Blogs

Parar al Barça

El lugar común, o el proverbio, o el tópico, es lo que se le ocurre a uno cuando a uno no se le ocurre nada. Hoy, 1 de Enero de 2016, sigo aturdido por la jarana de anoche. Cada nuevo año, según la edad que se tenga, es o un año más o un año menos. Al maestro –otro tópico- Azorín, cumplidos los ochenta, le molestaba que le felicitasen por su cumpleaños.

-No me felicite, por favor –rogaba-. No he cumplido un año más, he cumplido un año menos de vida. La vida, qué cosa tan hermosa, qué cosa tan efímera

Y se enfurruñaba. Me lo presentó Marino Gómez Santos.

-Maestro –le dijo al maestro Azorín al presentármelo- le traigo un fan suyo. Es el jefe de la sección deportiva de “Pueblo”.

Me miró como quien mira a un cangrejo con collar de perro. No sé si con desdén o con curiosidad. Murmuró:

-Qué bien, bueno.

Ni caso. El caso que ya estamos en 2016, para mí un año menos. “Qué bien, bueno; o qué mal”. No lo sé. Al maestro Azorín, obvio, no le gustaba el deporte. Le gustaba, y a rabiar, el cine.

-El cine –ponderaba - hace soñar despierto. Qué invento, qué invento tan delicioso, tan universal.

El cine de hoy, tan globalizado como el cine, es el fútbol. El fútbol es el sumun de la globalización. El fútbol rompe fronteras y líneas rojas (eso de que tanto hablan ahora los políticos), y es un poderoso soporte, también, de cultura. La primera vez que estuve en Tokio, hace muchos años, un japonés, al saber que yo era español, me dijo:

-Ah, España, capital de Real Madrid.

No le aclaré nada. ¿Para qué? El Barça ha sido el equipo cinco balones de oro (cinco títulos) de 2015. Quiere más. Eso proclaman sus jugadores. La frase de Luis Aragonés de que el fútbol es ganar, ganar y ganar, es frase que ha echado raíce. Messi, el “insaciable Messi”, es como Luis Aragonés.: “En 2016 hay que intentar mejorar lo de 2015”. Ese es su reto y el reto de su no menos “insaciable” Barça”. “Mientras tenga a Suarez, Messi, Neymar e Iniesta, el Barça seguirá siendo el número 1 del mundo” (Maradona).

El Real Madrid, agrisado actualmente, tiene que espabilar. ¿Más cómo? He aquí la cuestión. Florentino, cuyo ego estalla de rabia (eso, por estimulante, es bueno), me cuentan que no quiere que 2016 sea otro “año más” de gloria azulgrana.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario