Blogs

Archivo de la categoría ‘2014’

Hat-trick contra hat-trick

Mircoles, 21 Enero 2015

La estadística es la memoria del pasado. Sólo eso. En el fútbol, sin embargo, raro es el día que no se leen o se publican estadísticas.

-¿Cree usted en las estadísticas?

-Las leo.

La moda es la estadística del “hat trick” o triplete. El “hat trick” peso pesado Ronaldo contra el “hat trick” pero ligero Messi. O el “hat trick” Messi, estilista del gol, contra el “hat trick” Ronaldo, zambombazo del gol.

-Ha nacido el juego del “hat trick”.

Entre dos. Qué pena. Qué pena que, además de la Liga BBVA, no haya una Liga de “hat tricks”.

-¿La Liga “hat trick” Banco Santander?

Sería estupendo: tres ligas en una: Real Madrid contra Barcelona, Ronaldo contra Messi y BBV contra Santander.

No es de extrañar, tampoco de sorprender, que la Liga española sea la más atractiva de todas las ligas del planeta azul: calidad, cracks, “hat tricks”, arte.

-¿Arte?

-Arte, sí. Donde hay creatividad y talento, hay arte.

El Real Madrid ha cruzado el ecuador de la Liga con dos títulos: el del equipo, campeón de invierno, y el de Ronaldo, campeón de invierno en “hat tricks”.

A veces lo pienso. Arturo Mas es un insensato. ¿Qué va a hacer Cataluña con el Barcelona sin la Liga BBA y la liga del “hat trick”. Cada vez creo menos en los políticos. Soy ateo en política.

-¿Por qué?

-Van a lo suyo. Unos prometen y no cumplen y otros, como ahora Podemos, prometen quimeras también imposibles de cumplir. No creo en ellos. El “hat trick” de ellos (PP y PSOE, de momento) es hacerse goles entre ellos.

-Y a sus forofos los españoles, ¿qué?

-Que les den. Que les den urna y papeleta cada cuatro años.

-Largo lo fiáis. En cuatro años pueden hacerse y deshacerse muchas cosas.

Se le reprocha a Ronaldo, desde Barcelona, que, si no fuese por los penaltis que “le conceden generosamente” los árbitros, el campeón de invierno en “hat tricks sería Messi.

-Y ¿qué culpa tiene Ronaldo de convertir en goles los “favores” de los árbitros?

En la ciudad condal, en esto del fútbol, todavía no han aprendido a separar la viga de la paja. No tienen espejos.

Dijo una vez no sé quién:

-Alabado sea cuanto contribuye a mantener encendida, y hasta incandescente, la llama de la pasión del fútbol.

Viva la llama del “hat triclk”. ¿Messi, Ronaldo? El peso pesado contra el fino estilista.

Sentir a Dios y al Real Madrid

Domingo, 21 Diciembre 2014

Dios y Sergio Ramos. ¿Es Dios del Real Madrid? ¿Es madridista Dios?

-A lo mejor, lo que es Dios es “sergista”, fan de Sergio. –me apunta ingenioso un fan de Sergio Ramos.

¿Por qué no? El Papa Francisco dice que “sabemos que no es Dios, no sabemos que es Dios”. Cuando dijo eso, generó leve, sólo leve, revuelillo. El Papa Francisco no es cobista

Dios, exista o no, es necesario. Lo dijo Voltaire: “Si no existiera, habría que inventarlo. El profesor Tierno Galván era agnóstico, socialista y volteriano.

-Soy más cosas, pero eso no significa que uno crea en todas las cosas. De algunas- agregó-, dudo mucho.

Cena inolvidable la de aquella noche con él y otros comensales. El fútbol, naturalmente, le importaba lo que a mí la política, pero el fútbol y la política existen.

-Hay que hablar – subrayó en otro momento- de lo que habla la gente. A la gente no hay que ignorarla, hay que escucharla, mayormente si uno es político.

Hoy, Dios y Sergio están en todos los periódico. “La mano de Dios”, que argumentó Maradona para justificar una mano que no vio el árbitro; y “Dios es del Real Madrid”, que dice ahora Sergio Ramos.

-Seas o no seas agnóstico o lo que seas –me aconsejó una vez Antonio Aradillas, sacerdote y amigo del alma-, sé “hincha” de Dios. Eso te ayudará.

No sé si Dios existe o no existe, no sé qué es Dios, pero he sido y seguiré siendo “hincha” de Dios.

-Es mejor creer en Dios que perder el tiempo hablando de él –escribió un filósofo.

Se me pegó también al corazón ese pensamiento. A Dios no se le razona, se le siente.

El Real Madrid –esto es lo importante laica y futbolísticamente- ha ganado su cuarto título. Cuatro títulos de oro y oro en este 2014 que expira. Sergio Ramos, con su “divina” cabeza, ha sido ciertamente divino con sus goles en dos finales de oro y oro. Y, encima, “Balón de Oro”, muy justamente, del Mundialito.

-He arriesgado jugando hoy, pero no me lo quería perder -ha declarado Sergio.

Eso es sentir. El profesional sin tacha siente más que razona. Di Stefano era así también.

Aleluya, esto es, júbilo por el cuarto título. Sergio se sirve del fútbol y sirve al fútbol, a la vez que sirve al Real Madrid. Florentino Pérez, tan eximio empresario como presidente del Real Madrid, a veces, sin embargo, prefiere razonar a sentir.

Efes indisociables

Jueves, 18 Diciembre 2014

Futbol y forofo son efes indisociables. El solomillo del fútbol es el gol; su sustancia, el forofo. El papanatismo de la demagogia no va conmigo y desde el pasado N-20 (nefasto día por el enfrentamiento ideológico de ultras fuera del estadio del Atlético de Madrid, con muerto y heridos), sigue hablándose, de hecho todos los días, de medidas severísimas, de medidas coercitivas, de medidas punitivas, de medidas policiales.

-¡Qué barbaridad!

Eso piensa uno, máxime desde que los memoriones han desempolvado la Ley de 2007.

-Ahí, en esa Ley, se preveía lo que ha pasado, y se preveían sanciones.

Ni caso, sin embargo, a esa a la ley. Casi nadie sabía que existía. Cosa muy española

El fútbol es un ocio gozosamente prosaico, reglamentado por los ingleses para que el ciudadano se desgañite a gusto gritando o cantando por lo menos una vez a la semana.

-¿Cómo ir a misa los domingos?

-Algo así.

El otro día, en los aledaños del Calderón, había tantos vehículos de ángeles del orden urbano, que la cosa sorprendía y encogía a la vez.

-¿Hay, acaso, algún presido o cárcel por aquí?

-Hay, señor inglés, un estadio de fútbol –le informaron.

Fútbol y policías, No, por favor. La ideologización del fútbol, veneno de serpiente boa, envenenado encima con la desmesura policial. No exactamente por la desmesura policial, sino exactamente por la desmesura de quienes vestidos de paisano y con cargos políticos o institucionales recurren a las fuerzas del orden por dejadez, pasividad o ignorancia de la Ley de 2007.

-Los enemigos del hombre, según nuestra ortodoxa religión, son mundo, demonio y carne – me recuerda un delicioso tonsurado forofo del Atlético- . Los enemigos del fútbol –agrega- son el telefútbol (vacía cada día más los estadios, salvo cuatro o cinco), los precios de los abonos y de las entradas, los salarios alpinos de los jugadores ricos y las ideologías. Como “fútbol es fútbol”, que decía Boskov, hay que podar al fútbol de las malas y venenosas hierbas que lo ensucian y denigran

-¿Cómo?

-No con el mazo de medidas policiacas acollonadoras o totalitaristas. Hay que pensar y dialogar. La democracia es eso, eso es también el deseado y honorable civismo. Un estadio silente es como un huevo sin yema. Al estadio se va a disfrutar y a gritar, y a insultar con gracia y salero, y con canciones escritas con ingenio (como las ingleses)

-¿Y cómo se insulta con gracia?

- Recuerdo el insulto de un andaluz a Reyes: “Majo, corres menos que un galgo cojo”. El insulto también es un arte.

Si yo fuese Villar, reuniría en asamblea a los presidentes de los clubes de fútbol y les diría:” Queremos “ultras” con una sola bandera, la del club, y con espíritu deportivo de matrícula de honor. “El espíritu deportivo –dejó escrito Camilo José Cela (tomo 12 de sus Obras Completas), desde su origen, es sinónimo de elegancia Hay que aprender a perder, que no es fácil, y a ganar, que es todavía más difícil. En el tenis, el tenista, cuando pierde, no le echa la culpa a la raqueta.”

Hay que gozar, pues, del fútbol sin ideologías, sin policías, sin racismo y sin insultos zafios. Educación, como dije el otro día. Y no caer en la zafiedad totalitarista de querer resolver con medios “conminatoriamente agresivos” la violencia de los violentos. La fuerza es menos poderosa que el dialogo y la educación.

Un estadio sin “ultras” educados es triste como un Crusoe en isla sin mujer. Soy un demócrata singularmente raro: creo en el poder del dialogo y en que las leyes se hacen para ser cumplidas, no para ser olvidadas s en el baúl de los recuerdos de Karina.

Barça y PSOE

Domingo, 14 Diciembre 2014

Luis Enrique y Pedro Sánchez. Paralelismo. Sí.

-¿Está usted seguro?

Lo va a ver usted en seguida.

Luis Enrique, juega y vive del fútbol, y Pedro Sánchez, juega y vive de la política.

-¿Y qué es mejor?

Las dos cosas son estupendas para hacerle un seguro de bienestar –dinerario- a la vida. Se lo oí el otro día a una señora:

-Las carreras más seguras y de más porvenir en España de hoy en día son el fútbol y la política. Se lo repito a mi hijo: “Si no se te da el fútbol, la política, hijo, a la política”.

Ocurre, sin embargo, que tanto para el fútbol como para la política hay que valer.

El “batacazo” del empate a cero del Barça en Getafe ha caído en la ciudad condal como esos chaparrones de lluvia de ahora (¿cambio climático?): haciendo daño salvajemente. Hay daños físicos y hay daños morales; y los morales, según en qué cosas y para qué cosas, a veces desgarran tan brutalmente como los físicos. .

-Pues yo no estoy descontento- ha declarado Luis Enrique.

¿Qué va a decir?

Uno, como periodista, tiene el vicio o la virtud de dejarse engatusar por el instinto. El instinto, en mi caso, creo que es experiencia; pero el instinto es –también- el mejor guía de la razón, que dejó escrito el doctor Marañón. Y yo, de siempre, rindo culto de admiración y obediencia a los sabios como el doctor Marañón.

Lo que es la experiencia matrimoniada con el instinto. Cuando llegó Luis Enrique al Barça, al poco tiempo, dije, escribí: “Mucho equipo para tan “poco técnico, todavía”

-Lo leí –me recuerda ahora un lector- y no me gustó.

El fútbol, a pesar de ser un juego veleidoso, tiene sus reglas. “Hay dos clases de técnicos –tengo archivado en la memoria- .Para dirigir equipos como el Real Madrid o el Barça son fundamentales la madurez (experiencia dilatada), talento psicológico, sagacidad estratégica, y no dudar mucho durante mucho tiempo. Y hablar sólo lo justo y necesario, que se reza en misa Los otros técnicos son los que jamás llegarán a entrenar al Real Madrid o al Barça (el sabio Javier Clemente, de quien tanto aprendí en sus años de luz, lucidez y cortocircuitos).

-Era un muy listo.

-Sigue siéndolo. Si hubiese dio menos fanfarrón…

El Barça tiene, en efecto, el tridente (Neymar, Messi, Suárez) que nunca pudo tener ni siquiera Neptuno, con todo lo dios que fue. Pero Luis Enrique no ha dado todavía con el “once ideal”, y la Liga va ya por la jornada quince. Y, para colmo de fatales circunstancias, Luis Suarez (coste: más de 80 millones), sólo ha marcado, desde que cumplió el castigo FIFA , dos goles, ambos en la Champions: en la Liga, nada de nada: cero goles.

-Y el Real Madrid, cada vez más chulapón.

Esa es la otra fatalidad de Luis Enrique.

¡Ah! Pedro Sánchez. Le pasa en su PSOE, al parecer (leo, escuho,deduzco) lo que a Luis Enrique en su Barça: tampoco traspasa “las bambalinas”, que se dice en teatro. Pedro es majo, pero “no tiene pinta de “pesoe” por mucho vaquero que se ponga y por mucha corbata que se quite. No es tipo PSOE, no da el tipo PSOE. Alto, majo, guapo, fino, como muy tipo de derechas, más bien. Y encima, diciendo más cosas de las justas y necesarias, que diría Clemente. En fin: el Barça, tal vez, de verdad, es mucho equipo para Luis Enrique, y el PSOE , también, tal vez, mucho partido para Pedro Sánchez. Perdón por el paralelismo.

No hay color

Domingo, 7 Diciembre 2014

La vida en rosa, aquella canción francesa. La España en negro, sin música. Al nombre de España hay que añadirle siempre algo: un adjetivo, un concepto, un color, un sambenito. O sea, ahora mismo: España plural y diversa (antes, hay que recordarlo, era diferente: arcaísmo), o España black.

-¿Black?

-Negro. España en negro, en black

Tarjeta (de crédito) black, dinero black, factura black.

-El color negro o black se asocia a tristeza, a luto, a tiniebla, a luto. No me gusta.

Tampoco a mí. El negro, opinan sin embargo muchos modistos, es el color elegante por excelencia para las fiestas nocturnas, o sea, negras, black.

-Yo vi una vez, de rojo, en una gala nocturna, a nuestra Reina y ex compañera Letizia y llamaba la atención, por bella y distinguida, por ambas cosas, más que el resto de las reinas y aristócratas asistentes –me recuerda Julio Merino.

Rosa, negro, rojo. Y blanco. El color de Cristiano Ronaldo es el blanco. 200 goles lleva marcados con la blanca camiseta del Real Madrid.

-Y los que marcará.

El blanco es el color superlativo r de la pureza y de la luz, y del “talento”. El color de Cristiano.

-Ya decía Bernard Shaw que cuando alguien destella superlativamente en su profesión, es que es un profesional superlativo por nacimiento.

Observa un amigo mío. Hombre de fe:

-Es alto, guapo, atractivo, no se lesiona y marca los goles en racimos fe tres. Seguro que su madre es una santa. Es casi imposible ser tan perfecto, sin tener alguien santo en la familia.

Leo esto días, sólo por curiosidad, lo que especialmente se escribe en Inglaterra, Italia y Francia sobre Cristiano Ronaldo. Unanimidad: es casi perfecto. Copio:” Si el fútbol es gol y el gol es lo que se le da a Crsitiano como a nadie, el fútbol es Cristiano”.

Si no existiese Messi, Cristiano sería, sin discusión, la “bomba atómica” del fútbol. La única.

-Lo que pasa, para bien del fútbol, es que existe Messi, que es también otra bomba atómica u otro solomillo de fútbol.

Un compañero francés con nombre y nombradía profesional en su país (debo silenciar por discreción su nombre) es contundente:

-No hay color esta vez. Te lo digo yo. El Balón de Oro tiene ya color y nombre: Cristiano Ronaldo.

A Dios gracias. Que a uno lo del color “black” le tenía preocupado.

Ni pan, ni agua

Mircoles, 3 Diciembre 2014

“Dejar hacer, dejar pasar, el mundo va solo” (frase casi apócrifa, se le ha atribuido a dos o tres franceses).

-¿Y qué significa?

-Cruzarse de brazos, ver y no querer ver, pereza mental, miedo a tomar decisiones.

-¡Cuántas cosas!

-Y más. Como verlas venir y, en plan avestruz, ocultar bajo tierra la cabeza.

-A ver, un ejemplo.

Dos, voy a poner dos: el que no dejan de escenificar políticamente desde hace dos años, o más, Rajoy y Mas; y el protagonizado en el Manzanares por cafres del Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña (La Coruña, en español; no A Coruña).

El escritor don Pío Baroja, un día, probablemente harto o así de leer a Ortega y Gasset, escribió: “Lo que tiene que hacer ese señor es decirnos de una vez si hay Dios o no hay Dios”. Parafraseando la frase, el otro día, por la radio, un opinante anónimo, dijo: “Lo que tiene que hacer el señor Rajoy de una vez es meter o no meter en la cárcel al señor Mas. ¿Ha infringido “la ley de la Carta Magna” el señor Mas? ¿Sí? Pues a la cárcel con él. ¿Es inocente? Pues entonces la Carta Magna es papel mojado

-¡Qué tío!

El españolito de papeleta y urna cada cuatro años, contra lo que puedan pensar los políticos, discierne, y muy bien, con la elemental sabiduría del sentido común.

Más, ciertamente, es un corruptor de la Carta Magna, y Rajoy, ciertamente también, un gallego que muchos comparan ya, por su galleguismo (gallego: un señor que si te los cruzas en la escalera no sabes si sube o baja) con don Pío Cabanillas, un ministro de Franco bajito de estatura con un cerebro tan grande y lúcido que no le cabía en el casco craneal.

La “batalla” del Manzanares. ¿Qué quieren que les diga?

-El español, cuando se cabrea, es explosivo, temible.

La frase, más o menos parecida, se le ocurrió, al parecer, a Napoleón.

Mucho ruido con este asunto del Manzanares. A propósito de ruido. Hubo un entrenador al que se le reprochó su carácter pasivo, cachazudo, flemático.

-Usted no se enoja jamás por nada –le recriminaron.

Aclaró:

-Yo no estoy en el fútbol para hacer ruido, estoy en el fútbol para hacer historia.

El Atlético ha echado a la gente del Frente Atlético. El Deportivo, todavía no. Florentino, en el Real Madrid, y Laporta, en el Barça, tuvieron agallas y aplicaron la ley de que el fútbol es “un juego limpio para gente apasionadamente civilizada”.

Fuera, pues, de los estadios las bestias pardas de una vez por todas, que diría don Pio Baroja. Y menos galleguismo con los perturbadores de la unidad, la concordia y la paz (la Carta Magna).A éstos, ni pan ni agua.

Líder Simeone

Jueves, 27 Noviembre 2014

Personas, corromper, líderes, repetir

-Maestro –le dijo un periodista a don Jacinto Benavente-: he observado que ha repetido tres veces la misma frase en la obra que ha estrenado usted hoy.

Asintiendo don Jacinto:

-Es cierto. Aún así, muchos no se enteran.

Repito lo que tengo repetido: el fútbol es otra forma de hacer política.

He escuchado hoy a Pedro Sánchez en “su partido”, en el Congreso de los leones, con Rajoy. Pedro es joven, y no es joven quien no es rebelde y brioso (otra cosa es que tenga o no tenga razón).

-Lo que hay –dijo el sucesor de Rubalcaba en el PSOE en un momento de su intervención- son personas que corrompen y personas que las corrompen.

Agrego mi amigo Hernán San Pedro, madridista desde la cuna:

-Y hay partidos que corrompen a las personas que corrompen.

Suavicé su afirmación:

-Y hay personas como Simeone, que saben hacer personas – futbolistas, vaya- inermes al desaliento.

El fútbol es un complejo de muchas cosas. De ahí, quizá, su enorme y asombroso éxito. Es el deporte más seguido - mejor dicho, teleseguido- en el planeta azul. Azul y gol: esto es también, con o sin dinero, el planeta azul.

Acabado el partido de la goleada del Atlético al Olympiaco de Michel, Simeone dijo:

-No es fácil jugar en el Atlético.

No lo es, ciertamente. Me lo ha susurrado uno de los tres amigos que tengo en las alineaciones, en plural, del “virtuoso” argentino:

-Ustedes –me cuenta que les dijo una vez Simeone- tienen que creen en mí, como yo creo en ustedes. El colectivo del fútbol es un juego de confianza. Si yo me equivoco, díganmelo. No se callen. Yo no soy más que ustedes, yo soy uno más de ustedes. Amigos todos, pues. Siempre. No lo olviden

Lo que jamás perdona Simeone, en ningún partido, sea de competición o no, es la desidia y la laxitud.

-La ilusión la genera la esperanza. Estamos hechos- recalca- de esperanza e ilusión.

La autoridad moral de Simeone, a juzgar por lo que me cuentan y me llega, es realmente inmensa. Sabe mucho, al parecer, y sabe transmitir, también al parecer, que sus jugadores saben más que él: así de increíble es este “mago” del Atlético

No perderá nunca vigencia la discutida duda de ¿quién hace a quién? ¿Es el jugador el que hace al entrenador? ¿Es el entrenador el que hace al jugador?

-En el Atlético, el Atlético es el entrenador.

Me lo creo. ¿Por qué no?

Que lo gane…

Lunes, 24 Noviembre 2014

A Maradona le ayudó la mano de Dios, a Federer le socorrió la raqueta de Dios. Messi y Cristiano Ronaldo han empezado a disputarse con ahínco, este año, el Balón de Oro de Dios.

¿Quién lo ganará? ¿A quién favorecerá Dios?

Quizá lo sepa Dios, si bien Dios sólo es un voto. Madrid, que no es Barcelona, no lo duda: esta vez no hay discusión: el Balón de Oro es cosa de CR7.

-¿Está usted segura, ciudad de Madrid?

Barcelona, que no es Madrid, debate esa “seguridad” de Madrid. Y enumera a favor de Messi , como votos de peso, que el azulgrana ha batido la marca de Zarra en la Liga (253 goles, dos más que el vasco) y que ha conseguido igualar a Raúl en la Champions (los dos con 71 goles), entre otras marcas más o menos domésticas.

-Messi es más que Cristiano.

Leo. Messi, en efecto, es un hurón del regate. Driblando, en plan chotis, jugadores en un ladrillo, nadie como él.

-No ha habido nadie que hiciera en el área lo que Messi, que bailará en el área como él.

Otra verdad, ésta de Pelé. Pero Pelé ha dicho también esto otro:

- Nadie ha tirado con tanta puntería a gol, desde todas las distancias, como Cristiano.

Cito a Pelé por su maestría y prestigio. La verdad es que yo, como simple degustador del caliente helado del fútbol, admiro a los dos, a Messi y a Ronaldo..

-¿A quién votaría usted para el Balón de Oro de este año?

Me preguntaron el otro día, en un foro. Unos doscientos espectadores. Antes de contestar, inquirí:

-A ver, que levanten la mano los forofos de Messi.

La mitad, más o menos.

-Que alcen la mano ahora los que creen que debe ganarlo Ronaldo.

Más o menos, la otra mitad. Me dije: “Empate. Voy a ser salomónico”.

-Si yo fuese el que no soy y tuviese la capacidad de decidir que no tengo –contesté-, se lo daría a los dos.

Granizada de pitos. Como nunca, jamás, me han pitado. Pensé: “El fútbol, a Dios Gracias, no es juego divino, a pesar de que Dios, a veces, nos desconcierte con sus favores: un día a Maradona, otro día a Federer”.

Si algo no es el ser humano, especialmente en fútbol, es salomónico. Que lo gane…

Cuatrocientos millones

Jueves, 20 Noviembre 2014

Por muchas vueltas que le demos al sexo, al dinero y al poder, la conclusión, desde poco después de Adán y Eva, es el mismo:

-Son los ejes de la vida.

Nietzsche, a quien nadie sabe si le gustaba o no el deporte, lo decía de esta otra manera:

- Primero es la acción, luego la deliberación.

Esto es: primero es hacer gol, luego discutir su legalidad.

Florentino Pérez, haya leído o no a Nietzsche, es nietzscheano. O sea: hombre de acción.

El fútbol, cuando nació, era un pasatiempo entre lírico, romántico y físico:

-Yo sudo la camiseta- afirmaban candorosamente sus practicantes.

Sudaban la camiseta, al principio, cuando eran más o menos amateurs , para pasar luego defender sus colores.

-El fútbol es otra forma de hacer patria, y hacer patria es hacer política.

Esto lo tengo leído. Pero ignoro, hoy, culpa de la memoria, su autoría.

El otro día, un alto ejecutivo Microsoft, dijo:

-La industria del fútbol.

El fútbol es concepto polivalente desde hace tiempo. “Válvula de escape” (en el franquismo) , “negocio”, “espectáculo de masas”, “industria”, “distracción de parados e indignados”, “embajador”, “eslogan”, “teledivertimento”, “telefuente de ingresos” .

-¡Cuántas cosas!

-Y más. Un presidente del Barça, muy digno y solemne, y romántico, dijo no hace tanto años:

-Jamás macharemos la camiseta del club.

La manchó. Nunca hay que decir de esta agua no beberé o esta camiseta no mancharé cuando se trate del agua o de la mancha del dinero.

-El dinero –dijo un filósofo- no da la felicidad, el dinero es falaz, pero gracias a la falacia del dinero –agregó- puedo dedicarme a la filosofía.

Filósofo sincero. Yo creo antes en un filósofo, por pesado y feo que sea, que en un político por mucho que sonría, por guapo que sea y por mucho que prometa. Rara vez cumplen lo que prometen (profesor Tierno Galván).

Florentino quiere hacer del Bernabéu, tantas veces remodelado por los esteticistas de la arquitectura, el mejor estadio del mundo. El más moderno, el más cómodo, el más maravilloso, el más admirado y admirable de los siglos pasados y venideros.

-¿A qué sí, don Florentino?

-Claro que sí.

Florentino, en el tú a tú, es soso e incoloro.

-No tiene conversación. Bueno, sólo tiene un tema de conversación: el ladrillo y el Real Madrid: en esos temas es tan dilecto como magistral.

Así lo define uno de los ingenieros de su ACS.

¿Matrimoniará algún día el apellido Bernabéu con Cepsa o IPIC, que tanto monta? Estadio Bernabéu Cepsa. Pienso que sí. FP necesita los cuatrocientos millones de IPIC para conseguir la magia de hacer del estadio Bernabéu Cepsa la primera maravilla del mundo de los estadios.

FP sabe que el dinero sirve también para hacer grande a los hombres como él. Y él se ha empeñado en ser el presidente más maravilloso del mundo. Maravilloso él y maravilloso el estadio Bernabéu Cepsa.

Sánchez, Iglesias, Del Bosque…

Domingo, 16 Noviembre 2014

Del Bosque, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez. ¿Extraños compañeros de profesión? No crean.

-¿Qué tiene que ver Del Bosque con Iglesias y Sánchez?

-Algo. Voy a intentar demostrarlo.

A los tres les une el anhelo de la reforma. Pablo Iglesias quiere otra Constitución.

-¿Qué clase de Constitución, señor Iglesias? ¿Qué es lo que no le gusta de la Constitución del café para todos? ¿Por qué no explica usted su Constitución ?

Sería formidable que contestase a todas estas preguntas con transparencia no surrealista, con transparencia coherente, con transparencia no demagógica.

-Pide usted mucho. El señor Iglesias es un político de muchos quilates: sabe contradecirse, no obstante su juventud, con las artes de los políticos con muchos quilates. Además, ¿sabe usted lo que dijo el otro día su Alfonso Guerra, esto es, Juan Carlos Monedero?

-¿Qué, qué dijo?

-Que España es un país de católicos no practicantes y de demócratas no practicantes.

Eso, a lo mejor, es un psicofotografía no del todo desenfocada. Los políticos –todos y si no todos, casi todos- dominan la técnica de la confusión, del embrollo, del fárrago, de la maraña.

Pablo Iglesias, de todos modos, está de moda. Es joven, bajito como Pujol (los bajitos en este país suelen salir picarones, tunantes y listos) y no es feo, si bien Pedro Sánchez le gana de momento por dos a cero: es más alto y más guapo. Pedro Sánchez también padece la patología de la reforma. Su aspiración: una España asimétricamente federal.

-¿Y qué es eso?

-Lo ignoro. A mí la geometría se me ha dado siempre mal, y mezclada con política, como el café con leche, fatal

De Pedro Sánchez, un amigo mío, socialista de toda la vida y con muchos años de vida, dice por cierto que tiene más bien pinta de pijo de derechas que de izquierdas.

- Es que -observa- fíjate bien: sonríe como un pilarista, luce los vaqueros como los lucía Jorge Vestringe cuando era el “niño bonito” del PP de Fraga, con elegancia, y, en fin, no me lo imagino con el puño cerrado

El derecho a decidir y el derecho a opinar son derechos democráticos. Y derecho democrático es también pedirle a Pedro Sánchez que explique de una vez por todas a los ciudadanos y a las ciudadanas lo de la España asimétrica o federal o federalmente asimétrica o simétricamente federal que tanto predica.

-¡Es que hay que ver que encoñamiento ha cogido con el federalismo simétrico o asimétrico!

Del Bosque: éste sí está en el buen camino de la reforma. Congruente, sin locuras, acertado, sin pajaritos de colores en la sesera. No sólo eso: es que además los “enanos” herederos de los Xavi y compañía hay que ver cómo le crecen: con talento, con arte, con estilo. Isco, Koke, Juanfran, Alcacer, Alba, Bruno …

-Vaya sorpresa que deben haberse llevado sus enterradores tras el 3-0 a Bielorrusia

Pues sí. Y es que “ si los políticos se esfuerzan por hacer lo posible imposible” ( B.Rusell), Del Bosque se esfuerza por hacer posible lo imposible.