Blogs

Catenaccio

Julen Lopetegui es la moda del fútbol español desde que el caballero Del Bosque se jubiló a sí mismo.

-Hay que saber irse -dijo

Caballero hasta para irse y renunciar a un sueldazo más o menos sueldazo. Ángel María Villar, a quien no traga el intragable Miguel Cardenal, leal al lema del “criterio soy yo”, decidió:

-Hay que sustituir a Del Bosque con otro Del Bosque, pero en joven: lo tengo, Julen Lopetegui.

El hombre es él y su gen de suerte, que la suerte parece que es también un gen. La suerte es un compuesto misterioso, como el Más Allá. ¿Existe el Más Allá? ¿Qué es el Más Allá? ¿Existe la suerte, qué es la suerte?

-Oiga, de verdad, un misterio.

Lopetegui ha iniciado la nueva temporada de fútbol, también su nueva temporada profesional, con éxito. El éxito en fútbol es ganar, ganar y ganar, que sostenía indeclinablemente el magister Luis Aragonés. Ganar y ser caballero, que es lo de Del Bosque y lo de Lopetegui, cuya dos palabras favoritas, por cierto, son “disfrutar e intensidad”.

Veo en la televisión, a las pocas horas de regresar de “no hacer nada”, esto es, de las vagas vacaciones (si yo fuese millonario, sería un vago consumado e irredento), veo en la televisión, digo, el partido de fútbol entre las selecciones de Liechtenstein y España.

-¡Vaya goleada! –me digo.

Y acto seguido, no sé por qué, pienso en Pedro Sánchez, el del PSOE. Ah, ya sé. El equipo ése de tantas consonantes (si lo escribo otra vez, lo escribiré mal) es como Pedro Sánchez. Los dos practican el “catenaccio”. El “catenaccio”, en puro, neto y duro castellano, es obstrucción. O sea: como yo no te puedo ganar, voy a jugar a no dejarte ganar”. Primos hermanos el equipo ese de las consonantes y el obstruccionista Pedro Sánchez.

-El estilo obstruccionista, tanto en fútbol como en política, es feo. Deja mucho que desear. El pueblo soberano de urna y voto, sea universitario o destripa terrones, salvo excepciones, ama el arte ofensivo. El estilo es instintivo –me alecciona mi amigo el sociólogo.

Lopetegui, afortunadamente, no tiene nada que ver ni con el equipo de las consonantes ni con Pedro Sánchez. Su gen es un gen sano. Es un gen de suerte y ofensivo. Se le nota que lo suyo, ciertamente, es el coraje de ganar disfrutrando.

-¿Cree usted que Lopetegui conseguirá que no echemos de menos a Del Bosque?

-Es lo que esperamos todos: Villar, la afición y la “jodida crítica” (Clemente).

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario