Blogs

La Champions es España

La Champions, aritméticamente, es España (Barça, Real Madrid, Atlético).

-Qué feliz le haría a don Miguel de Unamuno ver la españolización del fútbol europeo, cuya obsesa preocupación era la europización de España.

Y qué feliz nos haría a todos los españoles que la casta política se pareciese a la casta del balón y el sudor de la camiseta.

Tres equipos españoles siguen en esta Europa de nuestros entrañables amores y de nuestros criticados –políticamente- pesares. El sorteo, que es ciego como la Justicia, ha emparejado al Barça con el Atlético.

-Hasta el sorteo es poco piadoso con el Atlético.

El Atlético, “apupado” cuando lo presidía Vicente Calderón en este valle de lágrimas y duro y atractivo como la caoba desde que lo gobierna el “estratega” Simeone, era, antes del sorteo, el hueso de taba de los octetos de la Champions:

-Con el Atlético, no cabe decir eso de que no luce etiqueta de favorito: error. Pues luce etiqueta negra o rojiblanca, que tanto monta, de tremendamente incómodo e incómodamente peligroso.

Naturalmente, los estadistas ya han empezado hoy a tirar de números y a recordar que el Atlético, contra el que tantos equipos se la pegan, también él se la pega sistemática y numerariamente contra el Barça de Luis Enrique.

-El Barça, hoy, ahora mismo, es el “grandísimo favorito”.

La unanimidad es aplastante. Hasta Wenger, el otro día, ponderaba su poder. “Hace arte de lo normal”, decía. Si el Atlético es la peligrosa incomodidad, el Barça es el fútbol hecho arte. Wenger no exageraba. Definía. Y como Wenger, casi todos. O todos.

-¿También Guardiola?

- Guardiola ha aprendido mucho. “Aprendo – comentaba recientemente- de la experiencia cada día. Qué gran maestra es la experiencia”.

Creo yo que, por razón de pulsión profesional, Guardiola, ahora mismo, no opina, piensa. Y lo que piensa es que ojalá llegue el Bayern a la final de la Champions y el otro adversario, en ella, no sea el Barça.

¿Y por qué no el Real Madrid? ¿O el Atlético? El Atlético, al margen de que supere o no el farallón del Barça, es “alguien”, tiene la personalidad de su heridora y, a veces, hasta letal pugnacidad, cuyo lema ahora es “Nuca hay que dejar de creer”.

-Es que se llega más lejos creyendo que siendo ateo- me recuerda de vez en cuando Antonio Aradillas, antes “padre”, ahora simplemente sacerdote (¡cómo cambian los tiempos y los hábitos!).

Real Madrid. No es favorito. ¿Por qué?

-Es que no es el que fue, es que ha dejado de ser el que era –argumenta los pesimistas.

El Real Madrid, de todos modos, es el más histórico de la historia de la Champions, antes Copa de Europa. A lo mejor le favorece -¿por qué no? – que no figure con la etiqueta de pata negra de favorito!

-¡Cuidado, ojo, con los que han sido y siguen vivos! – avisan siempre los sabios prudentes

Viva el fútbol. Sus disgustos, no matan. Sus alegrías, los hacen históricos.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario