Blogs

Savia

El pez muere por la boca. Como el hombre. Javier Tebas y Pablo Iglesias. Le dan al verbo con gusto.

Javier Tebas es el presidente de la Liga de Fútbol. Listo, ya lo creo. También celtíberamente ambicioso. El Barça se ha enfadado con él. Tebas, por la boca, soltó: “Los jugadores se caían y aquello parecía un juego de bolos, fingían”, en referencia al cisco del otro día en Valencia entre espectadores y jugadores azulgranas. La televisión ha recreado las imágenes. Algo así. El Barça, claro, ha montado en cólera y ha denunciado a Tebas ante el TAD (Tribunal Administrativo del Deporte). El Barça, de un tiempo a esta parte, ha agudizado su sensibilidad. Han pasado del “España nos roba” a “Madrid persigue al Barça”.

-¿Y no es verdad?

- También en política todo es según el color con que se mire. Campoamor lo diría así.

El Barça es un gran club. Y no le persigue nadie, de igual modo que España jamás ha robado a Cataluña.

-Esto es lo que usted piensa, pero no todos los catalanes piensan como usted.

Cada vez que hablo de España y Cataluña, lo recuerdo enseguida: yo soy un español nacido en Barcelona, por lo tanto un catalán encantado de haber nacido en Barcelona.

-¿Ama usted a Cataluña?

-Como amo a Madrid. Madrid, Cataluña: qué suerte haber nacido en Barcelona y qué suerte vivir en Madrid casi desde que nací.

Tebas, el Rajoy de la Liga, debe ser prudente el presidente de la “liga” política española, o sea Rajoy. El mundo del fútbol es tan suspicaz y picajoso como el mundo de la política.

-Es bastante más picajoso el mundo de la política.

Bueno, no lo sé; bueno, sí lo sé, pero bueno. El caso es que si fuésemos menos picajosos y suspicaces nos iría mucho mejor a todos. Pablo Iglesias, otro pez (raja soltando zarpazos y leches sin ton ni son a derecha y a izquierda), ha expelido la excrecencia de que “hay más delincuentes en potencia en esta cámara que allí fuera”.

-¡Qué salvaje! ¿Y eso es un político demócrata? ¡Qué bufonada! Parece escapado, como bufón, del cuadro de las Meninas de Velázquez.

El problema de los españoles es que no se nos da, como a los ingleses, la sutileza de la ironía. Churchill: “Como político, procuro no ser yo, trato de ser como ustedes”.

Javier Tebas y Pablo Iglesias, narcisistas ambos, son en cuerpo y alma totalmente ellos. Y ellos, antes o después, morirán como peces, por la boca, si no cambian. Mucho antes vaticino, Iglesias que Tebas.

-El otro problema de Pablo Iglesias es que, como Zapatero, también tiene un abuelo que perdió la guerra. Qué horror estar obsesionados todavía con aquella execrable y maldita guerra de nuestros abuelos.

Otro pensamiento de Churchill: “La savia del pasado no fecunda. La política es futuro”.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario