Blogs

Cariño

Vitamina C contra la gripe y vitamina C de cariño con los equipos de fútbol. El público “forofo” del Real Madrid, en el Bernabéu, es más exigente que forofo.

-Digamos que más estético.

Zidane, tan comedido, tan mesurado, opina –y opina bien, creo- que a veces el público del Real Madrid, En lugar de quejarse y censurar, debería ayudar.

-Debe –dice- ser más cariñoso con el equipo

El cariño ayuda. El cariño empuja. El cariño motiva.

-San Mamés –recuerdo que se escribía- es la catedral del fútbol. Su público es exigente, pero cambia la exigencia por generosidad cuando ve en apuros a su Athletic.

Catedral de sabiduría. Los sentimientos no deben ser jamás ni radicales ni inmovilistas.

-Necesito que se me quiera –recuerdo que dijo no hace tanto tiempo Cristiano.

El Real Madrid es verdad que ha perdido gas, potencia. Se le resiste el gol, y el gol es la potencia (caballos en los coches) del equipo. Echo un vistazo a la tabla Pichichi y veo lo siguiente: la encabezan, con quince goles cada uno, Luis Suárez y Messi. Ronaldo, con doce, es el tercero. El siguiente jugador blanco mejor clasificado, con seis goles, es Sergio Ramos, bastante abajo.

-De todos modos, en la clasificación general, la diferencia de goles entre el Real y el Barça es solo de tres goles a favor de los azulgranas.

Cierto. Pero el Real Madrid, goleador, goleador, sólo tiene a Cristiano y éste ha perdido velocidad y vigor. Tarda más en llegar al balón. Y tarda más, también, en encontrarse consigo mismo. Lógica por lo tanto la preocupación de Zidane:

-Tenemos que mejorar – reconoce públicamente.

Por eso pide la “piedad” del cariño.

El Barça, a pesar de que, como el Real Madrid, está también acosado por las lesiones, tiene de momento la “ventaja” –lo es- de Messi. Un Messi radiante, luminoso, con la extraordinaria ubicuidad de hacer goles y de proporcionarlo casi hechos.

-Contra el Barça hay que jugar contra el equipo y contra Messi –observa diestramente el entrenador del Eibar, José Luis Mendilibar.

No exagera.

Presiento que la Liga, que parecía exclusiva totalitaria del Real Madrid, vuelve a ser competitivamente interesante.

-La competitividad es la vigorosa salud del futbol, al margen de forofismos.

La competitividad y el cariño.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario