Blogs

Goles como sanción

El fútbol es el balón, el gol y una masa de forofos. La política es la papeleta, la urna y una masa de forofos.

-¿Y qué es un forofo?

-Un fanático; y del fanatismo a la barbarie –a veces, que no siempre: ojo con esta matización- solo hay unos pasos un paso, según el filósofo.

Por lo que sea, últimamente ha crecido el descomedimiento y la barbarie en el fútbol. Padres que se pegan con otros padres delante de sus hijos, en los colegios.

-¡Como su hijo le vuelta a pegar una patada a mi hijo, le saco los ojo!

Textual.

Otra escena bárbara: la de forofos del Leicester, en la plaza Mayor de Madrid, mofándose de mendigos:

-¡Ahí van esas monedas! – gritaban partidos de risa- ¡Venga, a ver quien las coge!

El fútbol lo inventaron los ingleses, como saben.

-Un juego físico para educar la mente – dictaminó un profesor.

Exactamente, ya no es así. El fútbol, hoy, por lo que estamos viendo, está derivando –cada vez con más frecuencia- en enfrentamientos, tortazos y agresiones bestiales.

-¿Y por qué?

-¡Ah! Interpretaciones, todas: ¿gente crispada?, ¿gente que se desahoga así?…

En el fútbol -¿no han caído también en ello?- los jugadores cada vez son más irrespetuosos con los árbitros. Neymar, el otro día, al ser expulsado, llamó “cara dura” a uno de los jueces de línea palmeándose la cara.

-Ha endurecido su castigo con ese gesto -comentamos todos viéndolo por la televisión.

Así ha sido. A grandes males, pues, con el objeto de que no crezcan, “correcciones” éticas, deportivas.

-¿Cómo cuales?

Goles. Nada de multas económicas. Multas en forma de goles. Las multas económicas importan un pimiento, una alcachofa y un boniato a los forofos.

-Como las paga el club, allá el club –rezongan.

Pero, ¿cómo reaccionarían esos forofos si los organismos internacionales –UEFA, FIFA- impusieran goles como sanción? O sea, como ejemplo: el Atlético de Madrid no ha ganado por uno a cero al Leicester, sino por dos a cero. El segundo gol, como sanción de la UEFA por la actitud cívicamente inapropiada de sus forofos en las calles de Madrid.

El dejar hacer y el dejar pasar, a veces –casi siempre-, es peor. No a la corrupción (robar) en la política y no a la corrupción (modos, educación, estilo) en el fútbol.

Comparte el post:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google
  • TwitThis

Deja tu comentario