fuere, se descomprometía con técnica filosófica. Así:

-Si digo que sí, miento; si digo que no, también. Yo esta vez no puedo comprometerme, pero vosotros sois libre de comprometerte o no con vuestros lectores. Allá vosotros.

Naturalmente, en la duda, nadie se comprometía.

El problema de FP es que es un señor o temeroso de Dios o temeroso de sí mismo. No lo sé. De ahí que en las “ruedas” con los periodistas patine a veces y diga, por ejemplo, que ama a Casillas cuando apenas lo amaba en la época de Mourinho. O que se enfrente sin mano izquierda diplomática - con o sin razón- a los medios. Fraga, tan honrado como impulsivo, también hostíl al eufemismo, hizo circular como suya esta singular frase: “No hay que topar con la Iglesia ni con los medios informativos. Son poderosos y te excomulgan por nada”. FP debería buscarse un Saporta.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu comentario