Blogs

Archivo de la categoría ‘2018’

Crisis

Lunes, 5 Febrero 2018

Más sabios que los sabios griegos, a quienes tanto citamos, son los proverbios españoles. Entre un Platón o un Demócrito (a los dos, por cierto, les encantaba el deporte: por eso eran tan sabios) o un refrán celtíbero, elijo éste.

-¿Por qué?

-Los sabios griegos elucubraban mucho; los celtíberos, en cambio, somos más cartesianos. Nada como lo de al pan, pan, y al vino, vino, o a lo de hecho, pecho.

-Es verdad: eso se entiende muy bien.

Leo las críticas al Real Madrid. Duras, acerbas, algunas tan despiadada como la de aquellos hombres sin piedad de aquella película.

-Qué radicales somos los españoles. Lo decía hasta el republicano Azaña.

Real Madrid: “fracaso, batacazo, crisis”, leo. ¿Fracaso? Está, en la Liga, a diecinueve “pedradas”, como quien dice, del Barça.

-Eso, ciertamente, es fracaso.

Batacazo: su empate –otro empate- en el Bernabéu con el Levante.

-Eso, ciertamente, es también batacazo.

Crisis: su fútbol no gusta, es impotente, su fútbol ha dejado de ser el fútbol que arramblaba títulos con codicia despótica.

-Eso, ciertamente, es crisis.

Zidane, sin embargo, pone “buena cara al mal tiempo” (otro refrán).

-Es su deber. El deber de un entrenador, como el de un general, es no perder la moral jamás.

Bien. A la vuelta de la esquina, su “cara a cara” (casi otro refrán), sus partidos con el “feroz y brillante” PSG. ¿Qué pasa si pierde la eliminatoria?

-Pasarán cosas tan desagradables como las que están pasando en Cataluña por culpa de ese señor cloroformizado por el dislate.

-¿Está usted pensando en Puigdemont?

-Qué listo es usted. Ha acertado.

Real Madrid, FP y ZZ: pienso que a lo mejor –no estoy seguro, por supuesto- están en crisis los tres. Si bien FP es muy listo y hábil en el “arte” de superar crisis.

Dudar

Jueves, 1 Febrero 2018

Dudar, ciertamente, es humano. Pero sobre la duda hay tantas versiones como clases o calidades de paellas.

-La mejor paella no es la valenciana, es la alicantina.

La paella me encanta, sea valenciana o alicantina, si bien prefiero la alicantina.

-¿Por qué?

-Nací en Barcelona pero crecí y me hice preuniversitario en Alicante. La mayoría de los terrestres somos –creo- de la ciudad en la que disfrutamos los mejores años de nuestra vida, que usualmente son los de la infancia (sin derechos, sin obligaciones) y la adolescencia. Luego uno llega a mayor y cae, a veces, en el fanatismo de hacerse de éste o aquel equipo de fútbol o de esta o aquella ideología.

-Es verdad: el ser humano antes o después, en la barriguita de mamá o en la selva de la vida, desarrolla inexorablemente el l excitante del partidismo.

Carles –en español, Carlos- Puigdemont ha dudado, no en balde ser un humano separatista. Reconoce de entrada:

-Sí, dije que esto ha terminado ( la balumba del proceso) y que he sido sacrificado.

Dio la vuelta al mundo, instantáneamente, ese convencimiento de fracaso.

-¡Qué bien! –se pensó, pensamos-. Se ha dado cuenta al fin de que el infierno no son los otros, sino él.

Rectificó, también súbitamente, sin embargo:

-Seguimos.

Su mensaje de que se arrepiente de su “buen pensamiento de renunciar a la política” ha dado igualmente la vuelta al mundo. Chasco, decepción mundial, sobre toda en la Europa de “todos unidos”.

-¡Horror! -exclama esa Europa-¿Acaso le encanta – se pregunta a continuación- seguir siendo el infierno de los españoles, mayormente de sus conciudadanos, y de nuestro anciano y hermanado continente?

Dudar, dudar. Ya dijo Oscar Wilde que la duda es tan profundamente peligrosa como profundamente apasionante. Otra duda, cambiando de “suerte”, ésta mía: el Barcelona, la próxima temporada, alineará los siguientes cañones de Navarón: Messi, Suárez, Coutinho, Dembelé y Griezmann . Es de espera por lo tanto que Florentino Pérez, ante tan inquietante amenaza, reaccione con la grandeza a que nos tiene habituados y nos sorprenda con fichajes como Neymay y otros de parecida textura técnica y neuronal. Yo no dudo de la grandeza de FP.

Once jueces justos

Lunes, 29 Enero 2018

¿Qué es la felicidad En fútbol, la felicidad es el gol. En política, la felicidad es el gol de la justicia

-Paz ya –de momento- en el Real Madrid y paz ya -también de momento- en el Atlético.

La felicidad es paz. Y la paz se consigue con respeto. ¿Por qué algunos españoles ignoran el democrático valor humano del respeto mofándose de lo que la mayoría de los españoles respetamos?

-Es que, en efecto, algunos españoles son así.

Afortunadamente, el Tribunal Tribunal Constitucional con sus once jueces justos (aritméticamente, un equipo de fútbol) no quiere que “algunos españoles” sean como son.

-O sea, como Puigdemont.

Como ese prófugo, sí. El fútbol tiene sus reglas y, gusten o no, hay que respetarlas, hay a que hacerlas respetar El otro día, en el Camp Nou, el árbitro señor Lahoz amonestó con tarjeta amarilla, entre otros, a Suarez y a Messi.

-De mí no se mofa nadie – vino a decirle a Suárez con el pensamiento.

A Suárez, que no esperaba tal castigo, se le heló en un santiamén la sardónica sonrisa.

-¿Se pasó el señor Lahoz con Suárez?

-En absoluto. Cumplió con su deber.

Messi, dicho sea en honor suyo, rara vez protesta. Pero esta vez se sobrepasó.

-Respéteme –le dijo con la mirada el señor Lahoz y le mostró también el cartoncito amarillo.

Como tengo escrito, mi oficina es la calle. Y la voz de la calle es la voz del pueblo soberano. En Radio Nacional, sobre las diez menos cinco de la mañana (parco y estreñido tiempo), dan micrófono a las voces del pueblo soberano. Unanimidad: salvo algún amigo de Puigdemont, todos están contra el secesionismo. Todos defienden la paz y la unidad de España.

-¿Todos?

-Sí, todos. El otro día, en el autobús, por cierto, una señora comentaba: “Ya no sé, viendo los telediarios, si la capital de España es Madrid o Barcelona y si el presidente del Gobierno es Puigdemont o Rajoy”.

Chufla o no, la verdad es que el crack de la política española, en tertulias y telediarios, por los espacios que ocupan,, son Puigdemont y el “parlament” catalán.

-Barcelona es bona.

-Barcelona y Cataluña, sí, por descontado, no así, según la voz de la calle, el “honorable” Puigdemont.

Conclusión: una democracia que genera la chocante e incongruente confusión de la identidad del presidente del Gobierno es, obviamente, una democracia gripada. . Y un deporte como el fútbol en el que hay árbitros como el señor Lahoz es un deporte respetable. La felicidad es, como digo, paz y respeto a la ley.

-Y sin jueces justos, por consiguiente, no hay respeto, ni paz, ni felicidad, columnas dóricas de de la democracia.

Eso.

Qué bello es el fútbol de izquierdas

Lunes, 22 Enero 2018

Ser de derechas, ser de izquierdas. Así como nadie es absolutamente perfecto, nadie es absolutamente de izquierdas o absolutamente de derechas.

-¿Está seguro?

-Nadie está absolutamente seguro de nada.

En Barcelona, hace años, en una emisora de radio, me preguntaron por mi ideológica.

-Verá –contesté- . En el mundo del fútbol, soy apolíticamente liberal de izquierdas, y en el mundo de la política (cuando toca votar) son apolíticamente liberal de derechas.

-No le entiendo.

-Yo tampoco me entiendo, pero soy así. No soy, vaya, fanático. Por eso soy liberal de todo.

-¿Apolíticamente? Suena raro –ironizó la entrevistadora (joven, guapa, lista).

Me explayé entonces:

-El fútbol es una de mis diversiones. La que más, después de la lectura y el cine. Como lo mío es ser apolítico en todo, del fútbol me gustan los jugadores de izquierdas.

-¿De izquierdas?

-Los zurdos. Los que hacen goles con la zurda, con la izquierda. En mi apolítico gusto, son los goles más bellos y extraordinarios. La zurda de Puskas (usted no había nacido) era una verdadera maravilla. Hasta Di Stefano la elogió admirativamente una vez: “Con la izquierda, Puskas hace cosas casi imposibles de hacer con la derecha”. Puskas, Maradona, cuya izquierda era tan rítmica como el bolero de Ravel, Rivaldo y Messi, entre otros muchos. ¿Me explico?

-Diáfanamente, pero –insistió-, ¿por qué a la hora de votar es usted apolíticamente liberal de derechas?

-Cuando se lo explique, lo comprenderá. Comprenderá, naturalmente, la razón de mi opinable punto de vista. La derecha, en política, es a la vez creadora y egoísta, humanamente realista, y el ser humano, como se sabe, es puñeteramente egoísta (hay excepciones, pocas). La izquierda, en cambio, es quimérica y poco creadora. Dijo alguien que “la izquierda, frecuentemente, cuando gobierna, malgasta el dinero que ha fabricado la derecha”.

-Eso es muy discutible –me corta con dureza.

-Lógico. Ya lo está discutiendo usted con su forma de mirarme. Yo, señorita, en esta entrevista, me limito a ser yo, no a ser como a usted le gustaría que yo fuese.

Bien; ayer, Bale metió con la zurda un golazo de padre y madre muy señores míos. Elíptico, bello. Qué bello es el fútbol de izquierdas. ¿A que sí?

Dos batacazos

Jueves, 18 Enero 2018

Errar, no errar: esta es la cuestión. Errar, como se sabe, es humano.

-El fútbol, precisamente, gusta tanto por el humano montante de sus errores y de sus aciertos.

Simeone lo dice de esta manera:

-La mayoría de los goles son consecuencia de errores.

De todos modos, el 1-2 contra el Sevilla ha jorobado, enoja..

-Enconada la vuelta en Sevilla –prevé la inmensa mayoría.

Máxime porque hay derrotas, por inesperadas, que merman el ánimo como una gripe de aúpa, si bien el Atlético, gracias al Cholo, sabe crecerse en la dificultad.

-Sería tremenda contrariedad en todos los aspectos, en el económico y en el deportivo, ser eliminados tan pronto. Hay que crecerse, y mucho, por lo tanto, en el partido de vuelta. Hay que intentar la gesta, hay que intentarla. La gesta es otro de los hermosos componentes del fútbol.

Contra el Sevilla, amén de la sorpresa del resultado, ha habido otra inesperada sorpresa: la relativa opacidad de los ases, no obstante el gol de Costa.

-Y que el Atlético, por las bandas, no carbura, sigue sin carburar.

Por un lado, pues, el resbalón digámoslo así, del Atlético en su casa, y por el lado catalán, el trompazo del Barça en la casa del b Real Club Deportivo Español.

-¡Impensable también! El Real Club Deportivo Español gana por primera vez en Cornellá al Barça u quiebra simultáneamente su racha de invicto en 29 partidos.

Valverde se lo ha tomado con la filosofía de la esperanza:

-Queda el partido de vuelta.

Y mi amigo catalán españolista, con chufla:

-En Calatañazor, Almanzor perdió el tambor, y contra el Real Club Deportivo Español, el Barcelona besó la lona.

Como filosofar es pensar y especular sobre lo que no se sabe, según el pensador inglés Bertrand Russell, sigamos especulando sobre las cosas del fútbol, del que Javier Clemente, que era también bastante filosófico, dijo una vez, tras una derrota:

-De fútbol sólo sé que sé menos de lo que creía.

Dos batacazos de postín: Barcelona y Atlético.

Árbitros y políticos

Martes, 2 Enero 2018

Un año más, yo: un año menos, yo. 2018: acaba en ocho. El ocho es el número del magnetismo, el genio y la inspiración.

-Chorrada.

Puede que sí, puede que no. En la vida, ser chorra o decir chorradas, es cosa bastante común.

-El fútbol, si bien se mira, es una chorrada; y el fútbol, sin embargo, es también, como el cava o la sidra cuando se descorchan, espumoso de alegría y emoción.

La Liga, en España, según los auguradores de toga y bonete, es más barcelonista que nunca.

-Hoy por hoy –opina el secesionista Guardiola- el Barça, con mucho, es el mejor de todos.

Aritméticamente, sí.

-Oiga, y estéticamente. Teje fútbol de magia y arte.

Quizá también. Pero el fútbol, amén de eso, magia y arte, es también emoción.

-Sin emoción, el fútbol aburre.

Si las películas de miedo no generan miedo, no son películas de miedo. Son , sencillamente, una birria de películas. La emoción, digámoslo así, es el “miedo” del fútbol. La gente llena los estadios atraídos por la emoción de la pugna y el miedo a perder.

-¡A ver si ganamos!

Con catorce puntos de ventaja sobre el Real Madrid, ¿qué interés de asistencia va a tener a partir de ahora el coliseo azulgrana? Por cierto, esta temporada, según leo, no se llena hasta la bandera

-Y eso –me susurran- preocupa a la junta directiva.

Sin democracia no hay ley, frase favorita de Rajoy, y sin emoción sufre una de las leyes del fútbol, el dinero. Lo cual que sería estupendo, para la buena salud financiera del Barça, que el “nuevo” Atlético 2018 con Diego Costa al lado de Griezmann se aproximase al Barça. La valla de puntos que los separa es más endeble.

-No estaría mal, la verdad, financiera y competitivamente.

En España, políticamente, es herejía tener sentido común, como demuestra el día a día de los padres de la patria. En el fútbol español, en cambio, también como demuestra el día a día, hay más sentido común, a pesar, incluso, de los fallos de los árbitros.

-Los fallos de los árbitros, usualmente, son fallos no deseados. El árbitro se diferencia del político en que tiene que que decidir al instante. El político se diferencia del árbitro en que decide sus errores tras muchos y argos días de meditación.