Blogs

Archivo de la categoría ‘Bale’

Ser rico

Lunes, 20 Abril 2015

Rico, que dice el proverbio, no es el que más tiene, sino el que menos necesita. El ser muy rico, contra lo que pueda pensarse, a veces genera insoportables quebraderos de cabeza.

-E insomnio.

El Real Madrid es un club muy rico, con millones de seguidores en los cinco continentes. Allí donde usted vaya como turista, usted encontrará gente empedernidamente devota del Real Madrid. El Real Madrid, por rico y porque como rico puede, goza también de una plantilla de jugadores rica en talento.

-Mi problema, a veces, es elegir: quitar para poner y poner a quien quisiera quitar.

Se le ha escuchado en tímido susurro en alguna ocasión a Ancelotti. Ahora mismo, uno de sus debates consigo mismo en noche de insomnio es cómo despejar la duda de alinear juntos a Isco y a James sin perjudicar a Bale.

-A Isco – masculla cerebralmente Ancelotti- le gusta lucir su fútbol bonito, que embelesa a la clientela del Bernabéu

-¿Y a quién no, Ancelotti, a quién no con buen gusto, Ancelotti?

Ancelotti, sin embargo, pertenece a la escuela de Luis Aragonés: la escuela de ganar, ganar y ganar, que es la escuela de quienes saben que si , como entrenador no se gana, por muy exquisitamente esteta que se sea, hay que dedicarse a otro oficio.

-A mí me ha arruinado la vida mi sentido artístico del fútbol –me comentaba recientemente un buen entrenador en paro.

James es también de la escuela del gol. El fútbol es gol. Y a James se le da el gol. Lo lleva en sus genes. James es de los que practica el fútbol de dos más dos, igual a cuatro, o sea a gol. Para James, el regate es un medio, no un fin. No le gusta “adornarse”, si bien a veces se adorna muy bien, pero sólo como medio o camino para alcanzar el fin del gol.

-Cada vez que hago gol, no sé, siento dentro de mí un placer muy dulce, un placer que sólo siento cuando hago gol - confiesa.

Isco es futbolista más bien barroco. Le puede el barroquismo del adorno. Negarle ese talento sería necedad.

-¡Ole, Olé y Olé! – han celebrado así, con exclamación torera, en el Bernabéu seducidos sus requiebro con el balón en los pies .

Queda Chicharito. Otra pena su desaprovechamiento. A mí me gusta Chicharito. Vive el fútbol, siente el fútbol y sabe fabricar fútbol. Y todo eso lo ejecuta con oficio e inteligencia.

-O sea: el problema del Real Madrid es que es un club rico, con jugadores excepcionales.

Y de de ahí el martirio de alguno de ellos y de Ancelotti. Ser rico, como ven, es problema a veces, también.

Jesé y Bale

Lunes, 17 Febrero 2014

Emergente es palabra que utilizan mucho los economistas: Economía emergente o país emergente, entre otras emergencias.

-Emergente es algo así, en economía, como un brote verde, que diría ZP –me ironiza un doctor en Economía.

Jesé, extrapolando la cosa, es el sorprendente brote verde o emergente del Real Madrid. Jesé estaba ahí, en el Real Madrid. Estaba pero no se le veía. O los ópticos u ojeadores del Real Madrid, aun viéndolo, no lo consideraban todavía “brote verde emergente”.

-Vale, ese chico, si sigue progresando, valdrá –me dijo de él una vez, la pasada temporada, un ojeador en plantilla del Real Madrid.

Vale, valdrá, pero Florentino Pérez se fue por Bale. FP tiene más fe en el cheque que en los brotes verdes. “Si vale mucho, es que Bale vale mucho”, debió de pensar. FP. Y fue y lo compró. No siempre la ecuación precio- calidad es fiable. En un restaurante con rango de tenedores y precio, una vez, me dieron una merluza de “pincho” que tenía de pincho y merluza lo que yo de estatura ( 1, 70). Me quejé, del precio, claro es.

-Señor –me dijo digno y circunspecto el camarero-, en este restaurante los precios figuran en la carta. No se engaña a nadie.

-Es cierto –le repliqué-, pero la que no se ha enterado de su precio es la merluza de pincho que me ha servido, que no sabe a mucho precio y poco a merluza de pincho.

Bale costó cerca de cien millones. Jesé, como digo, estaba ahí: invisible o de “falso” Bale. Y cada vez que sale a jugar, sobre gustar, hace gol. Su cuota: gol por partido. Luego rentable. Molowny, de quien tanto aprendí, me decía:

-Los canarios “buenos” tenemos una cualidad muy canaria: el instinto de la intuición. En el fútbol el otro talento del jugador es el instinto.

Jesé es un canario “bueno”. Lo demuestra cada vez que le ponen. Y qué casualidad que cada vez que le ponen hace gol. El gol es también un instinto. Jesé, además, lo presiente, lo intuye. Y es veloz como la centella y, otra cualidad, no tira a gol “a lo loco”. Es como Messi. Obsérvese a Messi: antes de chutar, mira, busca el hueco y “tira con técnica”. O sea, con inteligencia.

-O sea, como Jesé.

-No se burle usted.

Jesé vale, ya lo creo que vale. A Raúl lo descubrió Valdano. Estaba, como Jesé, ahí, en el Real Madrid, pero sólo él lo vio.

Bale es un magnífico futbolista; otra cosa, discutible, es su precio. Al respecto reproduciremos una vez más la frase de Oscar Wilde: “Todo el mundo conoce el precio de las cosas, pocos su valor”. Algo así.

Bale, vale, en efecto; Jesé, también. En la duda, ¿qué hacer? ¿Se sacrificará a Jesé con el cuentagotas de los minutos para “amortizar” el precio de Bale?

El mejor coontraataque del mundo

Jueves, 3 Octubre 2013

El Real Madrid luce por los destellos  de sus individualidades y esos  destellos a veces deslumbran. La “rabona” de Di María deslumbró. El admirativo  ¡Ooooh! del Bernabeú se oyó hasta en Copenhague.
-El contragolpe del Real Madrid - glorifica  el entrenador danés,
S.Solbakken- es el mejor del mundo.
Marcelo exhibe un pie izquiero de querubín. “Ahí va, Ronaldo.Regalo celestial para tu cabeza”. En forma, Marcelo es único. Donde pone el balón, prefabrica  un vicegol. Di María se ha empeñado en que nadie le haga sombra, ni el valiosísimo Bale. ¿Se la hará algún  día o en su día Bale?
-Sería horroroso que por culpa de Bale, Di María,un día,algún día, perdiese la titularidad. ¿Puede ocurrir tal disparate?
Isco coordina excelsamente  los dictados de la  cabeza con la precisión de los pies. También nacido para ser titular. Carvajal destila  la furia ofensiva y lúcida  de la  higiénica  ambición .
- Vaya -se me dirá-, que te gusta el Real Madrid.
-Su potencial. Me gusta su enorme potencial.
El Real Madrid, por el talento de sus individualidades, es un motor Red Bull. Ruge y seduce como el tigre ( gusta más este bichito  que el león).  Contra el Copenhague, cuyo rugido no acollona, las individualidades del Real Madrid cegaron  por sus  cuatro goles.
-La jugada del gol de cabeza de Ronaldo, precioso. Fabricado entre cuatro jugadores.
Es verdad: trenzado conjuntal.  Pero el Real Madrid, en cuanto a estilo metódico  de juego, está sin fraguar.Labor,y no fácil,por cierto,que corresponde a  Ancelotti. He aquí la equis que debe desperjar cuanto antes el italiano: “¿Juego bonito o juego de contraataque? Florentino lo trajo para que hiciese del Real Madrid “el juego más bonito del mundo”.Pero,y aquí el pero o la equis que hay que despejar, el presidente propone y la plantilla  dispone. ¿Es la del Real Madrid plantilla para jugar al contraataque, lo que pasma a Solbakken, o, por el contrario, es plantilla para ganar la Décima al contraataque? Ancelotti no debe  ser, en mi humilde opinión, esclavo de la razón “estética”  por la que está en el Real Madrid, sino esclavo y servidor de lo que pragmáticamente  le conviene al Real Madrid en función  de las aptitudes y el  talento del  soberano racimete de 25 jugadores  puesto a su servicio. Su trabajo: unificar en un talento colectivo el talento de las individualidades. ¿Difícil? Pienso que no.

Bale y Marilyn Monroe

Lunes, 2 Septiembre 2013

El Real Madrid es un poder. El Real Madrid es el poder de su historia: el mejor equipo o club,como se prefiera,del pasado siglo. El Real Madrid es el poder de su prestigio: casi todos los jugadores suspiran por lucir  su camiseta. El Real Madrid es un poder económico: sabe hacer dinero y gastarlo. El Real Madtrid,en fin,es el poder de sus vectores económicos:
varios.

-Compro lo que es rentable. Soy vanidoso como madridista,pero no traspaso los límites del “sentido común” de la vanidad.

Así,más o menos, se expresó hace años Florentino Pérez. Bale yo no sé si vale o no vale lo que FP ha pagado o va a pagar por él: la cifra se pasea panche y jacarandosa  por la explanada de los noventa millones largos.
-¡Qué despilfarro! - exclaman unos.
-¡Qué crimen ! -se alarman y  alarman los fontaneros de la exageración .
-Si Florentino puede,hace bien -conceden los florentenistas.
El mercado es el mercado. A la inolvidada Marilyn Monroe, cuando le pagaron lo que le pagaron por no recuerdo qué película (un mogollón de dinero),
contestó:
-Creo  que ellos (por los productores) van a ganar mucho más que yo, gracias a mí. Que yo sepa,en el cine no se regala el dinero.
El precio,en el mercado,es fijo -dicen-.La marea que lo mueve, hacia arriba o hacia abajo, es la demanda. Bale estaba “fijo” en su equipo y vino FP con su demanda y,ya lo ven, Bale vale entre 90 ó 100 millones (la cifra exacta jamás la conoceremos). Bale seguro que piensa igual que Marilyn:
-Si lo valgo,que lo paguen.
Lo malo de la vida,entre sus plurales maldades,es la demagogia. Es cierto que hay crisis,pero no es menos cierto que el Real Madrid llena el Bernabéu y satura  el baremo de las teleaudiencias.
-Lo importante es que Bale haga feliz al madridismo, haga goles o ayude a manufacturarlos y que, con él, el Real Madrid gane al Barcelona y gane la Décima.
    En un mercado libre,la demagogia no vale. Vale la rentabilidad. ¿Rentabilizará Bale lo que vale? El mercado libre -tampoco se olvide esto- es  también mercado de riesgos.