Blogs

Error

Si yo fuese Rafa Benítez, telefonearía a Florentino Pérez y le diría a bote pronto o con mano izquierda, según el talante de su voz:

-Presidente: amo al Real Madrid, lo amo de toda la vida, usted lo sabe, pero el Real Madrid no me ama a mí.

-¿Qué me dice usted, Benítez? – le contestaría perplejo FP.

Ignoro si se tutean, que es lo que se lleva desde que la izquierda progresista inventó lo de compañera y compañero y derogó el rancio y educado convencionalismo del usted, o si todavía se tratan como nuestros ñoños y adocenados antepasados, o sea de usted.

Florentino Pérez, en el Real Madrid, cambia de entrenador como uno de calcetines cada veinticuatro horas.

-En verano, a veces, hasta dos veces.

Desde Del Bosque (año 2003), y de eso hace trece años, el Real Madrid ha contratado y mal gastado a once entrenadores, creo.

-Cree usted bien.

Entre los malgastados, técnicos como Capello, Pellegrini, Mourinho y Ancelotti.

-Todos notorios, todos carísimos, todos importantes, todos sabios.

Más o menos, sí. Lo cual que o el Real Madrid es mucho más equipo de lo que se ve, se piensa y se crees, y de ahí que confunda y acollone a los entrenadores, o que los entrenadores tienen más engañosa fama que chicha y sustancia gris.

-Pudiera ser. Vaya usted a saber. Ahí está, al respecto, hecho chicha y trizas, Mourinho. De todos modos, como acumula fama, y la fama vende, a no tardar volverá a lucir en equipo de cascabeles su palmito de entrenador cinco estrellas, cinco tenedores, cinco balones.

Benítez, por currículum, es también entrenador cinco balones.

-¿Por qué, pues, ha fracasado?

Ah, ah. Eso es lo que uno quisiera saber. Alguien ha dicho que ser entrenador del Real Madrid es tan difícil como gobernar a los españoles. No por culpa de los españoles de papeleta y urna cada cuatro años (masa, pueblo soberano), que hay que matizar, sino por el talante sectario y poco pactista de los partidos.

Luis Enrique presume del clima amical que se respira en el Barça. Simeone proclama que el Atlético es una familia. ¿Qué es el Real Madrid? ¿Hay o no hay calor de hogar en el Real Madrid?

-No, no lo hay –me aseguran-. De ahí que Benítez esté en el Real Madrid como Van Gaal en el Manchester United: más cerca del asfalto que del césped.

Si se va, leo que le sustituirá Zidane, de quien por cierto, , quien sabe, me dice:

-Verderón, bastante verderón todavía, para la jaula de tigres del vestuario blanco. Error.

De todos modos, si yo fuese Benítez, que lo tiene todo en contra (vestuario, prestigio, afición…), no lo dudaría:

-Presidente, pactemos mi salida. Mi salud no aguanta tanta presión.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario