Blogs

Querida España

Y Santana creó el tenis y hasta hoy, con Nadal. Y Bahamontes creó el ciclismo y hasta hoy, con lo que hay. España, país de raíz cristiana y futbolera, es país creador. Cuando menos se piensa, va y crea hasta un deporte. El otro día, Carolina Marín, 21 años, una desconocida de los medios informativos y de las masas de papeleta y urna, nos dio la alegría de proclamarse campeona del mundo en un deporte tan lírico como el bádminton.

-¿Y cuántas jugadores de bádminton federadas hay en España? – pregunté a la Federación.

-A ver –me contestó una voz femenina-, espere. Voy a consultarlo. A ver, espere, ya, sí –hablaba con otra voz femenina- , treinta y ocho, me dicen.

¡Sólo 38 jugadores! Emergente España, en cuanto que España, como digo, es país milagrero. Saca de donde no hay y los hace campeones del mundo. Con un par o con un virgo, que tanto monta.

Carolina, según cuenta, se mira en Nadal:

-Soy como él. Optimista, terca. Creo en mí.

Creer o no creer. ¿En qué creen los que no creen? En ellos, creen en ellos, admirado Fernando Savater filósofo, laico y ateo, y aficionado a las carreras de caballo, Es más amigo de los caballos que de los perros, creo.

-Cree usted bien.

Patinaje sobre hielo. Otra creación de la España de urna y papeleta. Un chaval en edad de merecer, 23 años, Javier Fernández, ha ganado en Shangai, donde Cristo perdió el gorro, el campeonato del mundo de patinaje artístico sobre hielo.

-¡No me lo creo, no me lo puedo creer! –fueron, al parecer, sus primeras palabras.

Javier, antes, había ganados dos europeos y había sido bronce –dos veces- en el mundial que ahora lo ha tonsurado con el oro. Al parecer, a Javier, el ejercicio de los cuádruples (el gol de este deporte, pues puntúa como un gol), se le da como a Messi, desde enero de este año, hacer más goles que a Cristiano.

-Javier, el Messi del patinaje artístico sobre hielo.

Eso leo.

Javier, como Carolina, está tan feliz como Susana Díaz. O más. Porque Susana sólo ha ganado en un autonomía; ellos, Javier y Carolina, han ganado en el mundo entero, pugnando contra el mundo entero.

Javier, por lo que dice, pertenece también a la fértil y “tozuda” es cuela de Nadal. O sea, “si crees en ti y trabajas, ganas. Ganas seguro”, que podría decir el sabio –para mí lo es- Savater.

-¿Cuál es tu lema de guerra, Javier? –le han preguntado.

-Contra el error, la voluntad de querer. Quiero, luego puedo. El valor de las autoestima.

Querida España: cuando quieres, qué hijos tan fabulosos traes al mundo

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario