Blogs

Simeone y Rajoy

La política, para el político, es el arte de gustar al adversario (la suegra mayormente), al indiferente (cuñada o cuñado) y a la familia consanguínea.

¿Quién dijo eso?

-Alguien con sentido del humor.

Simeone tiene algo de político casi perfecto. Rajoy, en cambio, tiene suegra. Rajoy, a pesar de sus detractores dogmático, ha salvado a España del “rescate” de la señora Merkel, con él ha empezado a crecer la economía y con él no ha subido el paro.

-No obstante, su nube negra, negrísima, es la nube de más de cuatro millones de parados. Su otra nube negra es que “no conecta” con la calle.

Ay, la calle. Es el pecado mortal de la mayoría de los políticos.

-A mí se me da de cine y de Primitiva como la calle, no así la economía, qué rabia – se me lamenta un político en ejercicio y simpático de verdad (soy discreto).

Digo que a Simeone se le da el arte de la política (¿qué no es política en su acepción más laxa). Su familia, la familia rojiblanca, lo adora.

-¡Eres más grande que el Mesi y el Cristiano! –le piropean en el Calderón

Simeone y Atlético: el matrimonio perfecto.

-El listo, muy listo, también como psicólogo – me aseguran directivos rojiblancos.

Lo imitan, pues. Luis Enrique, que se mira en él –lo niegue o no-, empieza a decir cosas parecidas a las del argentino. En vez de “partido a partido”, dice “ahora”. El futuro para ellos no es que no cuente, es que lo supeditan a las veinticuatro del día a día.

-A partir de ahora, cada partido será una final – acaba de diagnosticar Simeone.

Es verdad. Una final para el Atlético, que aspira a no perder la gallina de los huevos de oro de la Champions (tercero en la Liga), y una final para el Barça y para el Real Madrid, que aspiran, naturalmente, a ganar la Liga.

Ancelotti, que es el más culto y diplomático de los tres, tiene también, como Simeone, el talento de la empatía.

-Me gusta tanto el Real Madrid y Madrid, que me disgustaría profundamente perder lo que tanto me gusta.

Diciendo eso, ¿es o no es político Ancelotti?

Fútbol y política. Hay que mirarse en Simeone, señor Rajoy. La calle es el graderío de los políticos. Hay que vivirla y hay que hacer algo, ya, por los parados que están en la calle.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario