Blogs

Estabilidad y seguridad

Desde que el mundo es lo que es, un sufrir, según el poeta, el ser humano ha buscado, antes que nada, la felicidad de la seguridad.

-Un trabajo seguro y estable.

Los políticos, sin embargo, hablan de progreso y cambio.

-¿Qué es el progreso, qué es el cambio?

Palabras “transversales”, que se dice también ahora, y abstractas.

-Tampoco se entiende bien lo de “transversales”.

Zidane, ¿es el cambio y el progreso o es la seguridad y la estabilidad? Zidane, de entrada, sabe sonreír y comunicar.

-Comunicar – opina inteligentemente- a veces es callar.

¿A qué aspira Zidane en el Real Madrid? A la felicidad de hacer bien su trabajo.

-Yo hago lo mejor posible lo que sé- expresa con humildad cuando le preguntan.

Zidane es lo contrario de Benítez y de Mourinho. Mourinho, en el Real Madrid, era prepotente y parecía reñido con la sonrisa. Benítez no “era el tipo” físico y psicológico que necesitaba el Real Madrid.

-Está, físicamente, mal hecho. Me recuerda a los payasos de circo.

Soy discreto. Silencio el nombre del jugador que, riendo, me dijo eso.

Zidane carece de experiencia y currículo como técnico. Verdad. Pero Zidane, de fútbol, lo sabe todo: él es fútbol. Y sabe –esto es muy importante- sonreír y callar.

-Y los jugadores lo quieren.

Lo quieren y respetan hasta los que calientan asiduamente el banquillo con el nalgatorio.

Ser entrenador del Real Madrid FP es “transversalmente” difícil. FP es un ser poliédrico. Del Bosque, Mourinho y Ancelotti, entre otros, a su manera, lo han murmurado. Uno de ellos, me dijo:

-El presidente, cuando está cabreado, mira casi con hostilidad.

Cuando apenas lleva “nada” en el Real Madrid, ya se habla de que a lo mejor, acabada la temporada, Zidane no sigue. Eso es irracional, cruel. La estabilidad da seguridad y la inseguridad desestabiliza la seguridad. Por eso digo que el ser humano, desde que pisa este planeta azul y últimamente globalizado por la gracia de Dios o de quien sea, necesita, para hacer bien su trabajo, estabilidad y seguridad.

-Eso es cierto. Pero FP es un presidente de “cambio”, como la izquierda progresista. FP, al menor tropezón, cambia de entrenador. De ahí que el Real Madrid, por derivación, sea un equipo inestable e inseguro. Lo contrario del Barcelona.

O la imagen de su presidente.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario