Blogs

Pragmatismo

El pragmatismo no tiene corazón. El fútbol, sobre juego y ocio, es también, aritméticamente, puro pragmatismo. El Real Madrid, jugando bien en el Calderón, venció al Atlético, y en Lisboa, con fútbol gris y destemplado, ha vuelto a ganar.

-Jugar bien cada tres días es difícil –justifica Zidane.

El Real Madrid, que se diría en el argot boxístico, es un equipo noqueador. No es exactamente fino estilista por la belleza de su fútbol. De ahí que cuando juegue como lo hizo contra el Atlético, sorprenda.

-No parecía el Real Madrid – me cuentan que comentó Enrique Cerezo, tras el vapuleo.

Verdad no discutible. Me gustó, y mucho, el fútbol estructurado, veloz y bonito (en muchos momentos) del Real Madrid en el estadio rojiblanco. En Lisboa, sin embargo, no era el Real Madrid del Calderón.

-No hemos merecido perder - deplora Jorge Jesús, el entrenador portugués.

La sempiterna queja del merecimiento. La naturaleza del fútbol ignora eso. Sólo entiende de goles. Así como Rajoy dice que “sin ley no hay democracia”, tampoco hay fútbol sin goles. La ley del fútbol es el gol.

-Yo no le pido al fútbol que me divierta, sino que me de triunfos.

Casi todos los entrenador, lo confiesen o no, piensan así, como Mourinho. ¿Qué sostiene a Zidane? ¿Su arte? No. El gol. Treinta partidos consecutivos esquivando la derrota.

-Es un tío de suerte.

“Dame, Señor, suerte y felicidad”, que rezaba el fraile de un cuento. Eso es lo que le está dando el Señor a Zidane.

-Y que siga dándosela durante mucho tiempo.

El caso, pues, es que el Real Madrid está ya, aritméticamente, en los octavos de final de las Champions.

-Y en la Liga, soberanizando.

Y que los franceses de la dulce Francia Varane y Benzema , autores de los goles en Lisboa, sigan endulzando el bienestar del Real Madrid.

Martins. Chaval del equipo lisboeta, 21 años, creo. Tortura de Marcelo. Rápido, osado, con técnica e imaginación. Si yo fuese FP, no le perdería de vista.

-Juega con hambre.

En efecto: cada vez que le llegaba el balón y corría con él, parecía un galgo con botas. ¡Qué importante es la velocidad en el fútbol! Lo dicho: hay que seguir la vicisitud profesional de este joven valor del balón.

Real Madrid, pues: el pragmatismo del gol y la suerte -¿por qué no verlo así también?- de Zidane. Tres franceses de enjundia en la corte del Real Madrid: con Zidane, el veterano Benzema y el cada día mejor defensa central Varane. Dure la fiesta.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario