Blogs

Archivo de la categoría ‘Beckenbauer’

El honorable Guardiola

Jueves, 24 Abril 2014

Entre honorables del fútbol. Franz Beckenbauer es el presidente de honor del Bayern. Pep Guardiola es un entrenador honorable. Pero al honorable Beckenbauer no le cae nada bien el honorable Guardiola.

-La posesión de balón –opina una y otra vez- sin capacidad de gol no sirve para nada.

El problema de Guardiola es Beckenbauer, como el de Rajoy es Artur Mas. Es verdad que en el primer tiempo, hasta el serenador gol de Benzema, el Bernabéu parecía más bien el estadio del Bayern.

-El Real Madrid, gato; el Bayern, perro pastor…alemán.

La posesión del balón era algo así como un divertido ovillo de lana en las fauces del pastor alemán. El Real Madrid, ante hecho tan sorpresivo, no hacía sino defenderse angustiosamente como gato panza arriba.

-Si lo veo, no lo creo.

Era el pensamiento de la leal parroquia blanca. Pero el fútbol es complicado como la maquinaria de un reloj.

-Mi trabajo consiste en conseguir que el equipo funcione como un reloj suizo.

Lo dijo no sé quién. Pero el fútbol, amén de maquinaria de reloj, es también morbo, esto es, algo así como un híbrido de incongruencias, heterodoxias y rarezas. En el primer tiempo, el equipo bávaro le decía al Real Madrid “aquí estoy yo, nadie en Europa como nosotros, vosotros no tenéis nada que hacer contra nosotros”.

Miau.

El Real Madrid, a la contra, no sólo hizo gol, el de Benzema, sino que degustó la posibilidad de otros tres. O sea: contra el vicio de la posesión del balón, la virtud de la contra.

Creo que el honorable Guardiola, en el partido de vuelta, va a sufrir tanto como la leal forofada del Real Madrid hasta el gol de Benzema. Guardiola lo intuye. Por eso, acabado el partido, honorabilizó al Real Madrid:

-Al contraataque, el Real Madrid es el mejor equipo del mundo.

Si no es verdad, casi. ¿Y qué dirá el honorable Beckenbauer del honorable Guardiola , a quien es obvio que no traga ni en persona, ni en pintura, ni en fotografía, si el gato humilla al pastor alemán en Munich?

El fútbol, como ven, es también un juego entre honorables.

El Rey, que presenció el partido, dijo: “Puede haber final entre dos españoles?

No diría yo que no. Pues el Atlético, en la fría y bella Albión, ni se dude, será también gato para el Chelsea.

Madrid: el oso, el madroño y sus preciosos gatos blancos y rojiblancos.