Blogs

Archivo de la categoría ‘árbitros’

Gana la competición

Lunes, 24 Marzo 2014

El fútbol es un estado de opinión. Digo opinión, no crítica. No obstante, a raíz de lo visto en el Bernabéu, el día de hoy es fértil en críticas y opiniones.

-La crítica, mayormente, no es sino una opinión cabreada.

Cristiano y Sergio, acabado el partido, estaban cabreados. Ancelotti, elegante, “la elegancia de la mesura”. El Tata, estoico; el Tata se ha atrincherado en lo que percibe, y una cosa es la realidad tal cual es y otra la interpretación –percepción- de esa realidad. El Tata, a pesar del triunfo, huye del repique de las campanas de la loa. “El fútbol en España –tiene dicho- es cosa compleja”. Percibe que es así.

De los siete puntos a sólo uno, y el Atlético sentadito en la cima de la clasificación. De un Barcelona poco menos que “descalificado”, a un Barça que puede “volver” a ganar la Liga, y de un Madrid que parecía que podía poco menos que sentenciar la Liga en el Bernabéu a un Madrid amenazado peligrosamente por el Atlético y el Barça.

-Lo que iguala, en fútbol, mejora la calidad de la competición.

Creo, en efecto, que es más sano y hermoso para el fútbol como competición lo que iguala, no lo que distancia.

-Ya que no se puede distribuir equitativamente la riqueza, distribuyamos equitativamente la pobreza.

Viene al pelo la frase, si bien ni el Real Madrid ni el Barça ni el Atlético son pobres. El Atlético es, todavía, el que menos cuenta; el Real Madrid, el que, tras el 3-4, ha perdido puntos en su carnet de favorito, y en cuanto al Barça, ojo de nuevo con el Barça.

El árbitro le echó un par de cigüeñales señalando tres penaltis. El favorable al Real Madrid, no lo fue; los otros dos, creo que sí. ¿Cuántas veces hubo que ver en la televisión las secuencias de las jugadas de los tres penaltis? Muchas, y aún así discrepan críticos y opinantes, de donde se infiere que arbitrar a gusto de la unanimidad es imposible.

-¿Perjudicó más al Real Madrid que al Barça el árbitro?

Lo que sostengo al respecto es que la expulsión de Sergio Ramos fue castigo exorbitante. En los delitos, hay atenuantes y agravantes. Hay faltas de penalti en que, en efecto, el jugador que en ella incurre debe ser expulsado. En otras faltas, no: el penalti es castigo sobrado. ¿Por qué los señores que desde la FIFA gobiernan el fútbol no se estrujan sus arcaicas mentes y revisan, actualizándolas, sus reglas? La salida de Sergio, esto por descontado, dañó al Real Madrid.

En cuanto al resultado, el Barça tiene dos jugadores que, en forma física, son satánicos para sus rivales. Me refiero a Iniesta y a Messi. Messi, manufacturado o prefacturando goles, es siempre impredecible y creativo. E Iniesta, con su talento, angeliza el fútbol.

El Real Madrid, en fin, no estuvo fino.

La otra Europa

Jueves, 20 Febrero 2014

“Europa tiene a la señora Merkel y la Champions (la otra Europa) tiene al Barça” (opinión de un colega catalán de la rama “soy español, español, español”).

El Barça, con su 0-2 al City, ha causado admiración en el mundo. “Con la tela de araña del cuarteto Xavi, Iniesta, Cesc, Messi, más Busquets, el Barça marea, aturde, y distorsiona al más pintado”, leo.

El City de Pellegrini, a pesar del árbitro (ahora nos ocuparemos de de él), fue roto y descuajeringado por el fútbol-posesión azulgrana, más el épico Valdés.

-Más el árbitro sueco Jonás Erikson, oiga

También. Pero en 90 minutos, y dado que el fútbol es excitante juego de aciertos y errores, hay de todo. El árbitro, como se sabe, es ese señor que, como el azar o el destino, a veces ayuda y a veces hunde.

-Culpable de lo que nos ha pasado, el árbitro. El penalti que no fue penalti y la expulsión de Demichelis nos ha destrozado

Coherente la queja de Pellegrini. Pero eso, como se sabe, forma parte del juego de los aciertos y los errores. Don Santiago Bernabéu, cazurro, realista e irónico, insistió en ello más de una vez:

-El árbitro no tiene culpa de sus errores. El error, suyo o de los jugadores, es consustancial a la naturaleza del fútbol. Yo lo único que le pido a los árbitros es que en la duda se equivoquen a favor del Real Madrid. Cuando yerran a nuestro favor, incluso les felicito.

La expulsión en fútbol , en efecto, es como si le sajasen a uno el cuerpo. Hay expulsiones repudiables por su percepción de ensañamiento. Cartulina roja y expulsión, en ocasiones, es un doble castigo. El Reglamento de fútbol es, por inmovilista, arcaico. Ya no se pitan faltas de tiro indirecto dentro del área, como escribí hace unos días. ¿Por qué? Otra sugerencia, si bien inútil, lo sé: ¿por qué, como en el balonmano, no se sustituye irracional el mazazo de la tarjeta roja - que rompe el equilibrio de fuerzas de un partido- por expulsiones temporales?

En cuanto al Atlético, otro aplauso. También él, con su 0-1 en San Siro, tiene metida una bota en los cuartos de final de “la otra Europa “.

Ancelotti. Hay cosas que se piensan pero no se dice. Ha declarado que “su favorito” para ganar la Copa de Europa es el Bayern.

-Ancelotti, agorero como el nihilista Cayo Lara. Don Cayo, en lugar de ofrecer soluciones, sólo pide dimisiones: ¡que dimita el ministro de Interior, que dimita Pepe Le Moko, que dimita…! Don Dimisiones. ..Ancelotti, hay que creer en uno y no ser agorero- me deplora un directivo madridista.

El salivazo

Lunes, 4 Febrero 2013

Ver y actuar o ver y no actúa:esta es la cuestión.El jugador bético Amaya le selló la cara a Diego Costa con un puerco salivazo.Quiero creer que el árbitro no lo vio.

-¿Lo vio usted?

-No,no lo vi.

Quien no ve,no peca.Pero el fútbol es también la televisión y en ésta,repetida la imagen,se vio nítidamente como aterrizaba  la babosa secreción del bético en la cetrina cara del jugador rojiblanco.Asqueroso y punible.

El otro día,un colega no español,me decía:

-En España os va el rifirrafe.El rifirrafe entre políticos.El rifirrafe cotidiano,ni que fuera un padrenuestro,de “Sálvame”,y el rifirrafe en casi todo.Naturalmente,no es excepción el fútbol.

¿Exagera mi amigo? Pienso que no.Porque es verdad que nos va el rifirrafe,el cual,pudiéndose impedir,no se impide.

-Es que sin rifirrafe,la vida del español sería aburrida.

¿Por qué somos tolerantes con lo que no debiéramos serlo? ¿Por qué somos intolerantes con lo nimio?

La cuestión es que hay cosas feas e indignas  que se ven y no se actúa para evitarlas.Repulsivo el salivazo de Amaya.No lo vio el árbitro.Pero lo hemos visto  miles de españoles en la televisión,ese “documento chivato”,que dijo quien lo dijera.¿Actuará de oficio el Comité de Competición de la Federación Española,o se parapetará tras el argumento de que no juzga  lo que no denuncia  el árbitro en el acta para así  lavarse impunemente  las manos del deber legal y moral  en la jofaina de la necedad?.

Vamos a esperar.Sería formidable,por el bien y la higiene y la ética del fútbol,que el Comité sancionase a Amaya,con lo que se pondría  traba y veto a hábito tan grimoso como no permisible.Otra cosa que,por cierto,tampoco hace  el Comité de Competición,y en esto tiene razón el friqui Alves,es ser tan tolerantemente cero con el racismo.

La suave autoridad genera violencia.Lo decían ya los romanos.

Ácido sulfúrico

Viernes, 23 Noviembre 2012

Mediáticamente hablando,y escribiendo, el símbolo químico de  Mourinho es H2SO4 (ácido sulfúrico).

-Mira - me sacude las telarañas de lo ojos un amigo-, Mourinho es muy listo. Mourinho, desde siempre, sabe que el fútbol es balón y prensa. Con el balón,se teje juego,se hacen goles y se divierte la gente. Como decía don Santiago, el fútbol es juego de distracción para los domingos y  palestra de discusión para el resto de la semana.

Acabado el partido con el City, Mourinho, siempre pendenciero, sarcástico y custodio de su “imagen mediática”, dijo “que si no meto al equipo en octavos (de la Champions), la prensa no me deja volver a España”.

-Mou, a los chicos de la prensa, os ve como un toro (siempre la metáfora del toro y de la piel de toro,o sea España) -me sigue aleccionando el mismo amigo-  y de ahí que se lo pase con vosotros de fiesta nacional y banderillas. “Os voy a clavar este par”, se dice. Y lo hace. Y lo hace con ingenio ácido, porque la prensa, a él, le sulfura,o él, con toda la intención del mundo, se sulfura con gozo interior ante ella -más bien esto- para que su imagen mediática no decaiga.

Yo creo que a Mou lo que le gusta del fútbol es porfiar,litigar con la prensa. El balón,a lo mejor,le aburre;bueno,eso,por exagerado,es inexacto;el balón para él tal vez sea sólo la coartada para ganar muchísimo dinero y “jugar”con la prensa,que es la que realmente le excita.

De no haberse clasificado para los octavos de final -de segundón del grupo, que no de líder como el Barcelona y el Malaga en sus grupos-, hubiera regresado a España. Claro que sí. Pero en tal caso su “ácido sulfúrico”, como atroz disolvente de su personalidad, habría sido Florentino Pérez, su mecenas, su mentor, su chequera.

-Yo le dije a usted -le recordaría FP- que el inexcusable” objetivo  de superavit” del Real Madrid de este año era la Décima.Usted,señor Mou,es un petardo,por muy mediático que usted sea.

De todos modos,Mourinho,como el extinto  Helenio Herrera (sólo que éste en simpático),es un señor muy, muy, muy listo. Porque con él, el fútbol Real Madrid no es esplendoroso; en el Real Madrid de Mourinho,los esplendorosos son sus individualidades goleadoras, afortunadamente para él, para FP y para el madridismo.

Ya dijo quien lo dijera que inteligente es el que explica lo que hay que hacer para llegar a ser  millonario; listo, el que se hace millonario.

Culpable mayúsculo: Mourinho

Jueves, 22 Marzo 2012

La finalidad del fútbol es la emoción por la acción del gol y el gol  -ojo a esto- del control de las emociones.Mourinho es un divo.El divo,a veces,cae en la   desaforada patología de los excesos.

-¿Como Mourinho?

-Exacto.

Contra el Villarreal,al margen de errores tácticos o estratégicos,que los hubo,el megaerror del partido fue Mourinho.Si la cara es el espejo del alma (el refrán es filosofía pura),el equipo es el espejo de su entrenador.Mourinho es un espejo malo,un mal espejo.De ahí los desquiciamientos -ayer- de algunos de sus jugadores.

-Sigue cayéndole mal Mourinho.

Acepto el reproche.Cuando la cultura del yo,”yo,yo,yo,como yo nadie,yo soy el Solón del fútbol”,nubla el  sentido inteligente (digo “sentido inteligente”,no digo “sentido común”),hay que preocuparse.Hay que empezar a pensar que “aquí pasa algo o algo está pasando ”.

Mourinho,en los partidos,en la banda,es aguijón y escarabajo verde de los árbitros.Se levanta,pasea,los mira con descaro,se encara con ellos,excita al público.

-¿Era así en Inglaterra,cuando estaba en el Chelsea? -he indagado.

-Como es ahora en el Real Madrid,no.

En Villarreal,el árbitro cometió errores.Cierto.Pero a favor y en contra de los dos equipos,y más en contra del “submarino” (dos penaltis:lo fueron con el Reglamento en la mano) que del “acorazado” blanco.Contra el Villarreal no empató  el Real Madrid por culpa del árbitro,el Real Madrid empató  en Villarreal por culpa de Mourinho.En Villarreal,Mourinho acrecentó el  patológico cuadro de sus vicios e inseguridades,y,acabado el partido,cometió el error,inmenso error ,de  despreciar antiseñorialmente,antideportivamente  a los periodistas (no es de recibo  el pretexto de que estaba nervioso y tenía miedo a no poder contenerse).

Culpable mayúsculo,Mourinho.

Coletilla:séis puntos es muro espeso y alto entre el Real Madrid y el Barcelona.Un magnífico dividendo para ganar la Liga.Si no la gana el Real Madrid,culpable otra vez  vez Mourinho.

Políticos y árbitros

Jueves, 2 Febrero 2012

En España, como se sabe, ocurra lo que ocurra, la culpa es siempre de los políticos y de los árbitros.

-La culpa de la crisis es de los políticos -dice hoy en los periódicos con acento categórico don Emilio Botin, banquero por familia y por propios méritos.

A don Alfonso Escámez, que me quiso y le quise, las dos cosas, sí, le dije una vez:

-Querido Alfonso: me voy a morir con dos frustraciones. La frustración de no saber tocar la guitarra y la frustración de no atracar un banco.

Se me engalló:

-Pero, ¡qué dices!

No me excusé:

-Me dejaré ganar al frontenis por ti -le dije-, pero no me retracto de mi frustración de ladrón de banco. Dios nos castigó a ganarnos el pan nuestro de cada día con el sudor de la frente, pero no es justo que vosotros os forréis prestando con altos intereses el dinero que os prestamos los cuentacorrentista con bajos intereses.

Cortó conciliador y miserircordioso

-Anda, te absuelvo de tus majaderías.

Ahora está Allá Arriba gobernando algún banco de San Pedro. “Alfonso, te quiero”.

Los árbitros son los políticos del fútbol. La culpa es siempre de ellos. Mourinho la tiene tomada con ellos, porque cuando el Real Madrid pierde o empata con el Barcelona, la culpa no es nunca de él, ni de los jugadores. Es de los árbitros. El Barça,mientras le ha ido  todo de buen vino de la Rioja y olorosas y sensuales rosas de El Cairo, ha hablado siempre con respeto disculpador de los árbitros. Pero como lo del buen vino y las rosas egipcias  ha empezado a irle “consí, consá” (Tip) por culpa de los siete puntos de ventaja que le saca el Real Madrid, Sandro Rosell se ha descocado reconociendo que “la cosa -o sea, los árbitros- no le pinta bien al Barça”. Y pide -él es fino- “fair play” neutral”. Pep Guardiola, por su parte-también de guante blanco y seda -  interroga, se interroga: “¿Para qué sirve quejarse o decir basta? También perderíamos ante sus altavoces” (altavoces: metáfora con la que sin señalar señala a los favorecedores del Real Madrid).

La casta política es diferente. No la eximo de culpa. A España le sobran políticos de chichirinada a mogollón (sí, hay demasiados políticos de chichirinada) a la vez que le faltan políticos con talento gestor, vocación de servicio franciscano y honrados a carta cabal a pecho descubierto y con los bolsillos al aire libre.

Los árbitros. ¿Que qué opino de ellos? Lo de don Santiego Bernabeu:

-Los árbitros, en general, son todos honrados. Lo que ocurre es que a veces se equivocan honradamente. Lo único que les pido es que procuren equivocarse honradeamente a favor del Real Madrid.

Don ego, don listo y don excusas

Lunes, 12 Diciembre 2011

DON EGO,DON LISTO Y DON EXCUSAS

Están “tocados”. ¿Quiénes? La cúpula, o sea, Florentino Pérez, los jugadores y el increíble Mourinho.

GESTOR. Ante todo, Florentino es un gestor. Su ego,gestionar con éxito. ¿Narcisista? Sí, pero endógeno. Hay quien se mira en el espejo para decirse:”Qué guapo soy, qué ojos tan bonitos tengo, qué bien visto”. El espejo de Florentino es su conciencia; se mira en ella para verse como gestor, no como hombre guapo. Está preocupado. El Real Madrid, a Florentino, cuando le da un disgusto, se lo da con truenos y rayos, como el 1-3 del sábado. Y eso se lo traga él sólo, a solas. Bajó al vestuario, sí, pero esa noche durmió inquieto, mal. “El proyecto Mourinho no puede fracasar, no puedo volver a estrellarme contra el Barcelona”, le bulle en el cerebro.

BATACAZO. Y es que, en efecto, el 1-3 es eso que nos pasa cuando creemos que eso nunca puede pasarnos a nosotros. El batacazo ha erosionado el bordón anímico del equipo. Es así, se diga lo que se diga. Antes del 1-3, el Real Madrid había echado la cuenta de la lechera: “Tres puntos que le sacamos,que sumados a los tres de hoy (daban por hecha la victoria sobre el Barcelona ) y a los tres  de Sevilla,nueve.Liga en el zurrón”. Aritméticamente, ése era el cálculo. ¿Qué pasará en Sevilla? Por eso bajó Florentino al vestuario. “Ahora no se me pueden venir abajo”. Florentino, gestor frio e inteligente, mide muy psicológicamente sus acciones. Sus puntadas son siempre certeras.

DON EGO. Esto es, Mourinho.Esta vez “invoca” la suerte como excusa. Es Don Ego y Don Excusas. Cuando no es el árbitro, es otro agente, el que sea, o es la suerte, de la que Woody Allen dice que es hermosa y perversa como una cortesana,según. No, señor. Listo. El Barça de Guardiola le ha vuelto a dar a usted todo un solemne y soberano baño. En todo. Se queja usted del gol de suerte de Xavi, pero soslaya el gol de suerte de Benzema. El fútbol es un juego de aciertos y de errores, y de “suertes”. Yo no sé si es usted tan bueno como jalean sus palmeros. Creo,más bien, que usted es un entrenador  afortunadamente casado con “esa cortesana” y bigamente matrinomiado, también esto, con plantillas de jugadores millonarias. ¿Su problema? El Barça de Guardiola: he ahí su murazo. ¡A por ellos! ¿A por ellos? A  partir de ahora, ese es el  formidable reto de su formidable  suerte.

El problema de Mourinho

Mircoles, 22 Diciembre 2010

Problemas en el Real Madrid, que se reducen a uno solo: el Barça. El Barça no es un gran equipo, es el equipo. El Barça, cuando gana, ya no sorprende.

-Sorprenderá el día que deje de ganar, el día que pierda.

La diferencia entre Guardiola y Mourinho es que Mourinho disfruta “jugando a los medios mediáticos, con los medios mediáticos”. Mourinho,ante un periodista,se lo pasa como un hetero ante un bellezón (¡hay tantos!) del cine. Hubo una vez, que así comienzan los cuentos, un entrenador que se llamaba Helenio Herrera. Aficionado  ”a jugar” con los periodistass como Messi con los defensas. Helenio era un inteligente genético, y un día dijo esto: “Contra el río revuelto del mal juego, el juego de sacar fantasmas para distraer a la gente del mal juego del equipo”. Lo conseguía.

Mourinho, en el vestuario, era el alma de Helenio Herrera. Mourinho es muy listo pero que muy listo. Se ha dado cuenta de que el Barça es el Atila de la Liga. “Contra éste, hoy por hoy, es imposible pelear”, adivino que piensa Mourinho, y va y con la ladina sutileza de un Helenio Herrera arremete contra el organigrama del Real Madrid y enseña un papel con los l3 errores del árbitro Clos Gómez y declara que va a pedir un urgente  cara a cara con el número 1 del Real Madrid,o sea con Florentino Pérez.

De los 13 errores, salvo el penalti al “Pirata” -para mí lo fue-, el resto ruido de nueces. O los ruidos de nueces del partido nuestro de cada jornada. Hubo, sí, más de un fuera de juego dudoso, pero ni los telecomentaristas, tras las repeticiones, coincidían (esta vez vi el partido por la televisión, culpa de la gripilla). Lo que sí vi es “el mal fútbol” del Real Madrid. Que Mourinho es sabio en fútbol, lo dudan pocos, o pocos son los que se atreven a discrepar de su sabiduría. Pero el Real Madrid de Mourinho, a día de hoy, gana pero no divierte, gusta poco y está, esto por supuesto, a años luz  del fútbol filigrana y fascinador (al margen de forofadas) del Barça. El placer debe aprenderse, y el Real Madrid de Mourinho no ha aprendido todavía ese placer, y de ahí que ”utilice” a  los medios  con historias para no dormir: aquí sólo yo defiende al equipo, aquí quieren que sea yo el que me meta con los árbitros, aquí hay un organigrama que maldita la gracia que me hace. Y así, así y así.

La gran verdad: el 5-0 del Barça y que el Barça es el Apolo de la Liga.Pero el fútbol, no se olvide, es una cosa, como el mar, de mareas altas y mareas bajas, y el Barça no siempre va a ser el Apolo -o el Neptuno-  que es. Paciencia, pues, y a no perderla

‘Merde’ y mierda

Lunes, 15 Noviembre 2010

 Mierda en francés suena y huele más fino: merde. En Español, el sonido ,también el olor, es más áspero y desagradable. Mierda,sin embargo,es vocablo de desahogo entre personas de alto copete -educadas, elegantes, cultas - y personas vulgares.

-El taco, el vocablo zafio, en España une, enriquece el día a día.

Lo dijo un escritor de alto copete, Cela. Fernando Fernán Gómez, actor también de alto capote, mandaba en seguida y sin contemplaciones a la mierda a quien le sulfuraba. Gritaba:

-¡A la mierda! ¡He dicho que a la mierda!.

Arturo Pérez Reverte, el novelista español más celebrado, dijo hace pocos días del ex ministro de Asuntos Exteriores Moratinos que era un mierda por gimotear.

La palabra mierda, pues, es a nuestras bocas lo que las castañuelas a las manos de las “bailaoras” .

-¡Olé, mierda, qué tía! -jaleó en Madrid, en un “tablalo”, un turista  emocionado por el tipo, la cara, el baile y las castañuelas de una andaluza morena y brava.

Mourinho, muy a la española,que no a la portuguesa, cayó igualmente en desconsideración al “confundir” al árbitro Paradas Romero con la mierda.

El señor Preciado, entrenador del Sporting de Gijón, más sanguíneo que Cela, Fernán Gómez, Pérez Reverte y Mourinho, ha llamado al muy “titulado” señor Mourinho “canalla”.

-Mierda, pase,¿no cree usted?, pero ¡canalla! Mierda es, como usted bien dice, un desahogo. Canalla, en cambio, es voz insultante, agresiva, feroz.

Pase o no, lo cierto es que hay, en términos metereológicos, alarma naranja en el fútbol, y pasa que el próximo día 29, en el Camp Nou, en partido “cuasi decisivo” para el título de Liga, el Barça de Guardiola recibe al Real Madrid de Mourinho. Partido “cuasi decisivo” y partido de “alto riesgo” o de  alarma roja.

-A Mourinho,tan locuaz, habría que recomendarle tal vez que no tense tanto las cuerdas vocales -oigo y leo.

Tal vez. Pero el fútbol es como la política. El título de Liga de la política es la Moncloa, y por llegar a ella o no irse de ella hay que ver la de  cosas que se dicen los instalados y los aspirantes a instalarse, esto es, ZP y Rajoy y sus compañeros de equipo. El fútbol, como la política, es también un pulso entre el poder y la oposición, o sea entre los de arriba y los de abajo o sólo entre los de arriba, o sea el Barça y el Real Madrid.

Creo en los árbitros

Martes, 9 Noviembre 2010

Otoño. A los árboles empieza a caérsele el pelo de las hojas y al fútbol empiezan a brotarle las primeras suspicacias contra los árbitros.
-El árbitro es ese señor que no vió lo que todos vieron. De ahí que las “masas”, por saimple mayoría, estén contra ellos.
Otra manera de juzgar el arbitraje es ésta: si el árbitro es justo, no da gusto a nadie; si es justo a favor de lo que gusta al público, cabe la sospecha de que sea injusto, y si es injusto contra lo que gusta al público, posiblemente sea justo.

Galimático, sí. Pero tal vez descriptivo. Ya han empezado los talibanes de éste o aquél equipo a soltar quejas contra los árbitros que “favorecen” al Real Madrid o perjudican al Barça. El Real Madrid es un poder, cierto, pero no más poder que el Barcelona. Así lo ve uno, y si no es así, o usted discrepa de uno, para usted la razón.
-Es usted muy cortés.
-A veces, no siempre.

Yo soy agnóstico en aritmética: siempre la he entendido mal, siempre me ha entrado con dificultad en el área neuronal de los números. Pero no por eso la detesto. En el fútbol, hay aritméticos muy sobresalientes, y sobre sobresalientes, entre maliciosillos y malquistadores.
-Es que el fútbol vive también de eso.
Lo sé, lo sé. El caso aritmético de hoy es, según los aritméticos azulgranas (ojo: igual de respetables que los madridistas; uno vela mucho por su objetividad), que al Real Madrid, a favor, le han pitado ya tres penaltis; a favor del Barça, ninguno. Y eso “no es justo”.

Me gustaría que los arítméticos en penalties, cuyo talento memorión envidio, contabilizasen con igual esmero los balones que los jugadores estrellan en los palos o las ocasiones de gol que malogran. ¿Por qué no hay contables de esto también?
No creo en el “villarato blanco”, no creo en la male fe de los árbitros y no creo en la aritmética, que tantro me hizo sufrir. Creo que tras 38 jornadas de competición, la Liga no la ganan o la pierden los árbitros: la ganan o la pierden los jugadores.