Blogs

Archivo de la categoría ‘2015’

Ladran siempre

Sbado, 17 Octubre 2015

El Real Madrid de Rafa Benítez tiene un portero araña soberbio, Navas, y pegada de gol.

-Pero su fútbol – se quejan los eternos quejicas- no es bello.

Belleza sin gol o gol sin belleza. He aquí una de las plurales dicotomías del fútbol. En filosofía, Aristóteles no ha muerto. Sigue vivo. Para uno, Santiago Bernabéu sigue también vivo por lo que dijo en vida. Bernabéu, socarrón y cínico, según la circunstancias, tenía epílogo para todas las polémicas.

-Cuando ganamos, los críticos de “siempre” nos reprochan la poca belleza del juego; cuando lo hacemos bonito pero perdemos, los críticos de “siempre” ladran también.

Lo de ladrar era muy suyo. Los periodistas de “siempre”, para él, eran los que no querían al Real Madrid.

-Don Santiago –le objetaba yo-, no es que no quieran al Real Madrid, es que son objetivamente exigentes.

Don Santiago, “siempre” dogmáticamente forofo del Real Madrid:

- El fútbol es un “suceso” social intermitente, imperfecto. Lo sé. La crítica, no: no creo en la crítica objetivamente exigente.

Y sanseacabó. Era así.

El Real Madrid de Benítez, superada la octava jornada, no es todavía ni más ni menos que el Barça (su directísimo Satán). A Navas, en la Liga, no hay modo de golearlo. Sólo le han hecho dos goles. Salta, vuela, frustra, repta, hace que sus “disparadores” se desesperen hasta el paroxismo.

-Casillas –me recuerdan un veterano abonado del estadio Bernabéu-, cuando exasperaba a los delanteros, era como Navas.

O sea: Navas, el “nuevo” Casillas. Celebro la comparación por los dos.

-Este chico –por Navas- ha nacido con “don”.

-¿Don?

-Claro –me explica- . Hay quien nace, como Felipe VI, hijo de rey: eso es suerte, eso es un don, un regalo de Dios; hay quien nace pintor, como Picasso, otro don del cielo. Y hay quien nace portero por merced, también, de Dios. Es el caso de Casillas y de Navas. La excelencia, es verdad, hay que trabajarla, pero si naces con la mitad de ella concedida divinamente, mejor que mejor.

Pegada: con fútbol bonito o no, el Real Madrid tiene ese don gracias a sus luminarias.

-Incuestionable.

El cuestionado sigue siendo Benítez. Yo creo que a quien vale y tiene revalidado el talento en equipos-Harvard y Oxford, hay que otorgarle la humana merced de “un poco de paciencia”. Eso de llegar, ver y vencer no va con el fútbol. Es máxima bélica, no es máxima aplicable al fútbol. Benítez es su estilo (ni mejor ni peor), como Mourinho es el suyo (ni peor ni mejor) y Ancelotti es el suyo (ni mejor ni peor, sólo añorado por algunos jugadores, dicen)

Puntos suspensivos

Martes, 13 Octubre 2015

De Gea ha sumado su partido número siete con la selección de España. El siete es número bíblico, sagrado. Le dijo Jesucristo a Pedro:

-Hay que perdonar los pecados setenta veces siete.

-Qué complicado.

Las religiones, en plural, son así. Lo resuelven casi todo, cuando se atasca la razón, con explicaciones que sólo las religiones entienden.

De Gea, en su séptimo partido con Del Bosque, ha salvado a Del Bosque y a su selección transicional contra la jabata y pugnaz Ucrania.

-¿Ha visto el partido Florentino Pérez? –le pregunto a amigo próximo a Florentino.

-Pienso que sí y pienso como tú: ha debido caérsele la baba con De Gea.

¿Y a quién no? De Gea es savia nueva con talento, y talento con savia nueva hay en la transicional, fresca, brava y creativa selección de Del Bosque. Lo que todavía no se le puede pedir es lo que aún no tiene en dosis suficiente: experiencia.

-¿Cree usted en la experiencia?

-Opino de ella que la experiencia es una llama que ilumina abrasadoramente con lo leños de los errores.

-Qué retórico.

-Y cursi. Pero eso es la experiencia.

Poco a poco, partido a partido, Del Bosque quita y pone, estudia, sustituye.

-Y se la juega, que contra Ucrania, de no haber sido por De Gea, quizá se hubiera perdido.

De Gea, 24 años, la sazonada edad de la madurez en fútbol, es ya, sin duda alguna, el relevo de Casilla. De Gea lo tiene “casi” todo: es alto, ágil, intuitivo, magnético (atrae los balones) y valiente.

-Sobre alto e intuitivo –dijo en cierta ocasión Zubizarreta- , el portero ha de ser arrojado aunque corra peligro de sufrir daño.

Zubizarreta, igual a experiencia. Dónde veo problemático los relevos, de momento, es en la defensa. Ahí los veteranos Piqué y Sergio Ramos, también de momento, siguen siendo imprescindibles.

De todos modos, en la selección transicional, y esto es lo que hay que valorar, hay gente con porvenir para el relevo, en su día, de los que habiendo sido tanto, empiezan a ser menos. Del Bosque, no obstante sus sesenta y cuatro años, tiene vigorosa y lúcida la máquina de pensar.

-Pues se dice que el Europeo de Francia será su adiós a la selección.

Eso es elucubración. Si en Francia la mezcla de la veterana y transicional selección iza una vez más la bandera del orgullo y el buen hacer… Puntos suspensivos.

Artur Mas y Piqué

Sbado, 10 Octubre 2015

Cuando le vea, le diré:

-Piqué, en el fútbol como en la política, mayormente en un país tan politizado y futbolero como el nuestro, hay que ser cuco.

-Y tan extremista –me contestará.

Extremista, sí. A Piqué, dicho sea al paso, casi no lo conozco. Sé de Piqué lo que todos, que es un buen futbolista.

-¿Imprescindible?

- Hasta que aparezca otro mejor que él, sí.

Hay que ser cuco, repito. ¿Y qué es ser cuco? Ser ser cuco es reflexionar lo que se dice, es disimular lo que se siente, es ser hasta fariseo.

El otro día, en el Parlamento Europeo, Felipe VI acuñó frase muy cuca y certera políticamente. Proclamó: “Soy europeo porque soy español”.

-¡Qué bonito, qué musical! –leo que gritó alguien.

Cuco, musical, bonito. Un diez al Rey. Últimamente, allí donde habla, corta, retóricamente, políticamente, orejas y rabo.

El fútbol es otra manera de hacer política. El pique, admirado Piqué, entre el Real Madrid y el Barça, amén de futbolístico, es también política.

-¿Seguro?

En la ciudad condal, donde estuve hace una semana, en un foro, la gente no me hablaba de la perra de Artur Mas con el coñazo de la secesión, sino de la Liga. Me soltó un señor calvo, de unos cincuenta años, catedrático:

-No me entra en la cabeza una Cataluña sin España ni una España sin Cataluña, como tampoco me entra en la cabeza una Liga sin el Real Madrid o sin el Barcelona.

Hizo un respingo con la nariz, miró desconfiadamente a su alrededor y continuó:

-A Dios gracias no habrá secesión, pero si la hubiera lo que los catalanes de bien no le perdonaríamos jamás a Mas es que dejase al Barça sin Liga.

El futbol, insisto en ello, es también política. En Piqué, la gente ve un secesionista. Por eso le pitan. Secesionista y blaugrana, ¡casi nada!

-Y a usted, claro es, eso le duele.

-Pues sí. Claro que me duele. Me duele como español y catalán (nací en Barcelona) todo lo que desune o pueda desunirnos. Soy catalán porque nací en España, y soy español porque nací en Barcelona. Detesto a los políticos como como Artur Mas. Y me duele que, por hacer la pelota a Mas y a los secesionistas, Piqué no fuese cuco el día que dijo lo que dijo y que es la causa de que le piten cada vez que se pone la camiseta de la selección española.

Se lo diré, claro que se lo diré:

-Le diré: Piqué la política es falaz, traicionera. ¿Sabes lo que dijo de ella Jardiel Poncela? Dijo: “Si será mala la política, que a la suegra la llaman mamá política”.

En cuanto a los que le silban, les digo que cuando silban a Piqué, silban a la selección. Y eso ni es bonito, ni musical.

De tres en tres

Lunes, 5 Octubre 2015

Empate en el Calderón. El Atlético, contento: juzgo por las declaraciones de sus jugadores. El Real Madrid, descontento: “Queríamos ganar”. Claro que querían ganar: de haber ganado, habrían dejado un poquito detrás al Barça. No ha sido así. Superada la séptima jornada de Liga , el Barça y el Real Madrid siguen juntitos.

El Real Madrid de Benítez no es todavía el Real Madrid que quiere Benítez.

-El fútbol –leo que declara - es jugar bien, meter goles y ganar.

Si es eso lo que ansía Benítez, hay que esperar.

-Cambiar de entrenador dos años no y uno sí, no es bueno. Hacer un equipo es conjuntarlo; y conjuntar debidamente un equipo cuesta tiempo.

Esto se lo tengo oído y recitado a casi todos los entrenadores inteligentes que he conocido desde Helenio Herrera a hoy.

-El fútbol es un juego de asociación de todos para todos y asociar a todos con todos, no es nada fácil –decía el adusto Mourinho en su parada y fonda en el Real Madrid,

Mourinho, por cierto, tiene un ego tan alto como la luna, lo dice él hoy, que conste, lo dice así:” Yo no voy a dimitir. Si el club (su Chelsea, quinto por la cola en la Premier, a diez puntos del Manchester City, líder) quiere echarme, que me eche. Si lo hace, echará al mejor entrenador de la historia del Chelsea. Lo admito: tengo un gran ego y me considero el mejor”.

El mejor ego del mundo, en la cola de la liga inglesa. El fútbol es así de repelentemente puñetero.

-El fútbol es como la política –me dice un amigo mío, político y diputado, o sea colocado- . Me gustan ambas cosas, pero ¡dan unos disgustos!

Si sólo fuese a él…

Benítez, pues, todavía no le ha cogido el punto al Real Madrid. Simeone, tampoco se lo acaba de encontrar al Atlético. Lo de Simeone es peor: mucha gente joven y nueva. Cuando consiga asociar a los nuevos con los veteranos, matrimoniarlos, vaya, el Atlético volverá a ser chulescamente cholista. Pero chulesco en la acepción de bravo, majo, temible, gallito.

-¿Está usted seguro de tan valiente aseveración?

-Me atengo a lo que veo y a lo que el propio Simeone opina.

De momento, en la Liga, sigue el codo a codo entre Real Madrid y el Barça; y “El Otro”, esto es, el Atlético, también de momento, experimentando.

Y Piqué, por cierto, imitando la pedagogía de Simeone: la de éste, como se sabe, es la de “partido a partido”. La de Piqué, de “tres en tres”. Traduzco: que a partir de ahora el Barça tiene que empezar a sumar los tres puntos de cada partido, sin traspiés.

Fútbol y parados

Jueves, 1 Octubre 2015

En el principio, que diría un evangelista, fue el balón, luego los palos y después humanos transportando los palos a los hombros y el balón entre los pies.

-¿Ése fue el origen del fútbol?

Más o menos. La materia, como se sabe, no muere, se transforma. El fútbol, como la materia, igual, sólo que el fútbol sí puede morir, pues como decía Cela la vida es una putada porque al final te mueres y lo mismo le puede pasar al fútbol. A don Camilo, por cierto, le gustaba el fútbol. Incluso lo practicó.

-Lo dejé, a pesar de que no se me daba bien. Prefería el bien yantar.

En su evolución, el fútbol, hoy, es ocio, es espectáculo, es marca, es negocio.

-Yo los domingos, misa y fútbol .La misa para ponerme a bien con Dios, por si acaso, que uno no es progresista ateo, y el fútbol para desahogar las bilis del alma.

Mi amigo es así. Bueno, ahora está cabreado con Movistar.

-Me ha dejado sin la Champions, pero me sigue cobrando como si me la diese. Esto del fútbol es ya un cachondeo. Hay fútbol casi todos los días, y sin casi, y, claro, los jugadores, también esto, se lesionan. A ver qué vida. Liga, Champions, Copas, Supercopas, Mundial de clubes, Mundial de Selecciones. Viajes a troche y moche. Y luego, como postre, el negocio de la tele.

Punto rojo: la tele. ¿Movistar, Orange, las otras? Vaya lío. ¿Culpa de las cadenas contratantes o culpa de los clubes o culpa de de quiénes este lío? El fútbol, de entrada, es ya lujo por el precio de los abonos.

-España, paradójicamente, tiene cuatro millones y pico de parados y también el fútbol más caro de Europa, detrás de la bella Albión –me recuerda mi cabreado amigo-. Ir al fútbol, al estadio, en España, es carísimo.

La tele era el estadio de los parados. Pero cada vez menos. La tele cuesta ya un riñoncito de la nómina. Menos mal que todavía “regalan” un partido en abierto.

La medicina prefiere prevenir a curar. Aplíquese la máxima el fútbol. El abuso del precio de las entradas en los estadios y de los abonos de las televisiones puede hacer que llegue el día en que empiece a mermar la pasión del forofo o del cabreado con la vida, que el fútbol, no se eche en olvide, es válvula sociológica de desahogo.

Me limito a exponer aquí la soberana y democrática voz de la calle.

Celos y psicología

Jueves, 24 Septiembre 2015

Cariño, fútbol y rumor. Cristiano Ronaldo es celoso.

-A Cristiano –me cuenta fuente totalmente fiable- le gustan dos cosas: el dinero y sentirse querido. Diría yo que sentirse querido más que el dinero.

El Barcelona ama a Messi sobre todas las cosas, no en balde es su dios. Y Luis Enrique, a la menor oportunidad, jalea ese amor

-Messi es el mejor del mundo- clama a periodistas y a los cielos.

En el Barça, Luis Enrique ha aprendido mucha psicología.

-El fútbol –me cuentan que opina- es gol y psicología.

Que Cristiano sienta celos de Messi, es humano, y que Messi sienta celos de Cristiano, es lógico, a pesar de que no siempre casan humanidad y lógica.

Hay rumor fraguado .

-Cristiano, si se produjese el hecho de no sentirse querido, podría irse: no se descarte esto –me comenta la misma fuente.

Hace unas semanas, se difundió en periódicos y otros medios el “amor” de Florentino por Bale. Y se publicó, incluso, que Florentino le había pedido a Rafa Benítez que lo mimase tácticamente

-A Cristiano, cuando lo leyó, le dio un patatús de celos. –me informaron en seguida

No hice caso. Pero sí, hubo patatús. Por eso el “buenazo y manso” Benitez –lo digo en sentido compasivamente cariñoso - reaccionó. Y ahora lo elogia con el mismo énfasis que el Barça admira a Messi.

Un político, más bien ex político, cáustico y cínico, amén de decepcionado (lo tiene marginado su partido: eso cree él), y poco amigo de los medios informativos, me soltó desabrido una vez:

-No se debe prestar oído a los rumores de los periodistas y a las promesas de los políticos, si bien la vida sin rumores y sin promesas es muy aburrida.

Qué paradoja.

Lo cierto, sin embargo, es que Cristiano sigue siendo objeto de muchísimo deseo de tres equipos: dos ingleses y uno francés. Ronaldo, desde hace algún tiempo, está entre relativamente a gusto y no excesivamente a gusto en el Real Madrid. Contrastado.

-Psicológicamente, Ronaldo - siguen informándome- cree que Madrid y el Real Madrid no “se le han entregado” como el Barça y los medios” catalanes a Messi. Cristiano es hombre de ego fuerte y de celos poco menos que patológicos.

Y sin su ego y sus celos, hay que añadir, el Real Madrid dejaría de ser lo que es.

Talento sin empatía

Lunes, 21 Septiembre 2015

Florentino Pérez tiene un amigo muy amigo suyo. A veces me telefonea:

-Miguel, no seas tan poco simpático con Florentino. A veces te pasas.

Siempre que me llama es para reprenderme. Pero él, un día, me lo definió así:

-Dios le ha dotado de un gran talento, pero sin “garra empática”.

Lo de sin garra empática me choco.

-A ver- le pedí-, explícame eso de “sin garra empática.

-Hablando públicamente, Florentino es monorrítmico, cansino, no “agarra” a la gente. Lo que dice no conmueve, casi aburre.

Le dije en tono jocoso:

-¿A qué se lo cuento a tu amigo?

-No lo harás, lo sé.

Epilogué:

-Y viste siempre tonos tanatoriales.

Estuve, de incógnito, en la asamblea de socios compromisarios del Real Madrid y no pude evitar acordarme de su entrañable amigo, que, naturalmente, estaba allí, en la mesa presidencial. Florentino, en efecto, es monorrítmico. Con lo extraordinariamente bien que vende su ACS, con lo no menos extraordinariamente bien que lo está haciendo en el Real Madrid, pues lo está haciendo extraordinariamente bien (pelitos a la mar las críticas rencorosas, no las otras), qué “poco empático” es.

-Al Real Madrid de Florentino o al Florentino del Real Madrid, le falla eso que es tan fundamentalmente importante en la vida para seducir a la gente, para que la gente te grite lo que le gritaban las chavalas a aquel Felipe González de pelo negro y espalda recta:”¡Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo!” –le dije también en otra ocasión al muy amigo de Florentino y amigo mío

Como este amigo es inteligente y le gusta también el cine, como a mi, me contestó:

-Nadie es perfecto.

El problema –creo; mea culpa si no estoy en lo cierto- de Florentino en el Real Madrid es que le falta un Raimundo Saporta. Alguien como Saporta. Saporta era polivalente, conversador y no distinguía entre madridistas y no madridistas. “Yo - me dijo Saporta, muerto Franco- si lo he hecho bien en el Real Madrid- no gustándole el fútbol, pues no le gustaba nada, ni un tanto así- es porque en el mundo del fútbol he actuado como actúa el rey Juan Carlos: amigo de todos, comprensivo con todos, dialogador con todos.

Observo que Florentino, últimamente, ve enemigos “suyos y del Real Madrid”. Yerra. Reflexione sobre esa obsesión.

Divinos

Domingo, 13 Septiembre 2015

Dios significa que todo es posible, y que todo es posible significa Dios.

-Yo no soy Dios, pero Dios está conmigo. Por eso soy Maradona.

Cuando alguien pinta como Dalí es divino:

-No soy Dios, pero soy divino.

Así se divinizaba el catalán, ya huérfano de abuelitas.

Cuando algo es majestuoso, o sublime, o fricciona lo sobrenatural, se diviniza. El Papa Francisco, tan siglo XXI, tan terrestre, ha dicho que “ se sabe que no es Dios, pero que no se sabe qué es Dios”.

-Cuando hablas con él, no parece papa. Es tan sencillo, tan cercano. Francisco no diviniza su silla- me contaba recientemente un colega argentino.

El hombre, sí; el hombre lo diviniza todo, salvo que sea ateo.

-¡Maldito Messi Este tío, como Maradona, está conchabado con Dios - explotó en el Calderón, acabado el partido, un forofo apócrifo del Atlético.

Messi, ciertamente, está hecho de un barro diferente. Como Cristiano.

-El eslabón perdido entre Cristiano y el gol era el Real Club Deportivo Español- ironiza un amigo.

Como los últimos años, la Liga ha empezado con el inoxidable morbo de siempre del Real Madrid contra el Barcelona y la menos inoxidable duda de quién es mejor, si Cristiano o Messi.

Messi, al margen del rejonazo al Atlético (¡qué inoportunamente pronto!), vale en eurodólares mucho más de lo que gana. Lo suyo, en el Calderón, fue salir y cambiar en segundos el color y el talento del Barça; con él, a partir de él, el Barça aceleró formidablemente la velocidad y el poder de su juego.

-Ante Dios todos somos iguales, que se dice; ante la Ley también todos somos iguales, que se dice también (qué mentira), pero con el balón en los pies y los estadios llenos a pesar del precio de las entradas, Messi y Cristiano son joyas eurodivinables.

Asiento: cuando no tengo ganas de discutir, asiento en seguida.

CCC. Las tres ces: confianza absoluta en sí mismo, calidad de juego, capacidad de gol. Messi y Cristiano, jugadores CCC. Esto es: jugadores de matrícula de honor cum laude y Toison de Oro.

¿Podrá el Atlético de Madrid rehacerse y volver a subirse al celestial vagón de lujo del Barcelona y el Real Madrid?

La España de Del Bosque

Lunes, 7 Septiembre 2015

La gente se cansa del cada día, de lo que hace cada día, de lo que ve cada día, de la gente de cada día.

-Del Bosque –oigo- qué viejo, tan viejo como la vieja alcaldesa de Madrid.

La vejez, en efecto, es fea.

-No es estética, precisamente; además, es incómoda, una lata: hoy duele un hueso, al día siguiente otra molécula. Una lata.

El drama de la vejez, para Oscar Wilde, no consiste en ser viejo, sino en haber dejado de ser joven. La vejez, para Unamuno, es luz: “Veo ahora, aquí en la cabeza, lo que no veía años atrás”.

¿Viejo Del Bosque? ¿Por qué?

-No ha “revolucionado” la selección. Contra Eslovaquia, han jugado ocho “de los de entonces”.

Las revoluciones, como los experimentos, con la gaseosa del sentido común. Del Bosque es puro y neto sentido común. Plácido, sereno, prudente.

-¿Le ha dolido la pitada a Piqué?

-¡Cómo no! Pitar a Piqué es pitar a la selección.

Comparo a veces en el espejo de mi mente, no sé si equivocadamente o no, a la España de los políticos con la España de Del Bosque.

-¿Y cuál es la conclusión?

-Del Bosque tiene más templanza, más tacto, más enjundia- que se dice en la teleserie de Acacias 38- que los políticos que nos gobiernan. Ama a la selección por encima de todo, no se deja impresionar por los “revolucionarios emergentes con coleta”, detesta el populismo, es conservador para lo que hay que ser conservador e “innovador”, que no revolucionario, para lo que inteligente y sensatamente hay que innovar. “Ocho jugadores de los de antes” hicieron fútbol- ajedrez contra los eslovacos.

¡Qué bien juega España cuando juega bien!

La primera parte de España fue una sinfonía de color. Iniesta, hoy por hoy, todavía, es imprescindible, como Silva.

-Como se parecen Messi y Silva, sobre todo Silva a Messi-

La España de los políticos y la España de Del Bosque, a quien le duele su España cuando algunos españoles pitan a Piqué.

-Me gusta muchísimo más la España una, plural y diversa Del Bosque que la España de todos contra todos de los políticos.

Deben aprender de Del Bosque. Yo sigo creyendo en “este viejo”. Se equivoca a veces, se me dirá. Claro. Es humano. Y “nadie es perfecto”, que se decía en aquella película de la Monroe.

Unamuno

Martes, 1 Septiembre 2015

Sobre don Miguel de Unamuno y don Florentino Pérez. Ambos fanáticos de la europeización

-La solución es Europa. España no es todavía Europa. Hay que europeizar España – clamaba con la pluma y con las cuerdas vocales don Miguel.

Se le reprocha a don Florentino que el Real Madrid, el otro día, contra el Betis, era un equipo desespañolizado.

-Parece el Real Madrid de Artur Más.

El español, como se sabe, en seguida le saca punta a todo.

-Qué ingenioso y caustico es el español.

Claro que sí.

La estadística es la aritmética de la memoria de quienes, como uno, no tiene memoria aritmética.

-Cincuenta años hacía – me recuerda un aritmético de la estadística-, casi nada, medio siglo, que el Real Madrid jugaba sin un solo canterano.

Otro aritmético:

-Florentino, en 2009, dijo que su objetivo, como presidente, era españolizar al Real Madrid.

Como también se sabe, el español, con tal de jeringar y sólo por jeringar, estudia estadística en sus horas libres.

El caso es que don Miguel de Unamuno, si se ve y se oye donde él está, estará encantado.

-Florentino, he ahí un europeo sin Pirineos.- celebrará.

El fútbol es eufórico. Si se le quita la sustancia de la euforia, se queda en nada, en cueros, como las rubias que he visto este verano en la playa.

-¡Qué buenas! ¡Cómo están!

Pensé, viéndolas, en don Miguel de Unamuno y en don Florentino Pérez. En don Miguel, por la cosa de la europeización. En don Florentino porque él lo que quiere es un Real Madrid tan buenazo como las rubias nudistas del ya, ¡ay! caducado agosto.

El europeizado 5-0 al Betis, con la representación española de Sergio, salva de críticas, de momento, a Rafa Benítez y euforiza el ánimo unamuniano y europeo del madridismo.

Prefiero un Real Madrid europeizado que a Cataluña desespañolizada.