Blogs

Tres centenarios

Tres centenarios: Luis Enrique, Torres y Simeone. Enhorabuena a los tres.

Luis Enrique y el Barça sintonizan. Yo ya no sé si el Barça es lo que es gracias a Luis Enrique o Luis Enrique es lo que es gracias al Barça. El caso es que cada día son más “mayoría absoluta” juntos, eso que era antes Rajoy con su PP.

-Que ya no, que ahora la liga de los partidos políticos está interesantísimo: el PSOE de Pedro Sánchez a matar contra el PP de Mariano Rajoy; el Podemos de Pablo Iglesias, en plan Atlético de Madrid de Simeone, incordiando a Pedro y a Mariano, y Albert Rivera, en plan espectador, viendo con elegancia descomprometida como se atizan “por el bien de España” –qué sarcasmos- los “picapiedras” (que dicen en las redes sociales) Pedro y Pablo.

-Hay que divertirse, oiga, que la vida es un pestañeo, que escribió el poeta, y ya que ya no hay boxeo, casi, qué mejor boxeo que el de los políticos.

Luis Enrique. Me divierte su mirada de desdén en las ruedas de Prensa y su pimienta filosófica. Luis Enrique ha alcanzado ya la cifra centenaria de cien partidos como entrenador del Barça.

-Felicidades, catedrático.

-¿Por qué? En el Barça, yo sólo soy uno más.

Modesto, a pesar de que su ego es un ego efervescente. Como debe ser.

-Lo importante –dice- no son los números, son los objetivos.

Y su objetivo, esta temporada, es el haz, otra vez, de los tres “Grandes”: Liga, Copa del Rey y Champions:

-Como tenemos muy buenos jugadores, imponernos esos tres objetivos no es soñar.

Pragmático. Como Simeone, otro centenario. Su centenaria rúbrica: suma ya en el Atlético, como técnico, cien victorias

-Y eso que el Atlético, en vez de tridentes, tiene, sencillamente, gente jabata con las cáscaras de yemas gordas y acollonantes como las de las avestruces.

Pasito a pasito, partido a partido, el Atlético, ciertamente, es su obra. Picasso decía:

-Yo trabajo, y me sale lo que ven ustedes.

Simeone, salvando las diferencias entre pinceles y balones, podría decir lo mismo:

-Yo trabajo, y me sale que el Atlético es el jamón entre el Barça y el Real Madrid.

Torres, el otro centenario del día. Al fin “El Niño”, ya, ay, no tan niño, marcó su gol número cien. Lo más bello del mundo es el amor. Amar y ser amado. Lo de Torres y la parroquia rojiblanca.

Tres centenarios. Tres personas. Tres personalidades. A ver si los políticos aprenden a amarse como enseña el fútbol.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario