Blogs

Archivo de la categoría ‘Cristiano’

Aritmética

Domingo, 4 Junio 2017

Como España es como es –genial, mágica, única, secular, atrabiliaria, anarquista, sediciosa, cachonda- de vez en cuando gana una batalla como la de Lepanto, “la más alta ocasión que vieron los siglos”, y con una docena de huevos, que diría don Santiago Bernabéu, gana su “primera” docena de títulos. Exactamente, la frase de don Santiago fue ésta:

-El Real Madrid ganará hoy (al Stade Reims, en París: primera Copa de Europa) por fútbol y por huevos, pues los tenemos mejor puestos que ellos.

Cuando Florentino Pérez llegó a la presidencia del Real Madrid (la primera vez), dijo:

-Me gustaría que algún día se me pudiera elogiar como a don Santiago.

Cuatro Champions ya, FP. Y el Real Madrid, ahora, con usted, está en el camino, en el óptimo camino, de brindar al mundo “otra gran ocasión jamás vista por los siglos”.

La aritmética no miente, nada más lejos de la política que la honesta aritmética.

-Si los políticos, además de políticos, fueran aritméticos, la política sería tan maravillosa como la aritmética: una ciencia bella, leal, por su lejanía de la mentira. Lamentablemente, no es así.

-¿Quién dijo eso?

-Un político inteligente y con mucho sentido del humor: Pío Cabanillas. Está en el cielo con don Santiago.

FP, a lo Bernabéu, ha dicho:

-Éste es el punto de partida para volver a ganar la próxima temporada.

Sigamos con la aritmética. Lo más aritméticamente admirable que tiene ahora mismo España es el Real Madrid. ¿Tiene la América del estrafalario Trump un Real Madrid? No. Con la universal internacionalidad del Real Madrid, no. ¿Tiene la Alemania de la señora Merkel , otro poder, un gozo deportivo como el Real Madrid? Tampoco.

-El Real Madrid –pondera el entrenador de la “Vieja Señora” con estupendo señorío- tiene un equipazo.

Aritméticamente exacto. Lo demostró abrumadoramente en el segundo tiempo.

Zidane, otro señor de pica en Flandes: cinco título, en el Real Madrid, de siete posibles: una Liga, dos Champions, un Mundial de clubes y una Supercopa de Europa-

-¡Qué precoz!

De novato, a ese colosal currículo.

-Y con récord mundial: las dos Chmpions, consecutivas.

Más aritmética. CR7: máximo goleador de la Champions con 12 goles (uno más que Messi). Luego “Pichichi” europeo y doblete. ¿Quinto Balón de Oro? Seguro.

Felicidades a todos. Y a don Santiago Bernabéu por la herencia. Anteayer, qué casualidad, fue su 39 cumpleaños de vida celestial.

Mayorías absolutas

Lunes, 16 Febrero 2015

Pudiendo, dicen, tanto en la política como en el fútbol, hay que ganar por mayoría absoluta. El Barça vuelve a estar de dulce y oro y gana a lo bestia, no por uno o dos esmirriados goles , sino por absoluta y holgada mayoría de goles. Vuelve a acollonar al Real Madrid, cuyo punto de ventaja en la Liga es frontera frágil y vulnerable.

Hay una cosa que es verdad. El Real Madrid, mayormente, es Cristiano, de igual modo que el Barça, también mayormente, es Messi. Messi –se destaca mayormente hoy en los periódicos- a dos goles de Ronaldo en el Pichichi. A Cristiano, por lo que sea, se le resiste la suerte del gol en este año de 2015.

- No “mata” como solía, y ha perdido también el pulso del acierto en los tiros libres- refunfuñan sus admiradores

Cristiano es el gol. Messi es el gol. Y Messi, ahora mismo, está en horas lúcidas.

-¿Se habla ya con Luis Enrique? –he preguntado curiosón-. ¿Vuelven a amarse?

Me aclaran con comparación:

-Messi es como era Di Stefano. Un incorregible adicto de la titularidad. Su único amigo es el balón. Messi habla poco. Su idioma es el balón. Luis Enrique ya lo sabe.

La Liga está ahora mismo en punto de sublime pugnacidad: el Barça contra el Real Madrid y Cristiano contra Messi. Dos pugnacidades, no una.

-Y el Atlético de Simeone, oh, a siete puntos del Real Madrid.

Lo cual que la Liga, mayormente, vuelve a ser, otra vez, una cosa de dos.

-Y eso, deportivamente, no es higiénico para la Liga.

Claro que no. Las mayorías absolutas restan sabor a las porfías.

-Me he equivocado en la alineación – ha tenido Simeone la nobleza de reconocer.

Pedir perdón, como el emérito Don Juan Carlos, y confesarse en voz alta, a lo laico, es cívicamente plausible.

La duda, ahora, es si el Atlético, pese al distanciamiento de los divos Real Madrid y Barça, seguirá peleando con el mismo ahínco. La otra duda es si Ronaldo se recuperará pronto de lo que le ocurre.

-¿Exactamente qué le ocurre? –he querido saber.

-Hay que preguntárselo a él, para saberlo. ¿Alifafe sentimental, dolor físico, sencillamente mal de ojo del año 2015?

Lo dicho: en fútbol no son sanas las mayorías absolutas. Hieren la salud de la competición.