Blogs

Agoreros

Está de moda el agorero. Noticia, como sabemos todos los periodistas, es que el hombre muerda al perro; no es noticia, naturalmente, que el perro muerda al hombre. En Turín, España le ha dado un mordisco en forma de empate a Italia. España, durante una hora, hizo eso que hemos dado en llamar fútbol primoroso, fútbol bonito.

-Primorosamente bonito. Maticemos con generosidad.

Italia, en la primera parte, en su campo y ante su parroquia, más que jugar al fútbol, vio jugar espléndidamente al fútbol. Casi no existió; y Silva e Iniesta brillaron por el luminoso arte de su talento.

-¿Es arte el fútbol?

-Arte es todo lo que emociona por bello e insólito.

Con Del Bosque, el fútbol español, durante cuatro años, fue bello e insólito. Ha sucedido a Del Bosque Lopetegui.

-Un enchufado de Ángel María Villar- se llegó a escuchar por una emisora de radio.

Los españoles –me incluyo- somos así. El vicio de pensar torcido y con retorcimiento es vicio muy común en este país de las autonomías y de los demócratas autónomos y de los autónomos democráticamente torcidos.

-¿Anticonstitucionales?

-Exacto.

Antes del partido con Italia, los agoreros dudaron de todo: de la posibilidades de la selección y de la solvencia del sucesor de Del Bosque. Pesimismo: “Lo vamos a pasar muy mal en Turín. Italia es una gran selección, como se vio en el Europeo de Francia”, se escribió. Me dije nada más leer tal presagio: ¿Por qué seremos tan catastrofistas?

La Prensa de Italia, hoy, sin embargo, reconoce la superioridad del fútbol español. “Hay que seguir aprendiendo de la belleza del fútbol de España. Sólo le falta la guinda del gol”.

Crítica a la vez elogiosa y admonitoria. El gol. Exacto, el gol. Yo creo que Lopetegui ha empezado bien, y creo que los jugadores creen en él y creo que hay dos cosas que hay que tratar de enmendar. Una: el miedo a tirar de gol; hay que chutar con más majeza y fe; hay que tirar con fiereza y atrevimiento. El miedo encoge el ánimo; el miedo nos limita; el miedo nos achica. La otra cosa que también hay que corregi: el coraje. Italia, tras el gol, metió la marcha del coraje. España, ante el coraje italiano, perdió el ‘oremus’ (Acacia 38) de la iniciativa y del “coraje”.

-Contra el vicio del coraje del adversario, la virtud de nuestro coraje.

Pues eso, Lopetegui. Yo no soy agorero. No lo he sido jamás. Has empezado bien, Lopetegui y, como es natural, tropezarás más de una vez. ¿Quién está limpio de tropiezos? Que lace el primer pedrusco de crítica agorera quien esté limpio de tropiezos críticos agoreros.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , ,

Deja tu comentario