Blogs

Diestro contra zurdo

El combate del siglo, dicen. Bueno. Ya veremos. El XXI, si bien se mira, acaba de nacer. Quince años que son como quince meses. Desde hace semanas, en más de 150 países, de los 198 ó 199 que hay en el planeta Tierra, se habla y se escribe a tutiplén del combate del siglo entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao. Floyd, 38 años, es diestro y su dios es el dinero; Manny, 36 años, es zurdo y su dios es el Dios de la Biblia.

-Soy lo que soy gracias a Dios .Quiso que naciese pobre y pobre fui, pobre de hambre y hasta de agua; luego quiso que fuese boxeador y ganase dinero. Lo que soy ahora.

El filipino Manny es un zurdo peligrosísimo. Le he visto cuatro o cinco veces. Todos los zurdos tocados por la varita mágica de Dios hacen historia. Alejando Magno era zurdo y conquistó medio mundo del mundo de entonces (hace de eso 24 siglos, más o menos). Charles Chaplin, también zurdo, hizo un cine genialmente zurdo

-Que no ha envejecido.

Cierto. El nadador Mark Spitz ganó siete medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Munich.

-¡Gracias a este brazo –y se señalaba el izquierdo-, que es una turbina!

Nadal y Puskas, otros zurdos sublimes.

-Puskas, tira tú la falta y haz gol. Hoy no es mi día -le dijo enfurecido en cierta ocasión Di Stefano-.

-Sí, jefe (así le llamaba el húngaro), lo que mandes.

E hizo gol. La zurda de Puskas y la zurda de Maradona, tal vez las dos mejores zurdas que ha dado el fútbol. Digo tal vez, pensando en los discrepantes.

A Floyd, 47 a 0, o sea que no ha perdido jamás, lo he visto también. Se autoproclama el mejor de todos los tiempos. Ganando dinero, sí, y cuidándose el rostro, también. Floyd es un diestro que ama la “belleza” de su rostro y la “belleza” del dinero. Su boxeo no es necesariamente agresivo. Fija siempre la mirada, desde la distancia o la media distancia (soporta el cuerpo a cuerpo, pero no le gusta), en los ojos del adversario.

-Me lo dicen todo. Yo sé leer en los ojos- presume.

Manny, por el contrario, es bravo y ofensivo. Sus zurdazos, estruendosos bombazos. Feroces sus ataques con las aspas de sus puños en vertiginoso remolino

-¡Cuidado con el ventilador! – advierten entonces los “segundos” a sus contrarios.

¿Quién ganará a quién? El favorito, leo, es el americano. Mister Money, como le apodan, tiene, en efecto, la moral del invicto. Nadie, todavía, ha conseguido doblegarle sus ágiles piernas. ¿Será el divino Manny su Waterloo?

Veré por supuesto este combate del siglo programado para las cinco de la madrugada, hora española. Madrugar no me gusta, luego me acostaré tarde, ya vista y gozada la pelea, para no madrugar.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario