Blogs

Archivo de la categoría ‘Barcelona’

Artur Mas y Piqué

Sbado, 10 Octubre 2015

Cuando le vea, le diré:

-Piqué, en el fútbol como en la política, mayormente en un país tan politizado y futbolero como el nuestro, hay que ser cuco.

-Y tan extremista –me contestará.

Extremista, sí. A Piqué, dicho sea al paso, casi no lo conozco. Sé de Piqué lo que todos, que es un buen futbolista.

-¿Imprescindible?

- Hasta que aparezca otro mejor que él, sí.

Hay que ser cuco, repito. ¿Y qué es ser cuco? Ser ser cuco es reflexionar lo que se dice, es disimular lo que se siente, es ser hasta fariseo.

El otro día, en el Parlamento Europeo, Felipe VI acuñó frase muy cuca y certera políticamente. Proclamó: “Soy europeo porque soy español”.

-¡Qué bonito, qué musical! –leo que gritó alguien.

Cuco, musical, bonito. Un diez al Rey. Últimamente, allí donde habla, corta, retóricamente, políticamente, orejas y rabo.

El fútbol es otra manera de hacer política. El pique, admirado Piqué, entre el Real Madrid y el Barça, amén de futbolístico, es también política.

-¿Seguro?

En la ciudad condal, donde estuve hace una semana, en un foro, la gente no me hablaba de la perra de Artur Mas con el coñazo de la secesión, sino de la Liga. Me soltó un señor calvo, de unos cincuenta años, catedrático:

-No me entra en la cabeza una Cataluña sin España ni una España sin Cataluña, como tampoco me entra en la cabeza una Liga sin el Real Madrid o sin el Barcelona.

Hizo un respingo con la nariz, miró desconfiadamente a su alrededor y continuó:

-A Dios gracias no habrá secesión, pero si la hubiera lo que los catalanes de bien no le perdonaríamos jamás a Mas es que dejase al Barça sin Liga.

El futbol, insisto en ello, es también política. En Piqué, la gente ve un secesionista. Por eso le pitan. Secesionista y blaugrana, ¡casi nada!

-Y a usted, claro es, eso le duele.

-Pues sí. Claro que me duele. Me duele como español y catalán (nací en Barcelona) todo lo que desune o pueda desunirnos. Soy catalán porque nací en España, y soy español porque nací en Barcelona. Detesto a los políticos como como Artur Mas. Y me duele que, por hacer la pelota a Mas y a los secesionistas, Piqué no fuese cuco el día que dijo lo que dijo y que es la causa de que le piten cada vez que se pone la camiseta de la selección española.

Se lo diré, claro que se lo diré:

-Le diré: Piqué la política es falaz, traicionera. ¿Sabes lo que dijo de ella Jardiel Poncela? Dijo: “Si será mala la política, que a la suegra la llaman mamá política”.

En cuanto a los que le silban, les digo que cuando silban a Piqué, silban a la selección. Y eso ni es bonito, ni musical.

El Barça es España

Domingo, 7 Junio 2015

El fútbol del siglo XXI, de momento, es el Barça con su zurrón de dos tripletes, cuatro Champions y el amén de otros varios títulos de menos calado, pero igualmente importantes.

-El Paraíso está donde yo estoy - se jactaba el sabio Pascal.

Parafraseándolo, Messi podría sacar pecho y decir

-Yo soy el Paraíso del Barça.

Messi tiene 27 años. Esa era la edad que tenía Di Stefano cuando aterrizó en el Real Madrid de Bernabéu. Y el Real Madrid de Bernabéu, gracias a Di Stefano, voló tan alto, tan alto, que acabó ganando el título de mejor equipo de fútbol del siglo XX.

-Messi puede hacer lo de Di Stefano, y tal vez más.

Allegri, la víspera de la final, dijo que la Juve, para ganar al Barça, tendría que hacer el mejor partido del año, incluso “de su vida”.

-El Barça –declaró tras la derrota- es un equipo extraordinario, con jugadores extraordinarios. Y Messi, cuando aparece, es un terremoto: lo revuelve todo.

Como español nacido en Barcelona, celebro la victoria del Barça. No soy como Pedro Sánchez, el del PSOE, ni como Pablo Iglesias, el de Podemos. Dogmáticos cerriles, con perdón, los dos. “Jamás pactaré con el PP” (Pedro Sánchez). “Esa pachanga fachosa” (Pablo Iglesias, en referencia al himno nacional). Mi lema, para andar por la vida, de siempre, es éste: “Libertad, reflexión, tolerancia. Esto es la democracia, además de igualdad y fraternidad.

Dijo Sergio Sauca, el magnífico presentador de TVE, al cerrar el telediario:

-A ver si el Barça gana la quinta y el fútbol español, la decimoquinta.

Le sonreí desde casa y comente en voz alta:

-Muy bien, Sergio. Por encima de chalados, políticos intolerantes (viene a ser lo mismo) y secesionistas, “siempre España”.

Me alegra, repito, el triunfo del Barça en Berlín. El Barça es marca España, mal que le pese a los para mí “indeseables” Mas y Junquera, y mal que me duela ver como los jugadores extranjeros del Barça compartían su alegría con las banderas de sus respectivos países.

-A ver si algún jugador español se enrosca en la bandera de España –musité, deseé

No. Ninguno.

Me aguó un poco la alegría, lo confieso. Al Barça, sin embargo, le deseo que Messi le dure año (es un placer verle) y sea su Di Stefano. No soy forofo, lo sé, ni dogmático, tampoco esto, a Dios gracias. ¡Cómo estropean a España algunos políticos!

Pugnacidad y talento

Lunes, 5 Enero 2015

Pugnacidad y talento, en fútbol, indisociables. El talento del Atlético de Madrid, mayormente, es la pugnacidad, y la pugnacidad del Real Madrid, especialmente, es el talento.

-A los jugadores que luchan y fallan, les perdono; soy poco magnánimo, en cambio, con los que fallan por luchar poco.

Así piensa y así se expresa , más o menos, Simeone, para quien la pugnacidad es el azadón del talento.

-El Atlético es voluntad, voluntad de trabajo. Vivir, trabajar, en todo momento, sin descanso.

Al Real Madrid no le ha sentado bien el turroncito del Mundialito, tampoco el de la Navidad. Lo ganó y desde entonces, dos derrotas. No sólo eso, sino que en Dubai, el “decadente” Milán, lo puso K.O.T, técnica y anímicamente.

-Ah, no, cuatro a dos. Qué lunar.

El Real Madrid es esencialmente, como subrayo (no sólo uno destaca eso: también muchos otros), el talento de sus individualidades. Individualidades que por poco “eficaces y precisas” (Ancelotti) han perdido en Valencia.

-Sólo Real Madrid de los últimos cinco minutos, por pugnacidad,fue el Real Madrid.

A última hora, deprisa, deprisa. El heroísmo de la prisa destila riesgo incontrolado.

-Hay que correr sin prisa, las prisas atolondran –máxima de Rexach.

El Valencia tiene un entrenador, Nuno, que aspira ser el Simeone del Valencia.

-Nunca oculto –reconoce con nobleza que lo ennoblece- que lo admiro,y que me miro en él.

¿Qué es ser pugnaz? No arrugarse y no dar pausa al serrucho de la fe. Y de la desconfianza. Lo del Valencia, tras el gol de Ronaldo, de penalti.

Le falló al Real Madrid, como manifestó Ancelotti con cara de tanatorio al final del partido, “la eficacia”. Ocurre en el fútbol, como en todas las profesionales, que a veces la musa del talento se va de vacaciones.

-¡Eh, musa, vuelve! –dan ganas de gritarle

Pero la musa no le hizo caso una vez más a Benzema. Benzema, como Santa Teresa, estuvo sin estar en él. Desvaído, ido, perdido. Dos tiros a gol febles, tiros de quien todavía tiene la mente en el ocio del descanso.

-Benzema es un Rolex o Pattek Philipp del fútbol. Clase, estilo, precisión, acierto, sólo que a veces, por lo que sea, ni acierto- me canturrea un compañero.

Benzema es un poco así. Cuando es Rolex o Philipp, magnífico. Contra el Valencia, ni Rolex ni Phlilipp.

-Bueno, mejor para la Liga. Es mejor que los no favoritos rujan a los favoritos.

(Hay que sonreír. “Guasap” de FP a su colega Bartomeu: “Gracias por la gentileza de la derrota del Barcelona en Atocha. Me has aliviado la fiesta de los Magos).

Barça y PSOE

Domingo, 14 Diciembre 2014

Luis Enrique y Pedro Sánchez. Paralelismo. Sí.

-¿Está usted seguro?

Lo va a ver usted en seguida.

Luis Enrique, juega y vive del fútbol, y Pedro Sánchez, juega y vive de la política.

-¿Y qué es mejor?

Las dos cosas son estupendas para hacerle un seguro de bienestar –dinerario- a la vida. Se lo oí el otro día a una señora:

-Las carreras más seguras y de más porvenir en España de hoy en día son el fútbol y la política. Se lo repito a mi hijo: “Si no se te da el fútbol, la política, hijo, a la política”.

Ocurre, sin embargo, que tanto para el fútbol como para la política hay que valer.

El “batacazo” del empate a cero del Barça en Getafe ha caído en la ciudad condal como esos chaparrones de lluvia de ahora (¿cambio climático?): haciendo daño salvajemente. Hay daños físicos y hay daños morales; y los morales, según en qué cosas y para qué cosas, a veces desgarran tan brutalmente como los físicos. .

-Pues yo no estoy descontento- ha declarado Luis Enrique.

¿Qué va a decir?

Uno, como periodista, tiene el vicio o la virtud de dejarse engatusar por el instinto. El instinto, en mi caso, creo que es experiencia; pero el instinto es –también- el mejor guía de la razón, que dejó escrito el doctor Marañón. Y yo, de siempre, rindo culto de admiración y obediencia a los sabios como el doctor Marañón.

Lo que es la experiencia matrimoniada con el instinto. Cuando llegó Luis Enrique al Barça, al poco tiempo, dije, escribí: “Mucho equipo para tan “poco técnico, todavía”

-Lo leí –me recuerda ahora un lector- y no me gustó.

El fútbol, a pesar de ser un juego veleidoso, tiene sus reglas. “Hay dos clases de técnicos –tengo archivado en la memoria- .Para dirigir equipos como el Real Madrid o el Barça son fundamentales la madurez (experiencia dilatada), talento psicológico, sagacidad estratégica, y no dudar mucho durante mucho tiempo. Y hablar sólo lo justo y necesario, que se reza en misa Los otros técnicos son los que jamás llegarán a entrenar al Real Madrid o al Barça (el sabio Javier Clemente, de quien tanto aprendí en sus años de luz, lucidez y cortocircuitos).

-Era un muy listo.

-Sigue siéndolo. Si hubiese dio menos fanfarrón…

El Barça tiene, en efecto, el tridente (Neymar, Messi, Suárez) que nunca pudo tener ni siquiera Neptuno, con todo lo dios que fue. Pero Luis Enrique no ha dado todavía con el “once ideal”, y la Liga va ya por la jornada quince. Y, para colmo de fatales circunstancias, Luis Suarez (coste: más de 80 millones), sólo ha marcado, desde que cumplió el castigo FIFA , dos goles, ambos en la Champions: en la Liga, nada de nada: cero goles.

-Y el Real Madrid, cada vez más chulapón.

Esa es la otra fatalidad de Luis Enrique.

¡Ah! Pedro Sánchez. Le pasa en su PSOE, al parecer (leo, escuho,deduzco) lo que a Luis Enrique en su Barça: tampoco traspasa “las bambalinas”, que se dice en teatro. Pedro es majo, pero “no tiene pinta de “pesoe” por mucho vaquero que se ponga y por mucha corbata que se quite. No es tipo PSOE, no da el tipo PSOE. Alto, majo, guapo, fino, como muy tipo de derechas, más bien. Y encima, diciendo más cosas de las justas y necesarias, que diría Clemente. En fin: el Barça, tal vez, de verdad, es mucho equipo para Luis Enrique, y el PSOE , también, tal vez, mucho partido para Pedro Sánchez. Perdón por el paralelismo.

Independencia, España y Barça

Domingo, 28 Septiembre 2014

Vengo de pasar unos días en la ciudad condal, mi cuna de nacimiento y bautismo. Me defino como un español que nació en Barcelona.

-¿Ama usted a Barcelona?

-Igual o más que Jordi Pujol y su clan. La diferencia entre ellos y yo es que ellos tienen más dinero que un jeque árabe y uno no tiene ya ninguna hipoteca; uno, simplemente, es un español nacido en Barcelona que gana las pelas justas para no pasarlas canutas: mi decencia no me ha permitido el “popular” título de imputado, que en España, como se sabe, hoy, para no ser un Don Nadie, hay que ser imputado.

Barcelona, suene o no suene la bolsa, sigue siendo una gran ciudad española.

-¿A pesar del señor Artur Mas?

A eso voy. Mi oficina de trabajo es la calle. Ver, hablar, observar, preguntar.

-¿Y usted qué opina del señor Mas?- le pregunto a un barcelonés en paro.

- Que en lugar de perder el tiempo con el coñazo de la independencia, lo que tendría que hacer es invertirlo en liberarnos de la dependencia del paro y de la angustia laboral.

Hay, según mis conclusiones, tras lo visto, dos clases de catalanes: los que sin saber lo que se hacen se han hecho de Artur Mas y los que, sabiendo lo que se hacen, se niegan a que el Barça deje de jugar la Liga.

-¿Por qué ser sólo catalanes –me argumenta uno- si podemos ser políticamente “bilingües”, esto es, catalanes y españoles?

Otro catalán, éste universitario colocado, me confiesa que no tiene más ocio, risa y gozo que la Liga:

-El fútbol, después del trabajo, es lo más importante para mí. Barcelona – y de pronto se me va por los cerros de Monserrat- no es la capital de España, y eso sí que no es justo. Lo justo sería que Barcelona y Madrid alternaran la capitalidad cada diez años, por ejemplo, algo así, pues tanto monta, monta tanto, Barcelona como Madrid. ¿Independencia para qué? ¡Caña, caña al Real Madrid en la Liga! Esto es lo que me hace disfrutar a mí.

Escucho. Tomo nota. Y respeto, como debe ser, todas las opiniones. “La democracia –tengo leído- se sustenta sobre las columnas de la educación, el cumplimiento de las leyes, la libertad y el sentido común de la tolerancia”. ¿Tiene sentido común la tolerancia?

Otro catalán, éste feligrés del Barcelona y de Artur Mas, por este orden de prioridad:

-Si el Barça y el Real Madrid llevan años y años conviviendo deportiva y honorablemente su rivalidad, ¿por qué no intentan resolver también honorablemente su desentendimiento constitucional el señor Mas y el señor Rajoy? No, no veo a Cataluña fuera de España, ni a España divorciada de Cataluña. ¡Coño, que no hagan tonterías!

Le susurro:

-Es que el señor Mas, en plan Luis Suárez (el jugador) no hace más que darle mordiscones ilegales a la Constitución. Y eso, ni en fútbol ni en política, es “juego limpio”.

Amo a España con Cataluña

Gabo y Tito

Sbado, 26 Abril 2014

El “boom” de la muerte de Gabo, o sea Gabriel García Máqruez, y el “boom” de la muerte de Francesc Vilanova, esto es, Tito.

¿Quién, con cierta cultura y curiosidad literaria, no ha leído a García Márquez? Su muerte ha sido, en este siglo de la globalidad, una muerte globalmente sentida. Miles de artículos se han escrito estos días sobre el “Cervantes” hispanoamericano, todos elogiosos. García Márquez era, por su obra y por sí mismo, “puro realismo mágico”. Tierno, dulce, sencillo, melancólico y trágico.

-La vida y la cama –decía- son los dos inventos más maravillosos de la creación.

Amaba, en efecto la vida, una vida que le regaló el honor y la genialidad de la escritura de “Cien años de Soledad”.

-Yo soy lo que me da la vida.

Sensual.

-Sigo casi ciegamente los impulsos de mis sentidos.

Le irritaba la pobreza.

-El día que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo.

Era, cuando le placía, celiano.

-El corazón tiene más habitaciones que un hotel de putas.

Gabo murió el pasado 17 de abril a los 87 años. El “boom” de su muerte y el “boom” de sus “Cien años de Soledad, cúspide de su mágica y deleitosa obra. Tito Vilanova, con el “boom” de su “Liga de cien puntos”, murió anteayer. Lo de Tito era el fútbol, otro “boom”. Hablé con él, en Barcelona, una sola vez, en una cena. Le felicité:

-Cien puntos: marca histórica para la historia del Barcelona y para la historia de la Liga. Enhorabuena. Es usted, ya, un hombre importante.

Era frío, o me lo parecía. O tímido, o me lo parecía. O sencillo. No lo sé. Hizo una mueca que interpreté como sonrisa y me corrigió:

-Yo no soy importante. Si no fuese por el Barcelona, yo sería nadie. El importante es el Barcelona.

Gabo: “Yo soy lo que me da la vida”. Tito: “Sin el Barcelona, yo sería nadie”.

Tiernos, queridos, sencillos, mágicos. Adiós a los dos. A los dos les debo horas de placer.El “boom” de dos muertes.

Abril, preocupaciones mil

Martes, 8 Abril 2014

Abril, aguas mil, que dice el refranero (no miente casi nunca, no es político) y abril, preocupaciones mil ( tal vez exagerando), que piensa Gerardo Martino, esto es, el Tata:
-En una semana, me juego la felicidad de los títulos, casi, y, casi también, la paz profesional.
Martino, lo tengo dicho, es ser de matices filosóficos.
-El matiz – recalca- es más importante que el dogma.
Y que las ideologías pedregosamente inamovibles: caben aquí todas las ideologías, desde la paleolítica extrema derecha a la no menos arcaica extrema izquierda. Ambas tan indeseables como necias.
-En el mundo del fútbol hay dos clases de jugadores: los que saben hacer cosas y corren y los que saben hacer cosas y no corren.
Siendo los dos jóvenes, me lo dijo Puskas una tarde de café (yo) y cerveza (él; por eso lucía barriguita). Y matizaba:
-Corro ya poco (tenia cumplidos los 36 año), pero sigo haciendo cosas que hacen muy pocos.
A Martino, otro ser matizador, le preocupa, y con razón, las dos finales de este mes de abríl, mes de Semana de Pasión y mes de dos partidos apasionantes: el de Champions contra el Atlético y el de la final de la Copa del Rey en Mestalla contra el Real Madrid.
-Vamos a vaciarnos. Dos partidos de vida o muerte –opina retador el afable Iniesta, que cumplirá su partido número 500 vestido de azulgrana en el Calderón.
Centenario Iniesta. Genial Iniesta. Otra vez en forma física.
-La genialidad, que se me atribuye, no es tal genialidad si tengo pachucho el físico.
Iniesta pertenece a la casta de jugadores que saben hacer las cosas con nota de matrícula de honor y gloria para él y el Barça, corriendo y pensando magistralmente a la vez.
El Atlético, desde hoy y hasta después de lo que ocurra mañana en el Calderón, es el más “grande dolor de cabeza” de Martino y de Iniesta. Lógico. El Atlético, ahora mismo, es, con el Real Madrid y el Barça, el equipo más admirado y lisonjeado en Europa.
Jürgen Klop, el no menos reputado entrenador del Dortmund, decía hace unosdías que le gusta el fútbol estético (cuando lo desarrolla con velocidad) del Barça y la agresividad miura (debe de gustarle nuestra fiesta nacional) y sin pausa del Atlético.
-Hay que mirarse en ellos –reconoce elegantemente.

Objeción

Lunes, 16 Diciembre 2013

La única objeción es la objeción del hecho. El hecho: en Pamplona, el Real Madrid (580 millones de euros de presupuesto) empató con el Osasuna (30 millones).

-Afortunadamente, oiga, el dinero no lo es todo –se me argüirá.

No lo es, pero no es menos verdad que el Real Madrid, a pesar del árbitro (obvio: perjudicó al Real Madrid) y la expulsión de Sergio Ramos, restado el primer cuarto de hora en que exhibió brío y ganas, no hizo fútbol pugnaz y coordinado. Fue superado en muchas fases del partido. ¿Por qué? ¿Por qué, esta temporada, en algunos encuentros empieza como un desmelenado titán y de pronto, sin razón aparente que lo justifique, cae en laxitud?

Yo creo que Ancelotti sigue sin encontrar todavía el punto G de la alineación.

-¿Qué es el punto G?

-El punto del placer sumo. Por lo tanto, el placer de dar con la alineación idónea.

Se ha visto ya que sin Xabi (siempre que juegue en su puesto), el Real Madrid desmerece los 580 millones de su presupuesto. Se ha visto asimismo, que Benzema, cuando es magnífico, excita la admiración de los públicos objetivos y no forofos.

-La española cuando besa,besa de verdad –compara un forofo-,y Benzema cuando está magnifico, es magnífico de verdad.

Lo que distorsiona de Benzema es que, al igual que la Luna, es jugador de fases : cuarto creciente, cuarto menguante…Como Luna llena, esplendente; pero ¿qué decir de sus opacidades menguantes ?

En cuanto a Modric e Isco, artistas del balón, ¿están a gusto donde juegan?

-Hay jugadores –decía Miguel Muñoz, aquel entrenador que le duró tantos años al Real Madrid- que hay tres clases de jugadores: lo polivalentes, que no abundan; los eficientes y los que desesperan.

Modric, para uno, es jugador inmenso. Tengo escrito aquí que, por su estilo, encajaría a las mil maravillas en el Barcelona, al lado de los Iniesta y Xavi. Los tres bajitos y excelsos con la cabeza en el balón y el balón en la cabeza.

-Como me gusta ese jugador del Real Madrid –dijo no hace mucho Sandro Rosell.

Ese jugador es Modric.

Isco. Otro jugador con el balón en la cabeza y la cabeza en el balón. El día que sea “fijo” en la alineación, esto es, que pueda dormir sin tener que deshojar los pétalos de la margarita (“¿Seré titular, no seré titular”?, será mucho mejor.

El problema de Ancelotti a lo mejor es que le “sobran” buenos jugadores-artistas” o que duda sobre cómo hay que juntarlos armónicamente. Algo así.

Todo lo cual no es excusa para que el Real Madrid de los casi 600 millones “pierda” dos puntos en Pamplona (ojo: los “grandes” le pueden también). Lo de fútbol es fútbol es cantar divertido, lo que no es divertido es que once chavalotes arruguen por pugnacidad e intensidad a quien aspira a la Décimas.

“La Liga la gana quien menos puntos pierde en la primera vuelta” (Clemente). Hay que recordar esto.

Gargantillas

Jueves, 12 Diciembre 2013

Los políticos, mayormente en campaña electoral, prometen y luego no cumplen.

-¿Por qué son ustedes así? –le preguntaron al profesor Tierno Galván siendo ya alcalde de Madrid.

Hierático –él era así- y elegantemente cínico – también él era así -, contestó:

-Las promesas se hacen para no ser cumplidas, pues sin las mentiras de las promesas no hay votos.

De esa frase, sólo ha quedado para la “eternidad” la primera parte.

El fútbol vive mayormente de los rumores y pasa con ellos que tampoco se cumplen todos.

Messi y Xabi Alonso, carne de rumores estos días.

Messi , si hay que hacer caso del rumor, exige más dinero. Messi ingresó en el Barcelona ”la fábrica del Barça”, que diría Di Stefano- con 13 años. La fábrica del Barça le hizo lo que hoy es –el mejor jugador del mundo, con la venia de Ronaldo-, y él le ha agradecido el favor a la fábrica con estos productos: 4 Ligas, 2 Copas de Europa, 2 Mundiales de clubes, 2 Copas del Rey, 2 Supercopas de Europa, 4 Supercopas de España, 3 Botas de Oro, 4 Balones de Oro y 3 Pichichis.

-Lo que realmente pretende Messi –me dice mi gargantilla azulgrana- es “recuperar” parte del dinero que le ha “quitado” Hacienda. Con Hacienda no se juega,” caca”, que decía J. Poncela, y lo que no está bien es que esa su “caca” –fraude a Hacienda- la pague ahora –en parte- el Barça.

Mi compañero Javier Martín, siempre tan bien enterado, contó aquí el otro día con detalles y sin faltar a uno sólo de los detalles el problema Messi. Nada que agregar. Messi succiona del Barça un pastón al año, más de 15 millones limpios de IVA e IRPF, al margen de la publicidad (otro paquetón de dinero). Messi, sin embargo, está cejijunto por el rejonazo de Hacienda (¿25 millones?) y celoso –dicen también – del salarión de Neymar, que frisa o iguala el suyo (¿?)

-Bueno, bueno; no es exactamente así…Bueno –me agrega mi gargantilla-. Mejorarle el contrato, es imposible. Se lo mejoramos hace un año hasta 2018. ¿Ayudarle con un “auxilio” por lo de Hacienda?…Pudiera ser. El Barça ha hecho mucho por Messi, pero no es menos cierto que Mess le ha correspondido maravillosamente . El Barça no es mezquino con sus “leales”.

Eso, a modo de rumor –digámoslo así- es lo que hay.

El otro rumor: Xabi Alonso. Es hombre base y básico en el Real Madrid.

-Si se ha pagado un buen manojo de billetes por Illa y resulta que, hoy por hoy, Illa no es imprescindible y Xabi, sí, lo lógico y sensato es que haya acuerdo con Xabi. Lo habrá –me informa otra gargantilla, ésta naturalmente blanca.

El fútbol es ya así. Voraz, como dije el otro día. ¿Qué no es ya voraz en el fútbol.

Salud para la Liga

Lunes, 21 Octubre 2013

Competitivamente hablando, la jornada  ha sido buena para el fútbol.  Deco, ex jugador del Barcelona (temporadas 2004-2008), opina que el nivel de la Liga BBVA, como competición, ha “bajado, y que  eso es malo”. “Ganan  con facilidad (en referencia implícita  al Barcelona y al Real Madrid)  y esconden los defectos que luego salen en la
Champions”.

La Liga BBVA, desde hace años,en efecto,  es la abrumadora superioridad del Barcelona y del Real Madrid. La Liga de sólo dos. La Liga de dos millonarios.

-Ya no. Este año son tres, con el Atlético de Cholo- jacarea Enrique Cerezo.

El Atlético de Cholo es el  formidable poder de la voluntad y del exprimidor esfuerzo físico. No es el caso del Barcelona, tampoco el  del Real Madrid, superiores todavía  por la obvia  calidad individual de sus jugadores.

-Antes o despues, el Atlético será descolgado- profetizan  algunos agoreros Ojalá no: esto lo digo por el bien de la competición. Que en la jornada de esta semana, el Barcelona no haya podido con el Osasuna en Pamplona (0-0) ,es bueno para la competición. Como  bueno es que el Real Madrid, ganando al Málaga (con sudor y sacrificio), haya acortado distancias en la clasificación con sus antecesores .

-¿Buena también entonces la derrota del Atlético ante el Español?
Esa derrota de los rojiblancos,no. Y no lo digo por empatía, no. A la Liga le conviene que el Atlético siga cerca de los “soberanos” para que no desmaye el sentimiento del interés. No hay que desdeñar, tampoco, lo que dice Deco,y es que la Champions, sobre todo esta temporada, va a deparar sorpresas. En la Champions el tono, la exigencia y la pugnacidad son superiores.

-No es usted forofo -se me reprocha a veces.
A la manera de la mayoría   de los que fieles a los estadios (la tele acabará siendo la aguja que pinche la “burbuja”  del fútbol,pero esta es cuestión para otro día), ciertamente no. El fútbol como “juego-arte” (donde hay creatividad hay arte) ha entibiado  siempre y desde siempre mi forofismo. Me lo reconvino  una vez mi admirado Enrique Collar.
-Dicen que eres del Atlético, pero leyéndote yo lo dudo.
Hace tiempo de eso.
Gran jornada, repito, para la salud de la competición. Con relación  al Real Madrid, dicho sea al paso, me gustó la belicosidad de Cristiano. Gran líder. Ancelotti, creo, acabará “encontrando” la “horma” de la alineación que todavía no ha encontrado. Respecto al Atlético, no debe bajar la guardia de su “agresividad física”.