Blogs

Archivo de la categoría ‘atlético de madrid’

Puente

Sbado, 10 Diciembre 2016

Puente en la ciudad condal. Barcelona es una gran ciudad. Barcelona no tiene culpa del clima separatista que la acongoja y acollona.

-La mayoría de los catalanes, te lo digo yo, no somos independentistas. Cataluña, fuera de la piel de toro, sería un disparate para la piel de toro y para el resto de nuestros compatriotas españoles. La culpa de lo que está pasando aquí es del Gobierno. ¿Por qué en su momento, que lo hubo, no actuó Rajoy con la autoridad de la Carta Magna? ¿Por qué se le arrugó la autoridad? Tuvo miedo. Sí, miedo. Y si, como él dice, sin ley no hay democracia, tampoco hay democracia sin autoridad.

Mi amigo, catalán de toda la vida por parte de su madre y de su padre desde hace siglos, me habla con indignación.

-Estoy indignado, sí, porque, ¿sabes cuál es el problema crónico de la derecha? Cree que si aplica con autoridad la ley, algo tan democrático en las democracias que funcionan democráticamente bien, le van a colgar el remoquete de carca, facha. Ignora que la autoridad es el orden de las democracias civilizadas.

Descansa unos segundos. Prosigue:

-Horroroso, qué horriblemente suena, oír a los políticos en la televisión Cataluña y España, como si Cataluña no fuese ya España. ¿Ves como la culpa de lo que pasa es de ellos, de los políticos paniaguados? Yo soy español, catalán de Lérida. ¿Qué es eso de España y Cataluña?

Descansa, le digo. No sigas encolerizado, te va a dar un patatús.

-El patatús lo vamos a sufrir todos los que amamos la piel de toro si, desgraciadamente, los políticos siguen hablando de pluralidad, diversidad, asimetría y todas ésas estúpidas mandangas.

Me está dando el “puente”. Se lo echo en cara:

-Majo, me estás acibarando el minidescanso. .

-Perdón. Pero es que… Oye, otra murga, esta de fútbol: ¿es verdad que el nuevo campo del Atlético va a llamarse “Guanda” Metropolitano.

-Eso parece.

-¿Crees tú que ese bautizo gusta a la familia rojiblanca? ¡Qué impersonal, qué poco gusto, qué feo! ¿No?

-Le diré a Cerezo, puesto que están de moda, que consulte la opinión rojiblanca mediante un referéndum.

Sonríe. Menos mal. Me ha dado el “puente”.

Sábado, sabadete

Domingo, 20 Noviembre 2016

Cero a tres. Duro, muy duro, ciertamente. Un forofo del Atlético, acabado el partido:

-Qué sábado, sabadete, tan cabroncete.

Y es que el Atlético de Simeone no parecía el Atlético de Simeone , de igual modo que Real Madrid de Zidane no parecía el Real Madrid de Zidane.

-Simeone, a menos, y Zidane, a más – susurraba decepcionado otro aficionado.

El fútbol, como la vida, es un juego de azar, y “el ignoto misterio del azar” (doctor Marañón) a veces lo trastrueca todo. Dice Luis Enrique, tras el empate con el Málaga:

-Hemos sido infinitamente superiores, el resultado es infinitamente injusto.

El fútbol no es “ciego” como la Justicia; el fútbol, hay que repetir, ni es justo ni es injusto; es como es: futbol. Puñetero, azaroso, cabroncete

Consecuencias del cabroncete sábado, sabadete: Simeone tiene que rehacer o recomponer la estructura del equipo. ¿Por qué ha dejado de jugar como las temporadas en que imponía pánico, respeto y miedo? ¿Por qué, cuando se creía que había conseguido para la actual temporada una plantilla de cracks, está haciendo crac? Tres derrotas en los cuatro últimos partidos suma el Atlético.

-Y eso da que pensar.

Y mucho. Ya, en la Liga, horror, a nueve puntos del Real Madrid y a cuatro del Barça. El Atlético, que era granítico muro sin grietas, agrietado.

-Y ahora, casi con toda seguridad, en lugar de jugar a ganarla, jugará solamente a clasificarse para la Champions. Cambio climatológico en la Liga, como el cambio que está acollonando al planeta Tierra.

Me pasa con el tremendismo lo que con el populismo: no me van. Simeone, con el resbalón del 0-3, ha colocado una cruz negra en su áureo currículo. Verdad. Pero eso no significa que Simeone, como leo, ha empezado a dejar de ser el que ha sido Yo no lo veo así. Lo que tiene que hacer Simeone es ser leal a sus “ideas”. No traicionarse. Y no dejarse llevar por la emoción: lo digo por Torres.

-El fútbol es un juego de emociones para el público, no para los jugadores y para los entrenadores.

He olvidado la autoría: ¿Valdano , Mourinho?

Otra consecuencia del sabadete cabroncete: el Barça sin Messi y sin Iniesta deja bastante que desear. Me reafirmo una vez más en mi percepción de que el Barcelona sin Messi, que diría don Miguel de Unamuno ( en celebrado candelero estos días: era formidable), convence menos y vence, cuando vence, con muchas dificultades. El Barcelona es él y Messi; sin Messi, es menos él.

Tercera y última consecuencia: Zidane tendrá o no tendrá experiencia, pero “su” Real Madrid sigue sin perder y tal vez consiga que haya, como en la democracia de partidos, alternancia en la consecución del título de Liga.

-El Real Madrid, esta temporada – declaran sus jugadores- tiene que volver a ganar la Liga, tiene que arrancarle ese privilegio al Barça.

Sábado, sabadete.

De tres en tres

Lunes, 5 Octubre 2015

Empate en el Calderón. El Atlético, contento: juzgo por las declaraciones de sus jugadores. El Real Madrid, descontento: “Queríamos ganar”. Claro que querían ganar: de haber ganado, habrían dejado un poquito detrás al Barça. No ha sido así. Superada la séptima jornada de Liga , el Barça y el Real Madrid siguen juntitos.

El Real Madrid de Benítez no es todavía el Real Madrid que quiere Benítez.

-El fútbol –leo que declara - es jugar bien, meter goles y ganar.

Si es eso lo que ansía Benítez, hay que esperar.

-Cambiar de entrenador dos años no y uno sí, no es bueno. Hacer un equipo es conjuntarlo; y conjuntar debidamente un equipo cuesta tiempo.

Esto se lo tengo oído y recitado a casi todos los entrenadores inteligentes que he conocido desde Helenio Herrera a hoy.

-El fútbol es un juego de asociación de todos para todos y asociar a todos con todos, no es nada fácil –decía el adusto Mourinho en su parada y fonda en el Real Madrid,

Mourinho, por cierto, tiene un ego tan alto como la luna, lo dice él hoy, que conste, lo dice así:” Yo no voy a dimitir. Si el club (su Chelsea, quinto por la cola en la Premier, a diez puntos del Manchester City, líder) quiere echarme, que me eche. Si lo hace, echará al mejor entrenador de la historia del Chelsea. Lo admito: tengo un gran ego y me considero el mejor”.

El mejor ego del mundo, en la cola de la liga inglesa. El fútbol es así de repelentemente puñetero.

-El fútbol es como la política –me dice un amigo mío, político y diputado, o sea colocado- . Me gustan ambas cosas, pero ¡dan unos disgustos!

Si sólo fuese a él…

Benítez, pues, todavía no le ha cogido el punto al Real Madrid. Simeone, tampoco se lo acaba de encontrar al Atlético. Lo de Simeone es peor: mucha gente joven y nueva. Cuando consiga asociar a los nuevos con los veteranos, matrimoniarlos, vaya, el Atlético volverá a ser chulescamente cholista. Pero chulesco en la acepción de bravo, majo, temible, gallito.

-¿Está usted seguro de tan valiente aseveración?

-Me atengo a lo que veo y a lo que el propio Simeone opina.

De momento, en la Liga, sigue el codo a codo entre Real Madrid y el Barça; y “El Otro”, esto es, el Atlético, también de momento, experimentando.

Y Piqué, por cierto, imitando la pedagogía de Simeone: la de éste, como se sabe, es la de “partido a partido”. La de Piqué, de “tres en tres”. Traduzco: que a partir de ahora el Barça tiene que empezar a sumar los tres puntos de cada partido, sin traspiés.

Chicharito

Jueves, 23 Abril 2015

Chicharito: he aquí el hombre. He aquí el “reserva” opaco. He aquí el autor del gol que ha abierto la puerta de la semifinal al Real Madrid. Chicharito estaba pero no existía, o existía y apenas se contaba con él. Chicharito, sin embargo, y por eso lo trajo quizás el Real Madrid, es puro nervio de área.

-¿Un ariete a la vieja usanza?

-¡Pues sí! Un Villa. Villa, ¿lo recuerdan?, olfateaba el gol. Era lo mejor de él.

El fútbol es instinto y olfato. Casillas, “un bajito” ágil y con reflejos raudos entre los palos, se lo debe todo, o casi todo, al “gen” del instinto.

-Eres, Casillas, puro jamón de instinto.

Le dijeron en cierta ocasión. Gen o jamón de bellota, qué más da.

Chicharito ha amortizado su coste en un solo partido. Gracias a su gol, respira sin angustia Florentino Pérez, gracias a su gol ha sosegado su entramado nervioso Ancelotti, gracias a su gol quizá el Real Madrid llegue a la final de la Champions y la gane.

-Y entonces, claro es, quizá Ancelotti y Florentino le digan a Chicharito: de irte, nada; tú no te vas, tú sigues con nosotros.

Ni Rato – qué cansino y vengativo empieza a oler lo de este señor-, ni Montoro – qué cansino también lo de este otro señor-, ni la “peste del fraude” –qué hedor la de esta plaga, también- nublan el éxito de Chicharito.

-No era nadie. Ya es astro. Chicharito hace historia para su currículo y para el currículo del Real Madrid. Dos pájaros con el tiro de un solo gol.

Ser sabio. ¿Qué es, en fútbol, ser sabio? ¿Fue sabio Simeone, tan sabio, al sustituir a Griezmann, el goleador rojiblanco, por Raúl García? ¿Fue sabio Ancelotti eligiendo para la titularidad a Chicharito en detrimento de Jesé? No soy juez, Dios me libre. Ni sabio. Soy, como todo “bicho” racional o irracional viviente, espectador de lo que ocurre.

-Y como espectador, ¿no cree que en esta ocasión el Atlético planteó el partido con sobredosis de miedo?

-No lo sé. El partido lo único que ofreció fue incertidumbre, la emoción de la incertidumbre. Calidad de fútbol, poca. Pero ya dijo quien lo dijera que el fútbol es también el dilema de la incertidumbre y del gol.

Chicharito, en fin, repito, era el “fichaje opaco” que escondía el Real Madrid para este partido con el Atlético. El día de San Jorge, el día de Chicharito. Libros, goles.

Simeone y Rajoy

Mircoles, 8 Abril 2015

La política, para el político, es el arte de gustar al adversario (la suegra mayormente), al indiferente (cuñada o cuñado) y a la familia consanguínea.

¿Quién dijo eso?

-Alguien con sentido del humor.

Simeone tiene algo de político casi perfecto. Rajoy, en cambio, tiene suegra. Rajoy, a pesar de sus detractores dogmático, ha salvado a España del “rescate” de la señora Merkel, con él ha empezado a crecer la economía y con él no ha subido el paro.

-No obstante, su nube negra, negrísima, es la nube de más de cuatro millones de parados. Su otra nube negra es que “no conecta” con la calle.

Ay, la calle. Es el pecado mortal de la mayoría de los políticos.

-A mí se me da de cine y de Primitiva como la calle, no así la economía, qué rabia – se me lamenta un político en ejercicio y simpático de verdad (soy discreto).

Digo que a Simeone se le da el arte de la política (¿qué no es política en su acepción más laxa). Su familia, la familia rojiblanca, lo adora.

-¡Eres más grande que el Mesi y el Cristiano! –le piropean en el Calderón

Simeone y Atlético: el matrimonio perfecto.

-El listo, muy listo, también como psicólogo – me aseguran directivos rojiblancos.

Lo imitan, pues. Luis Enrique, que se mira en él –lo niegue o no-, empieza a decir cosas parecidas a las del argentino. En vez de “partido a partido”, dice “ahora”. El futuro para ellos no es que no cuente, es que lo supeditan a las veinticuatro del día a día.

-A partir de ahora, cada partido será una final – acaba de diagnosticar Simeone.

Es verdad. Una final para el Atlético, que aspira a no perder la gallina de los huevos de oro de la Champions (tercero en la Liga), y una final para el Barça y para el Real Madrid, que aspiran, naturalmente, a ganar la Liga.

Ancelotti, que es el más culto y diplomático de los tres, tiene también, como Simeone, el talento de la empatía.

-Me gusta tanto el Real Madrid y Madrid, que me disgustaría profundamente perder lo que tanto me gusta.

Diciendo eso, ¿es o no es político Ancelotti?

Fútbol y política. Hay que mirarse en Simeone, señor Rajoy. La calle es el graderío de los políticos. Hay que vivirla y hay que hacer algo, ya, por los parados que están en la calle.

Dogmáticos y liberales

Lunes, 23 Febrero 2015

¿Es dogmático el español? Mucho. ¿Es forofo el español? Raro el que no lo es. ¿Es demócrata el español? Poco, pues antes que demócrata es dogmático y forofo. Churchill, que pensaba antes de hablar y de escribir, y que escribía y hablaba con ironía, un día se definió así:

-Soy un demócrata liberal, luego soy un demócrata raro.

Ser liberal, máxime en España, es dificilísimo.

-Yo soy liberal del Atlético de Madrid –dije, escribí, una vez.

-Tú no eres atlético. El atlético no es liberal. El atlético es dogmáticamente atlético - se enfadó conmigo, apenas oírme, un compañero dogmáticamente forofo del Atlético.

Cuando sostengo, y lo sostengo a diario, que mientras no seamos liberales no seremos nunca buenos demócratas, me ponen de chupa de dómine los demócratas no liberales, que son casi todo y muy especialmente s los que se jactan de ser muy demócratas. Máxime los que presumen de demócratas progresistas: éstos, en mi sentir, son los menos fiables, los menos demócratas.

-Ser liberal es autocriticarse, para ser liberal hay que aprender a autocriticarse.

Este pensamiento, que me gusta mucho, lo escuché en una conferencia. Lo apunté en el acto.

En el campo del Elche, ayer, parte de la afición ilicitana –ilicitano, alicantino fino-, aplaudió a Isco cuando fue sustituido .Aplauso cerrado y abiertamente liberal, liberalmente limpio, elegante, desprendido. Se extrañó hasta wel telenarrador: “¡Están aplaudiendo a Isco”, comentó como quien comenta un suceso insólito.

Desde miteleasiento, sumé mi aplauso al de la afición ilicitana. Exclamé:

-Qué bien funcionaría este país si todos fuéramos como estos ilicitanos.

Matrimonio con frecuencia fútbol y política, porque el fútbol es también política. Cuando, en fútbol y en política, aprendamos a vencernos liberalmente a sí mismo antes de vencer forofamente al rival, seremos mejores. Ni se dude.

El PSOE DE Madrid ha elegido a un liberal no socialista de cuota, Ángel Gabilondo, para que compita por la presidencia de la Comunidad.

-¿Es que no hay en el PSOE ningún socialista de cuota –se queja en la radio un socialista de cuota, probablemente- capacitado como el hermano de Iñaqui Gabilondo. ¡Esto es como el fútbol: hay que pescar los delanteros en el extranjero por carencia de ellos en España!

A mí me parece estupendo el fichaje de Ángel Gabilondo por el PSOE. Ángel Gabilondo es un liberal muy inteligente, un liberal que ha escrito esto tan filosóficamente oscuro:”El atletismo es una rama de la filosofía”. O esto otro tan preñado de sentido común:” Lo socialmente deseable no siempre es posible económicamente”.

Medalla de oro a la afición de Elche. Si yo fuese Miguel Cardenal, felicitaría ya a la afición de Elche. Miguel Cardenal, por supuesto, carece de sensibilidad liberal y política para que se le ocurra algo tan deliciosa y elementalmente simple. Y medalla de oro al PESOE por el fichaje de Ángel Gabilondo.

Pugnacidad y talento

Lunes, 5 Enero 2015

Pugnacidad y talento, en fútbol, indisociables. El talento del Atlético de Madrid, mayormente, es la pugnacidad, y la pugnacidad del Real Madrid, especialmente, es el talento.

-A los jugadores que luchan y fallan, les perdono; soy poco magnánimo, en cambio, con los que fallan por luchar poco.

Así piensa y así se expresa , más o menos, Simeone, para quien la pugnacidad es el azadón del talento.

-El Atlético es voluntad, voluntad de trabajo. Vivir, trabajar, en todo momento, sin descanso.

Al Real Madrid no le ha sentado bien el turroncito del Mundialito, tampoco el de la Navidad. Lo ganó y desde entonces, dos derrotas. No sólo eso, sino que en Dubai, el “decadente” Milán, lo puso K.O.T, técnica y anímicamente.

-Ah, no, cuatro a dos. Qué lunar.

El Real Madrid es esencialmente, como subrayo (no sólo uno destaca eso: también muchos otros), el talento de sus individualidades. Individualidades que por poco “eficaces y precisas” (Ancelotti) han perdido en Valencia.

-Sólo Real Madrid de los últimos cinco minutos, por pugnacidad,fue el Real Madrid.

A última hora, deprisa, deprisa. El heroísmo de la prisa destila riesgo incontrolado.

-Hay que correr sin prisa, las prisas atolondran –máxima de Rexach.

El Valencia tiene un entrenador, Nuno, que aspira ser el Simeone del Valencia.

-Nunca oculto –reconoce con nobleza que lo ennoblece- que lo admiro,y que me miro en él.

¿Qué es ser pugnaz? No arrugarse y no dar pausa al serrucho de la fe. Y de la desconfianza. Lo del Valencia, tras el gol de Ronaldo, de penalti.

Le falló al Real Madrid, como manifestó Ancelotti con cara de tanatorio al final del partido, “la eficacia”. Ocurre en el fútbol, como en todas las profesionales, que a veces la musa del talento se va de vacaciones.

-¡Eh, musa, vuelve! –dan ganas de gritarle

Pero la musa no le hizo caso una vez más a Benzema. Benzema, como Santa Teresa, estuvo sin estar en él. Desvaído, ido, perdido. Dos tiros a gol febles, tiros de quien todavía tiene la mente en el ocio del descanso.

-Benzema es un Rolex o Pattek Philipp del fútbol. Clase, estilo, precisión, acierto, sólo que a veces, por lo que sea, ni acierto- me canturrea un compañero.

Benzema es un poco así. Cuando es Rolex o Philipp, magnífico. Contra el Valencia, ni Rolex ni Phlilipp.

-Bueno, mejor para la Liga. Es mejor que los no favoritos rujan a los favoritos.

(Hay que sonreír. “Guasap” de FP a su colega Bartomeu: “Gracias por la gentileza de la derrota del Barcelona en Atocha. Me has aliviado la fiesta de los Magos).

Viva el ‘arte’ del fútbol

Domingo, 8 Junio 2014

El capitalismo es el arte de hacer dinero, la política es el arte de gobernar y el fútbol es el arte de olvidarse, al menos durante noventa minutos, de los capitalistas y de los políticos.

-Y, oye, qué gozo y qué ilusión, que diría el poeta. Viva el fútbol.

Viva la Selección de España. Gusta a todos: a los jugadores que la integran y a los críticos, a los que hay que leer.

-¿Para qué hay que leer a los críticos?

-Para discrepar, para contrastar o para no hacerles caso.

Diego Costa. ¿Cuajará, no cuajará en la Selección? Diego Costa, para uno, tiene la poco corriente cualidad de la sinceridad. Algunos consideran que no ha debido decir que es y se siente brasileño. Discrepo. Quien ama a su patria y se siente orgullosa de ella, es un buen nacido. Lo que debe importar de Diego Costa es que en la Selección se sienta tan a gusto como en el Atlético de Madrid. Diego Costa es un profesional del balón no como la copa de un pino, sino como un apretado pinar de pinos.

-Amo a mi patria y amo el fútbol.

Ése es Diego Costa. Estamos en el siglo de la Globalidad. Di Stefano, que vino al Real Madrid cuando estaba a medio siglo, casi, de este siglo XXI, dijo una vez algo tan hermoso como esto:

-Tengo tres patrias, Argentina, mi cuna de nacimiento; España, que me ha acogido como si fuese español, y mi “gran patria”, el Real Madrid. Soy lo que soy gracias al fútbol.

¿Por qué no pensar como Di Stefano? ¿Por qué no pensar como Diego Costa? Ya dijo no sé quién, pero alguien admirado por su macizo peso cerebral, que su patria era la patria que le daba trabajo y comida.

El problema de Diego Costa es otro.¿ Conseguirá, sin apenas tiempo, adaptarse al estilo de juego de la Selección? Profesionalmente, se sabe, va a hacer cuánto pueda para no defraudar. Sé más. La cara, en el caso de Diego Costa, no es el espejo del alma o del corazón. La cara de Diego Costa ciertamente intimida: como fosca, como cara de pocos amigos. El corazón, en cambio, es apostólico.

-Si no fuese futbolista, sería misionero. Tiene más corazón que corpachón.

Así lo retrata un amigo suyo, amigo a su vez de Enrique Cerezo.

Pienso que si Diego consigue encajar en el engranaje de la Selección, será glorioso en ella como lo ha sido en la Selección. Y otra alegría, alegría de esperanza: Del Bosque tiene buenas sensaciones. Y yo, qué caramba. Viva el fútbol.

El honorable Guardiola

Jueves, 24 Abril 2014

Entre honorables del fútbol. Franz Beckenbauer es el presidente de honor del Bayern. Pep Guardiola es un entrenador honorable. Pero al honorable Beckenbauer no le cae nada bien el honorable Guardiola.

-La posesión de balón –opina una y otra vez- sin capacidad de gol no sirve para nada.

El problema de Guardiola es Beckenbauer, como el de Rajoy es Artur Mas. Es verdad que en el primer tiempo, hasta el serenador gol de Benzema, el Bernabéu parecía más bien el estadio del Bayern.

-El Real Madrid, gato; el Bayern, perro pastor…alemán.

La posesión del balón era algo así como un divertido ovillo de lana en las fauces del pastor alemán. El Real Madrid, ante hecho tan sorpresivo, no hacía sino defenderse angustiosamente como gato panza arriba.

-Si lo veo, no lo creo.

Era el pensamiento de la leal parroquia blanca. Pero el fútbol es complicado como la maquinaria de un reloj.

-Mi trabajo consiste en conseguir que el equipo funcione como un reloj suizo.

Lo dijo no sé quién. Pero el fútbol, amén de maquinaria de reloj, es también morbo, esto es, algo así como un híbrido de incongruencias, heterodoxias y rarezas. En el primer tiempo, el equipo bávaro le decía al Real Madrid “aquí estoy yo, nadie en Europa como nosotros, vosotros no tenéis nada que hacer contra nosotros”.

Miau.

El Real Madrid, a la contra, no sólo hizo gol, el de Benzema, sino que degustó la posibilidad de otros tres. O sea: contra el vicio de la posesión del balón, la virtud de la contra.

Creo que el honorable Guardiola, en el partido de vuelta, va a sufrir tanto como la leal forofada del Real Madrid hasta el gol de Benzema. Guardiola lo intuye. Por eso, acabado el partido, honorabilizó al Real Madrid:

-Al contraataque, el Real Madrid es el mejor equipo del mundo.

Si no es verdad, casi. ¿Y qué dirá el honorable Beckenbauer del honorable Guardiola , a quien es obvio que no traga ni en persona, ni en pintura, ni en fotografía, si el gato humilla al pastor alemán en Munich?

El fútbol, como ven, es también un juego entre honorables.

El Rey, que presenció el partido, dijo: “Puede haber final entre dos españoles?

No diría yo que no. Pues el Atlético, en la fría y bella Albión, ni se dude, será también gato para el Chelsea.

Madrid: el oso, el madroño y sus preciosos gatos blancos y rojiblancos.

Mourinho

Martes, 22 Abril 2014

Regresa uno a Madrid tras ocho días de sol y azul en Águilas y se encuentra uno, primero en los periódicos ingleses y luego en Madrid (rueda de Prensa), con Mourinho.

-¿Qué tal Mourinho, qué tal su reencuentro con Madrid?

-En inglés. Contestaré en inglés. Las preguntas háganmelas también en inglés.

¿Hay que enfadarse con Mourinho por ser como es? Ya no. Una flor es una hierba con suerte y Mourinho es esa suerte de hombre que abunda poco, como algunas flores.

Los periódicos ingleses, menos viscerales que los españoles, se lo han empezado a tomar con la salsa mayonesa de la ironía. “El inmaduro Mourinho”, dice de él un periódico. Otro escribe que Mourinho es él y “la culpa de los demás”.

-¿Usted es así, Mourinho?

-¿Usted me ve así? Pues vale.

Pone cara de ogro, o de jugador de la Primitiva cabreado tras comprobar que no ha acertado. De ahí no pasa. Mourinho es a la vez, tal vez, él y sus resentimientos y él y los otros. Mourinho, ciertamente, no acaba de ser divino (la divinidad no es equívoca), pero él no lo sabe, o a lo mejor es que en el espejo de su mente y de su conciencia (tiene varios espejos), sí se ve inequívoco. La culpa, para él, es siempre del otro, o de los demás, o de los otros. En singular o en plural, según el volumen del disgusto o de la ira acumulada.

-Mourinho dice lo que dice para escucharse , mirar a los que le preguntan y pensar desdeñosamente para sus adentros: “Que os den”.

Otro colega, mío, psicólogo además de periodista, pinta así a Mourinho:

-Todo lo que hace el hombre, hasta lo más necio, es humano. Todo lo que dice Mourinho, hasta lo más necio, es mourinhismo humano.

Escribo todo esto antes del partido de su Chelsea con el Atlético, y al margen, por lo tanto, del resultado, que ojalá sea rojiblanco, Mourinho, gane o pierda, será inequívocamente Mourinho.

-¿Traga o no traga usted a Mourinho? – me preguntaron en cierta ocasión en un foro?

-Mourinho existe. Está ahí. Estoy seguro de que se cree el mejor. A lo mejor lo es. Pero tal vez el equivocado sea yo y Mourinho sea como es por causa de sus dudas. Un día –recordé- dijo que el fútbol es un juego precioso que le ponía de malhumor sin saber las razones.

-De todos modos – me reconvino un asistente-, convendrá conmigo en que hay ocasiones en que se pasa de grosero y provocador.

-Mourinho, en mi idea, es una “suerte” de hombre que no abunda- le contesté.

Los ingleses hacen bien en degustarlo con la salsa de la ironía.