Blogs

Intensidad con fe

El café con leche del fútbol es la intensidad con fe. El Barça, contra el Valencia, cuajó un primer tiempo de olé y “mayoría absoluta”, eso que se dice que no va a conseguir ningún partido político en la fiesta de urna y voto del próximo día 20. En la segunda parte, el Barça, rebajó la dosis de intensidad y fe. El Valencia, no; el Valencia no dejó de consumir intensidad con fe, y empató:

-¡Maldita sea! –exclamó Luis Enrique.

El mundo es viejo. Todo está inventado humanamente, salvo lo que tiene relación o familiaridad con la ciencia y la tecnología.

-Corazón de oro y mano de hierro, así soy – decía de sí mismo don Santiago Bernabéu- . Al futbolista del Real Madrid –afinaba - lo quiero a mi imagen y semejanza: con mucho hierro y mucho oro.

Don Santiago, a quien tanto admiré, de quien tanto aprendí, no se le caía de los labios, para ensalzar, para comentar, para refutar, para criticar, la expresión Real Madrid. “El Real Madrid es orgullo- proclamaba-, yo no tengo más orgullo que el orgullo de ser su presidente, más por suerte que por merecimiento, pienso a veces.

Lo confieso: no puedo evitar la comparación entre fútbol y política, en cuanto que el fútbol es también otra forma de hacer política.

-Hay –expliqué el otro día en un foro- una diferencia entre futbol y política. Los políticos no dicen España, dicen país. “Vamos a cambiar el país”. O: “Este país, si ganamos…”. Parece que les da vergüenza pronunciar la palabra España. A Dos Santiago le encantaba hinchar sus carrillos con la expresión Real Madrid. ¿Por qué los políticos no se hinchan también los carrillos con la palabra España?

Me he ido. Retorno. El fútbol, como demostró el Valencia, es intensidad y fe. Es no ceder, es no perder nunca la esperanza “del gol milagroso” en el último minuto. Luis Enrique, acabado el partido, tuvo la sinceridad de declarar:” El fútbol no nos pagó todo el esfuerzo que hicimos, que fue mucho. Pero esta es la grandeza del fútbol”. La grandeza, la frivolidad, “la mala leche” (Camacho) del fútbol.

El Atlético de Madrid es tal vez, y sin tal vez, el equipo que mejor acredita la “mezcla” intensidad y fe. No tiene la plantilla de oro y notoriedad del Barcelona y el Real Madrid, pero tiene el sello de esa explosiva mezcla gracias a la cual “convive” entre convecinos tan poderosos como los azulgranas y los blancos.

-Si un partido dura noventa minutos –opina Simeone-, hay que rendir al máximo los noventa minutos.

Pues sí, Simeone. De todos modos, gracias a la intensidad con fe del Valencia, el Atlético y el Real Madrid se han acercado otra vez al Barcelona  

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu comentario