Blogs

Fútbol y parados

En el principio, que diría un evangelista, fue el balón, luego los palos y después humanos transportando los palos a los hombros y el balón entre los pies.

-¿Ése fue el origen del fútbol?

Más o menos. La materia, como se sabe, no muere, se transforma. El fútbol, como la materia, igual, sólo que el fútbol sí puede morir, pues como decía Cela la vida es una putada porque al final te mueres y lo mismo le puede pasar al fútbol. A don Camilo, por cierto, le gustaba el fútbol. Incluso lo practicó.

-Lo dejé, a pesar de que no se me daba bien. Prefería el bien yantar.

En su evolución, el fútbol, hoy, es ocio, es espectáculo, es marca, es negocio.

-Yo los domingos, misa y fútbol .La misa para ponerme a bien con Dios, por si acaso, que uno no es progresista ateo, y el fútbol para desahogar las bilis del alma.

Mi amigo es así. Bueno, ahora está cabreado con Movistar.

-Me ha dejado sin la Champions, pero me sigue cobrando como si me la diese. Esto del fútbol es ya un cachondeo. Hay fútbol casi todos los días, y sin casi, y, claro, los jugadores, también esto, se lesionan. A ver qué vida. Liga, Champions, Copas, Supercopas, Mundial de clubes, Mundial de Selecciones. Viajes a troche y moche. Y luego, como postre, el negocio de la tele.

Punto rojo: la tele. ¿Movistar, Orange, las otras? Vaya lío. ¿Culpa de las cadenas contratantes o culpa de los clubes o culpa de de quiénes este lío? El fútbol, de entrada, es ya lujo por el precio de los abonos.

-España, paradójicamente, tiene cuatro millones y pico de parados y también el fútbol más caro de Europa, detrás de la bella Albión –me recuerda mi cabreado amigo-. Ir al fútbol, al estadio, en España, es carísimo.

La tele era el estadio de los parados. Pero cada vez menos. La tele cuesta ya un riñoncito de la nómina. Menos mal que todavía “regalan” un partido en abierto.

La medicina prefiere prevenir a curar. Aplíquese la máxima el fútbol. El abuso del precio de las entradas en los estadios y de los abonos de las televisiones puede hacer que llegue el día en que empiece a mermar la pasión del forofo o del cabreado con la vida, que el fútbol, no se eche en olvide, es válvula sociológica de desahogo.

Me limito a exponer aquí la soberana y democrática voz de la calle.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario