Blogs

Archivo de la categoría ‘Dopaje’

Las sentencias injustas no se acatan

Lunes, 6 Febrero 2012

Que yo sepa,por lo que sé,oigo y se publica,hay tres clases de ciclistas profesionales:los que no caen en la tentación de ingerir lo que no deben ingerir,los que ingieren productos o nutrientes no catalogados como dopantes y los que ante la tentación del pecado de dopaje,pecan.
-Cuando tú eras el águila de Toledo,Federico,y escalabas montañas como Messi y Cristiano hacen goles,¿cómo te dopabas? -le pregunté una vez.
-Mi droga -me contestó el gran Bahamontes siguiendo la broma- era una mezcla de café y coñac.No más.Palabra.
Alberto Contador tragó clembuterol en un solomillo contanimado,según él.Y el analísis,en forma de pizca,lo detectó.Mala suerte.Y pizca o no pizca,el clembuterol es sustancia prohibida.
-Soy inocente,de todos modos.Ignoraba la contaminación del solomillo. -ha sido siempre la declaración de Alberto
Creerle o no creerle:ésta ERA la cuestión.El TAS,sigla del Tribunal de Arbitraje Deportivo,en la duda,en lugar de abstenerse,le ha metido a nuestro compatriota el paquete de dos años de castigo.La pena máxima.
-¿Butal,no?
Judicialmente,además de brutal,intolerable .Máxime porque el presidente del TAS,tras reconocer que “el dopaje no está probado”, no oculta tampoco que puesto en la dysiuntiva (duda) de tener que elegir entre “el dopaje causado por una transfusión de sangre” (tesis de la acusación) o “la ingesta de un suplemento nutritivo contaminado” (argumento deAlberto),ha elegido la sanción al ciclista.
“Si duda,no condenes” (Pitágoras).Eso está vigente hoy en todos los códigos penales.En la duda,el imputado es inocente.La ley es el metro de nuestros actos.Es el metro que nos juzga.Si no hay hechos,si no hay pruebas,si sólo hay dudas,castigar es incivil e incívico.
Si el Deporte Español (Federación de Ciclismo,Consejo Superior de Deportes,Comité Olímpico Español,Secretario de Estado para el Deporte) ,se traga este indigerible -judicialmente- sapo y no recurre,el Deporte Español se merece la repulsa de todos los españoles.Hay atropellos que no se pueden consentir.Las sentencias injustas,no se acatan,¡¡se recurren!!.

Alberto Contador

Mircoles, 16 Febrero 2011

La ley es laberíntica; si no lo fuese, apenas habría pleitos. No hay que olvidar tampoco que la ley tiene sus leyes: “Es dura la Ley, pero es la Ley” (Derecho Romano). O: “Tantas opiniones,tantos hombres. Cada uno con su propia ley”. O, finalmente: “La Ley no polemiza”.

Caso Alberto Contador. Ha sido absuelto por la Federación Española de Ciclismo, pero no por la UCI. El partido de ida, en casa, en términos  futbolísticos, lo ha ganado Alberto. Queda ahora el partido de vuelta en el “terreno” de la UCI.

Resumiéndolo, este es ahora el panorama:

a) El  Reglamento de la UCI  castiga inexorablemente los positivos por clembuterol independientemente  de la sustancia -poca  o mucha- que se detecte en la muestra

b) Alberto, según los análisis,ingerió clembuterol. Una pizca -matiza el análisis-, pero la ingirió

c) Alberto jura y perjura que él es inocente, que él ignoraba que hubiera clembuterol en el solomillo causante de su drama  ¿Por qué no creerle?

c) ¿Le creerá la UCI? Esta es ahora la cuestión.  Nadie lo sabe, salvo la UCI; y la UCI, por lo que hoy leemos en los periódicos alemanes, italianos y franceses, es inmesericordemente estricta: es dura la ley, pero es la ley

d) Negligencia. Dice un aforismo chino que no son las malas hierbas las que matan los trigos, sino la negligencia del agricultor. Las leyes andidopajes, desgraciadamente, no contemplan como eximente o argumento de inocencia la negligencia. Argumenta  Contador: “¿Cómo podía saber yo que había clembuterol en el solomillo?”.Eso es verdad.Como también parece que es verdad que Contador de negligente, nada. Sin embargo, la ley es la ley, y su desconocimiento no exime de su cumplimiento: otra ley, como ven

e)  Caso enrevesado, pues. Y mucho. Agrava finalmente el nudo gordiano que donde la Federación Española de Ciclismo  anunció  en un principio un año de sanció  luego, rectificando, ha dictado absolución, “poasiblemente por presión  política: ZP, Rajoy y otros”.

Hay, sin embargo, algo tremendamente  injusto, y es que no se debe  sancionar por negligencia “sin pruebas” , no se debe ignorar  y maltratar la presunción de inocencia y no se debe imponer la misma “cantidad” de  castigo a quien ingiere pizcas de sustancias dopantes que a quien se le sorprende cogorza perdido de sustancias que te ponen la sangre y los músculos a 300 por hora.

Cobardía

Mircoles, 15 Diciembre 2010

Detesto la cobardía, la he detestado siempre. La cobardía es hija del miedo. José María Odriozola, ¿cobarde? Expongo. “No dimito. Sería una cobardía”, dijo ayer en rueda de prensa. Odriozola, sin embargo, al día siguiente de la eclosión del huevo “Operación Galgo”, a la velocidad del galgo, renegó de Marta Domínguez.

Escrita con el hielo del miedo que congela el corazón, le comunicó por carta, “sin piedad en el tratamiento ni en el texto”, su “cese cautelar” como vicepresidenta de la Federación Española de Atletismo. Marta, “presunta de nada todavía”, ni de culpa ni de inocencia, sólo de dudas, era “su niña”, remedando a Rajoy. Su “niña”, su ídolo, la mejor atleta española de todos los tiempos. ¿Cuántas veces se ha retratado Odriozola pegadito cariñosamente a ella, feliz como un ángel bueno, cada vez que ella, que no él, ganaba una medalla?
-La carta le ha hecho casi  más daño que la acusatoria  banderilla de fuego de la Operación Galgo -me telefonea para decírmelo persona muy allegada a Marta-. “Que me haga eso “mi” presidente, sin más, sin llamarme, sin esperar a que hablen  los hechos…”, solloza desconsolada como bebé abandonado.
Odriozola, en efecto, ha carecido de la  templanza del gran señor, de la que decía Quevedo, nada menos, que quien carece de ella corre muchos peligros. ¿Tal  vez el de cobardía. “No soy cobarde, no voy a dimitir”. Contradictorio Odriozola. No es cobarde para dejar el cargo ( 21 años en él, 70.000 euros al año), eso es lo que le espanta, a la vez que muerto de miedo -es la indecorosa verdad- reniega de Marta como  Pedro renegó de Jesús. ¿Por qué ha huido de ella? ¿Por qué no la telefoneó en seguida,que es lo que “paternalmente” procedía? ¿Por qué actuó como acojonado galgo perseguido por hambriento  león  apenas tener conocimiento de la Operación de la Guardia Civil?
El tiempo, la ley, los hechos, darán y quitarán razones, por supuesto. Pero Odriozola, al margen de lo que sentencie la ley, no es hombre de ley, humanamente.
Decía Groucho Marx que él nunca pertenecería a un club que admitiese a gente como él ¿Merece la pena pertenecer a una Federación con un presidente como Odriozola?

¡Qué pena!

Domingo, 12 Diciembre 2010

José María Odriozola es el presidente de la Federación Española de Atletismo. Lleva en el cargo 21 años, en el cargo gana al año, más o menos, 70.000 euros. Odriozola ha sido un buen presidente, y hoy, a las 12, hablará en rueda de prensa de la Operación Galgo.

-¿Por qué dice usted, en pasado, que ha sido? No ha dimitido, ni nadie sabe si va a dimitir. Es cierto, pero Odriozola, como “faro” del atletismo español, hace tiempo que dejó de destellar. El hombre,por muy inteligente que sea, se aja en los cargos que exigen talento para la organización e imaginación para la creatividad. El cargo no se casa con nadie. Jamás. Lo que ocurre es que los “encargados”, dicho sea bíblicamente, rara vez ven la viga de la catarata del desgaste en el ojo propio.

Dice hoy en un periódico -”El País”-  Manolo Martinez, el mejor lanzador de peso de la historia del atletismo español (oro en “indoor” y bronce en un mundial) que lo que está pasando “todos lo sabíamos” y que “por qué nadie no dijo nunca  nada si todo estaba  tan claro”.

Lo de Marta Dominguez, lo confieso, me ha conmovido, y no lo digo por decirlo. Marta, al margen de la presunción de inocencia o de culpabilidad, es un icono. Lo es todavía. No me la imagino convertida en “narcotraficante”. No, todavía no. Pero las presunciones, hoy, no pintan a su favor.

El atletismo es el más individualista de los deportes. El atleta es él “contra él” y contra sus adversarios. El atleta es un titán superhumano: “No soy divino, pero hoy me he sentido divino” (refiere  Heródoto de un atleta griego).

El “fair play” es al deporte lo que el Padrenuestro es para los cristianos. El “fair play” es, sencillamente, el padrenuestro del deporte. Sin más, sin menos. Hay una reacción briosa y ética entre los atletas españoles hartos de que “sabiéndose lo que se sabía, la respuesta fuera dejar hacer, dejar pasar”. Se oponen “olimpicamente” a eso.

Odriozola, pienso, debe dimitir. Ama el atletismo, ha sido -otra vez en pasado- un presidente eficaz, lúcido, estupendo. Pero 21 años en un cargo de tan plural exigencia, debilita, agota. Ahí está  el testimonio acusatorio: la Operación Galgo.

-Pero -me dicen- él no es culpable de nada; él cree que si se fuese ahora, se iría con sentimiento de culpabilidad.

A veces no se hace lo que  debería hacerse. Es verdad. ¡Qué pena!.