Blogs

La España de Del Bosque

La gente se cansa del cada día, de lo que hace cada día, de lo que ve cada día, de la gente de cada día.

-Del Bosque –oigo- qué viejo, tan viejo como la vieja alcaldesa de Madrid.

La vejez, en efecto, es fea.

-No es estética, precisamente; además, es incómoda, una lata: hoy duele un hueso, al día siguiente otra molécula. Una lata.

El drama de la vejez, para Oscar Wilde, no consiste en ser viejo, sino en haber dejado de ser joven. La vejez, para Unamuno, es luz: “Veo ahora, aquí en la cabeza, lo que no veía años atrás”.

¿Viejo Del Bosque? ¿Por qué?

-No ha “revolucionado” la selección. Contra Eslovaquia, han jugado ocho “de los de entonces”.

Las revoluciones, como los experimentos, con la gaseosa del sentido común. Del Bosque es puro y neto sentido común. Plácido, sereno, prudente.

-¿Le ha dolido la pitada a Piqué?

-¡Cómo no! Pitar a Piqué es pitar a la selección.

Comparo a veces en el espejo de mi mente, no sé si equivocadamente o no, a la España de los políticos con la España de Del Bosque.

-¿Y cuál es la conclusión?

-Del Bosque tiene más templanza, más tacto, más enjundia- que se dice en la teleserie de Acacias 38- que los políticos que nos gobiernan. Ama a la selección por encima de todo, no se deja impresionar por los “revolucionarios emergentes con coleta”, detesta el populismo, es conservador para lo que hay que ser conservador e “innovador”, que no revolucionario, para lo que inteligente y sensatamente hay que innovar. “Ocho jugadores de los de antes” hicieron fútbol- ajedrez contra los eslovacos.

¡Qué bien juega España cuando juega bien!

La primera parte de España fue una sinfonía de color. Iniesta, hoy por hoy, todavía, es imprescindible, como Silva.

-Como se parecen Messi y Silva, sobre todo Silva a Messi-

La España de los políticos y la España de Del Bosque, a quien le duele su España cuando algunos españoles pitan a Piqué.

-Me gusta muchísimo más la España una, plural y diversa Del Bosque que la España de todos contra todos de los políticos.

Deben aprender de Del Bosque. Yo sigo creyendo en “este viejo”. Se equivoca a veces, se me dirá. Claro. Es humano. Y “nadie es perfecto”, que se decía en aquella película de la Monroe.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario