Blogs

Archivo de la categoría ‘boxeo’

Dos cosas

Lunes, 4 Mayo 2015

Claro que vi la pelea del todavía siglo-biberón entre el filipino y el americano. Como es lógico, ha ganado en que tenía que ganar, pues no es lo mismo ser boxeador “aforado” que boxeador “no aforado”. En Las Vegas, lo normal, si eres extranjero y no te tumban, es que gane el americano.

-Ha habido excepciones.

La excepción es al ser humano boxeador lo que la circunstancia del señor Ortega al ser humano no boxeador.

Se habla de tongo. No lo creo. Lo pongo en duda. O no. Nunca se sabrá. Floyd es ya un señor mayor. Es un boxeador Money.

-El boxeo es dinero – repite.

Tiene dicho también lo que se le vio contra Manny:

-Yo no soy como Tyson. Yo boxeo para ganar pegando lo justo y para que no me peguen. Hay quien se lo pasa pipa (él utiliza otra palabra) viendo sangre y sufrir.

La pelea del siglo-biberón ha decepcionado a la inmensa mayoría, al parecer. La idea mayoritaria de boxeo es consanguínea de dolor y sangre. A la gente que ve boxeo y que va al boxeo o que madruga para ver combates del siglo- biberón por la televisión le excita la irracionalidad del puñetazo noqueador y de las narices mutadas en manaderos de sangre.

-¡ A ver si os atizáis, queremos sangre!

Mayweather, por supuesto, no es Clay. Pero sabe defenderse como se defendía el más grande de todos los tiempos (para mí). Guardia alta, brazos bien ceñidos s al cuerpo, guantes cubriendo la totalidad de la cara.

-Cerrojazo, vaya, como en el fútbol.

¿Acaso no tienen puntos de contacto el boxeo y el fútbol? Muchos. El cerrojazo –futbol defensivo ultramontano- no es fútbol pecado. Es fútbol de quien o teme al adversario o duda de su poder ofensivo. Algo así y algo más. ¿Qué premian en boxeo los jueces, qué evalúan? No hay a este respecto nada codificado. Unos dan nota a quien sabe dar y esquivar, otros a quienes, sin saber esquivar, zurran la cara y el hígado a lo bestia. Aleatorio el criterio de los jueces. De ahí, el cabreo, comprensible, de los filipinos.

-¡Ladrones! – vociferan enojados -¡ Manny ha peleado como un jabato, ha llevado la iniciativa, ha hecho boxeo ofensivo! ¡Floyd no; Floyd es un cobarde!

Razonan bien, tal vez, pues eso que gritan es verdad. Pero el boxeo, brutal, selvático o como se le quiera tilda,, es la habilidad- ¿arte?- de recibir lo menos posible y colocar el mayor número posible de golpes contundentes. Visto así el combate, ganó el americano, que, además, insisto en ello, boxeaba en Las Vegas, luego “aforado”.

De todos modos, dos cosas: Mayweather va a llevarse de esta pelea-biberón doscientos millones de dólares; el filipino, un puñado o puñetazo de cien millones. El dinero no da la felicidad, pero consuela que es una sedante felicidad. La otra cosa: la otra fuerza ciclópea del siglo XXI es el marketing, la publicidad, el globo no pinchado –aún- de la televisión.