Blogs

Archivo de la categoría ‘Chicharito’

Alianza

Lunes, 27 Abril 2015

Chicharito y Dios. Cada vez que habla de las cosas buenas que le suceden, se las atribuye a Dios. “Dios está conmigo, lo sé, y me ayuda, me ayuda lo que puede”. Dios, para Chicharito, no es omnipotente, pues ayuda lo que puede. “Sin él, soy poca cosa”. Respeto y admiro a quienes creen, a quienes tienen creencias.

¿Existe Dios? ¿Quién lo sabe, acaso lo sabe alguien? El Papa Francisco dice que “se sabe que no es Dios, no se sabe que es Dios”. Napoleón, entre agnóstico, ateo o no se sabe qué, como Voltaire, sostenía que si Dios no existiese, habría que inventarlo. Dios es un invento de los miedos del hombre, se ha escrito también. Al margen de todo este metafísico rollo sobre Dios, lo cierto es que el hombre es miedoso, si no siempre, sí alguna vez.

-Yo, cuando me siento triste o deprimido o pesimista, a pesar de mis dudas, entro en la iglesia y le hablo a Dios. Le digo: “Dios, échame una mano, como a Maradona”. Me alivia, me alivio. A veces me ayuda, sí, de verdad.

Esta confidencia me la ha hecho un político, socialista, amigo mío muy querido, que presume en los “medios” de agnóstico. La política es así: promete y no cumple, o disfraza sus sentimientos. Vaya usted a saber. Pablo Iglesias, que me hace gracia –sólo eso-, cada vez que habla como político parece Dios: dispone de soluciones para todo; con él en la Moncloa, España sería el Paraíso Absoluto del Bienestar.

-¿Crees en todo lo que dice? –me preguntan a veces.

- No. Pero me divierte la seguridad con que dice lo que dice.

Pablo Iglesias no es Dios, pero predica bienaventuranzas.

-Como si fuese Dios.

-Algo así. De donde se deduce que el hombre y la mujer, el compañero y la compañera, necesitan creer en algo o en alguien.

A Chicharito le va bien su alianza con Dios.

-Gracias a Dios- decía ayer- estoy disfrutando. Jugaré en el mejor club del mundo donde me pongan, donde Dios quiera. Mi ilusión es jugar el mayor número posible de minutos.

No dice partidos, sino el mayor número posible de minutos. Divina sencillez la sencillez de Chicharito. ¿Envidioso? Nada. ¿Celoso? Tampoco. Cree en él porque cree en Dios: así de simple.

Chicharito

Jueves, 23 Abril 2015

Chicharito: he aquí el hombre. He aquí el “reserva” opaco. He aquí el autor del gol que ha abierto la puerta de la semifinal al Real Madrid. Chicharito estaba pero no existía, o existía y apenas se contaba con él. Chicharito, sin embargo, y por eso lo trajo quizás el Real Madrid, es puro nervio de área.

-¿Un ariete a la vieja usanza?

-¡Pues sí! Un Villa. Villa, ¿lo recuerdan?, olfateaba el gol. Era lo mejor de él.

El fútbol es instinto y olfato. Casillas, “un bajito” ágil y con reflejos raudos entre los palos, se lo debe todo, o casi todo, al “gen” del instinto.

-Eres, Casillas, puro jamón de instinto.

Le dijeron en cierta ocasión. Gen o jamón de bellota, qué más da.

Chicharito ha amortizado su coste en un solo partido. Gracias a su gol, respira sin angustia Florentino Pérez, gracias a su gol ha sosegado su entramado nervioso Ancelotti, gracias a su gol quizá el Real Madrid llegue a la final de la Champions y la gane.

-Y entonces, claro es, quizá Ancelotti y Florentino le digan a Chicharito: de irte, nada; tú no te vas, tú sigues con nosotros.

Ni Rato – qué cansino y vengativo empieza a oler lo de este señor-, ni Montoro – qué cansino también lo de este otro señor-, ni la “peste del fraude” –qué hedor la de esta plaga, también- nublan el éxito de Chicharito.

-No era nadie. Ya es astro. Chicharito hace historia para su currículo y para el currículo del Real Madrid. Dos pájaros con el tiro de un solo gol.

Ser sabio. ¿Qué es, en fútbol, ser sabio? ¿Fue sabio Simeone, tan sabio, al sustituir a Griezmann, el goleador rojiblanco, por Raúl García? ¿Fue sabio Ancelotti eligiendo para la titularidad a Chicharito en detrimento de Jesé? No soy juez, Dios me libre. Ni sabio. Soy, como todo “bicho” racional o irracional viviente, espectador de lo que ocurre.

-Y como espectador, ¿no cree que en esta ocasión el Atlético planteó el partido con sobredosis de miedo?

-No lo sé. El partido lo único que ofreció fue incertidumbre, la emoción de la incertidumbre. Calidad de fútbol, poca. Pero ya dijo quien lo dijera que el fútbol es también el dilema de la incertidumbre y del gol.

Chicharito, en fin, repito, era el “fichaje opaco” que escondía el Real Madrid para este partido con el Atlético. El día de San Jorge, el día de Chicharito. Libros, goles.

Ser rico

Lunes, 20 Abril 2015

Rico, que dice el proverbio, no es el que más tiene, sino el que menos necesita. El ser muy rico, contra lo que pueda pensarse, a veces genera insoportables quebraderos de cabeza.

-E insomnio.

El Real Madrid es un club muy rico, con millones de seguidores en los cinco continentes. Allí donde usted vaya como turista, usted encontrará gente empedernidamente devota del Real Madrid. El Real Madrid, por rico y porque como rico puede, goza también de una plantilla de jugadores rica en talento.

-Mi problema, a veces, es elegir: quitar para poner y poner a quien quisiera quitar.

Se le ha escuchado en tímido susurro en alguna ocasión a Ancelotti. Ahora mismo, uno de sus debates consigo mismo en noche de insomnio es cómo despejar la duda de alinear juntos a Isco y a James sin perjudicar a Bale.

-A Isco – masculla cerebralmente Ancelotti- le gusta lucir su fútbol bonito, que embelesa a la clientela del Bernabéu

-¿Y a quién no, Ancelotti, a quién no con buen gusto, Ancelotti?

Ancelotti, sin embargo, pertenece a la escuela de Luis Aragonés: la escuela de ganar, ganar y ganar, que es la escuela de quienes saben que si , como entrenador no se gana, por muy exquisitamente esteta que se sea, hay que dedicarse a otro oficio.

-A mí me ha arruinado la vida mi sentido artístico del fútbol –me comentaba recientemente un buen entrenador en paro.

James es también de la escuela del gol. El fútbol es gol. Y a James se le da el gol. Lo lleva en sus genes. James es de los que practica el fútbol de dos más dos, igual a cuatro, o sea a gol. Para James, el regate es un medio, no un fin. No le gusta “adornarse”, si bien a veces se adorna muy bien, pero sólo como medio o camino para alcanzar el fin del gol.

-Cada vez que hago gol, no sé, siento dentro de mí un placer muy dulce, un placer que sólo siento cuando hago gol - confiesa.

Isco es futbolista más bien barroco. Le puede el barroquismo del adorno. Negarle ese talento sería necedad.

-¡Ole, Olé y Olé! – han celebrado así, con exclamación torera, en el Bernabéu seducidos sus requiebro con el balón en los pies .

Queda Chicharito. Otra pena su desaprovechamiento. A mí me gusta Chicharito. Vive el fútbol, siente el fútbol y sabe fabricar fútbol. Y todo eso lo ejecuta con oficio e inteligencia.

-O sea: el problema del Real Madrid es que es un club rico, con jugadores excepcionales.

Y de de ahí el martirio de alguno de ellos y de Ancelotti. Ser rico, como ven, es problema a veces, también.