Blogs

Ser rey

“Es bueno ser rey”, que se decía en aquella película. Claro que es bueno ser rey. Rey del petróleo. Rey de las finanzas. Rey de los negocios a tutiplén, como el aspirante a presidente de los Estados Unidos Donald Trump, quien por cierto me recuerda a Jesús Gil y Gil.

-Gil y Gil no era rufo.

-Lo sé. Gil y Gil, como Trump, era grande y fuerte físicamente, y arrojado y huracanado para los negocios como Trump y, como Trump, populista.

Gil y Gil, en lo suyo y a su manera, en su día, fue rey. Comí con él, por él invitado, en su oficina de de Príncipe de Vergara. No era leído, pero sí ocurrente y muy directo.

Tú –me dijo, metiendo la quinta velocidad de su carácter directísimo- no me tragas. Perdona que te lo pregunte así, a bote pronto, pero es que quisiera saber por qué no me tragas.

Metí la cuarta de mi carácter y me puse, en cuanto a carácter, a la altura de su carácter.

-No es eso. Es que usted me da la impresión de un ser apisonador, usted no se detiene ante nada ni ante nadie.

No se enojó. Es más: creo que le divirtió mi franqueza.

- Vivir – era, también a su manera, algo filósofo-, si quieres ser rey en lo tuyo, hay que ser como soy.

A su manera y en lo suyo, lo fue. Y en Marbella, a pesar de sus follones, la gente sin pretensiones de urna y papeleta, le quería.

- Hará lo que hace, pero el “pueblo” le quiere, con el “pueblo” se porta bien. Es un político listo, cachondo, bueno, un tío que te “entra” –me dijo un votante suyo.

Ser rey. Cada vez que veo a Messi, me digo: “Rey de reyes”. Hace goles que no se los he visto hacer a nadie. Goles de ratón, de ardilla, de jabato, de artista.

-Y si a eso agregas – me decía recientemente un directivo azulgrana- que en la convivencia con sus compañeros es el más humilde de todos…

Lo digo como lo veo, lo pienso y lo siento: yo no sé si durará en el Barça treinta o cuarenta años, como opina- y supongo que quiere- Luis Enrique. Lo que sí digo es que como él, en el mundo, ahora mismo no hay nadie, y que con él y sus príncipes (Neymar, Suárez, Busquets, Iniesta…), el Barça no va a ser destronado en mucho tiempo… Rey Messi y rey el Barça. ¡Qué reino el reino del Barça, Florentino Pérez!: del reino de este mundo, que no del otro, del bíblico.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario