Blogs

Archivo de la categoría ‘FC Barcelona’

Celos y psicología

Jueves, 24 Septiembre 2015

Cariño, fútbol y rumor. Cristiano Ronaldo es celoso.

-A Cristiano –me cuenta fuente totalmente fiable- le gustan dos cosas: el dinero y sentirse querido. Diría yo que sentirse querido más que el dinero.

El Barcelona ama a Messi sobre todas las cosas, no en balde es su dios. Y Luis Enrique, a la menor oportunidad, jalea ese amor

-Messi es el mejor del mundo- clama a periodistas y a los cielos.

En el Barça, Luis Enrique ha aprendido mucha psicología.

-El fútbol –me cuentan que opina- es gol y psicología.

Que Cristiano sienta celos de Messi, es humano, y que Messi sienta celos de Cristiano, es lógico, a pesar de que no siempre casan humanidad y lógica.

Hay rumor fraguado .

-Cristiano, si se produjese el hecho de no sentirse querido, podría irse: no se descarte esto –me comenta la misma fuente.

Hace unas semanas, se difundió en periódicos y otros medios el “amor” de Florentino por Bale. Y se publicó, incluso, que Florentino le había pedido a Rafa Benítez que lo mimase tácticamente

-A Cristiano, cuando lo leyó, le dio un patatús de celos. –me informaron en seguida

No hice caso. Pero sí, hubo patatús. Por eso el “buenazo y manso” Benitez –lo digo en sentido compasivamente cariñoso - reaccionó. Y ahora lo elogia con el mismo énfasis que el Barça admira a Messi.

Un político, más bien ex político, cáustico y cínico, amén de decepcionado (lo tiene marginado su partido: eso cree él), y poco amigo de los medios informativos, me soltó desabrido una vez:

-No se debe prestar oído a los rumores de los periodistas y a las promesas de los políticos, si bien la vida sin rumores y sin promesas es muy aburrida.

Qué paradoja.

Lo cierto, sin embargo, es que Cristiano sigue siendo objeto de muchísimo deseo de tres equipos: dos ingleses y uno francés. Ronaldo, desde hace algún tiempo, está entre relativamente a gusto y no excesivamente a gusto en el Real Madrid. Contrastado.

-Psicológicamente, Ronaldo - siguen informándome- cree que Madrid y el Real Madrid no “se le han entregado” como el Barça y los medios” catalanes a Messi. Cristiano es hombre de ego fuerte y de celos poco menos que patológicos.

Y sin su ego y sus celos, hay que añadir, el Real Madrid dejaría de ser lo que es.

Divinos

Domingo, 13 Septiembre 2015

Dios significa que todo es posible, y que todo es posible significa Dios.

-Yo no soy Dios, pero Dios está conmigo. Por eso soy Maradona.

Cuando alguien pinta como Dalí es divino:

-No soy Dios, pero soy divino.

Así se divinizaba el catalán, ya huérfano de abuelitas.

Cuando algo es majestuoso, o sublime, o fricciona lo sobrenatural, se diviniza. El Papa Francisco, tan siglo XXI, tan terrestre, ha dicho que “ se sabe que no es Dios, pero que no se sabe qué es Dios”.

-Cuando hablas con él, no parece papa. Es tan sencillo, tan cercano. Francisco no diviniza su silla- me contaba recientemente un colega argentino.

El hombre, sí; el hombre lo diviniza todo, salvo que sea ateo.

-¡Maldito Messi Este tío, como Maradona, está conchabado con Dios - explotó en el Calderón, acabado el partido, un forofo apócrifo del Atlético.

Messi, ciertamente, está hecho de un barro diferente. Como Cristiano.

-El eslabón perdido entre Cristiano y el gol era el Real Club Deportivo Español- ironiza un amigo.

Como los últimos años, la Liga ha empezado con el inoxidable morbo de siempre del Real Madrid contra el Barcelona y la menos inoxidable duda de quién es mejor, si Cristiano o Messi.

Messi, al margen del rejonazo al Atlético (¡qué inoportunamente pronto!), vale en eurodólares mucho más de lo que gana. Lo suyo, en el Calderón, fue salir y cambiar en segundos el color y el talento del Barça; con él, a partir de él, el Barça aceleró formidablemente la velocidad y el poder de su juego.

-Ante Dios todos somos iguales, que se dice; ante la Ley también todos somos iguales, que se dice también (qué mentira), pero con el balón en los pies y los estadios llenos a pesar del precio de las entradas, Messi y Cristiano son joyas eurodivinables.

Asiento: cuando no tengo ganas de discutir, asiento en seguida.

CCC. Las tres ces: confianza absoluta en sí mismo, calidad de juego, capacidad de gol. Messi y Cristiano, jugadores CCC. Esto es: jugadores de matrícula de honor cum laude y Toison de Oro.

¿Podrá el Atlético de Madrid rehacerse y volver a subirse al celestial vagón de lujo del Barcelona y el Real Madrid?

Ser y estar

Domingo, 28 Junio 2015

Hay que estar y ser. Estar a gusto y ser considerado.

-Y ser querido.

-También.

Ya dijo alguien que la felicidad consiste en estar y ser, y si no lo dijo alguien, lo digo yo ahora.

Unai Emery, por ejemplo, es feliz en el Sevilla. Está a gusto: por eso no se ha ido, a pesar de las sustanciosas ofertas a un equipo extranjero (eso se dice). Y su manera de ser en el trabajo convence a los ejecutivos y a los jugadores del Sevilla.

-Es honesto y sabio en su trabajo.

Olé. Los hechos lo corroboran.

El cariño. Sentirse querido es también, a veces, tan importante como el delicioso “vicio” del dinero. O más.

-No exagere. Dinero es dinero. No hay que pasarse.

Yo no sé quién de los precandidatos a la presidencia del Barcelona ganará: ¿Bartomeu, Laporta?

-¿Descarta usted a los otros?

-Pues sí. Soy así de atrevido. Claro que mi atrevimiento tiene el aval de la información que me llega, fiable para mí.

Bartomeu, al margen de los ciscos judiciales que le producen insomnio, “es” menos atractivo para el votante (el votante, como se sabe, es un ser más emocional que razonador). Bartomeu no arrebata.

-La inteligencia emocional” –me adoctrina un sociólogo-político- psicólogo- catedrático de filosofía- es un imperial poder.

-¿De qué es imperial poder?

-De seducción. España, en democracia, ha tenido seis presidentes. El más guapo, Adolfo Suárez (si bien, hay que agregar, eso va en gustos). El tenorio, el seductor por antonomasia, Felipe González. Por eso las mujeres le gritaban: “¡Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo!”.

Laporta, en bajito y ancho de espaldas, cintura y nalgas (hay que cuidarse), amén de puñetero independentista, es el Felipe González, de los cinco, seis o siete precandidatos ( he perdido la cuenta) a la presidencia del Barcelona.

-Lo sabe él –me informan- y lo sabemos todos por sondeos recientes. Laporta cae bien, no es H2O, agua. O sea, que no es incoloro, inodoro e insípido. A eso hay que sumar su carácter populista, efusivo, desembarazado.

Es pues, Laporta, ser que gusta y atrae. Por eso está en el puesto número uno –hoy, mañana no se sabe- de los precandidatos a la presidencia del Barça. Ser y estar: he aquí la cuestión. Otro día escribiré de FP, el H2O del Real Madrid.

Albóndigas

Jueves, 9 Enero 2014

La cuestión es ésta, que diría Shakespeare:¿Se tocó Di María  las albóndigas (JJC) para darse gusto o se las tocó para disgustar al público?,¿se las tocó para acomodárselas  o se las tocó para incomodar  al respetable público del Real Madrid?.
-¿Usted qué opina?
-”El Mundo Deportivo” de hoy publica una fotografía tal vez esclarecedora. A la vez, que incurre en el impúdico tocamiento o acomodamiento, Di María, con inequívoca  “mirada asesina” (´Tata Martino lo diría así), mira asesinamente a alguien. ¿A Ancelotti, al respetable  público del Bernabéru? No lo sé.
Pero parece que entre la mirada y el tocamiento o acomdamiento hay bastante sintonía.
Di María, está fuera de lugar, es un futbolista de toque -de balón- y talento. Si no fuese así, no estaría en el Real Madrid y no cobraría lo que cobra.
-¿Cuánto cobra?
-Para las matemáticas, las estadísticas y las cosas de dinero  calamidad “cum laude” . Pero pongamos que cuatro millones al año, más o menos,y probablemente acertemos.
Di María tiene la virtud profesional de los celos. A Di María no le va el banquillo (ni por su valía como futbolista ni por lo que gana). Lo repudia con endomianda  razón.
-Así como la cama es el pupitre de los viejos -me decía en cierta ocasión el socarrón e  inteligente Miguel Muñoz, aquel entrenador que tanto y tanto y tanto le duró  Real Madrid- , el banquillo es el detestado pupitre de los jugadores de raza y blasones.
Di María  junta blasones y raza. Su problema, naturalmente, es Bale (cien millones: un albondigón de pasta) -De todos modos, Di María, tras la  impúdica  e insultante escenificación albondigal, se ha arrepentido (no como ETA) y ha pedido perdón. Sólo los caballeros saben pedir perdón.
Gran verdad. Pero no sé, no sé si con la “redención” del perdón conseguirá  que el Real Madrid no le sancione y que Ancelotti lo haga titular “indefinido”. En el fútbol no existe el “contrato indefinido” de la titularidad.
-Pobre Di María.
Según como se mire,sí. Pero llegado a este punto,y supuesto que Di María debió pensar -también esto-  las consecuencias de su gesto de tocamiento o acomodamiento, hay otro culpable: la política del Real Madrid, que todo lo basa, cual nuevo o reciente rico, en el dinero.
-El Real Madrid es un monumento al eufórico despilfarro fichando jugadores.
Cuando oí eso, en un foro sobre fútbol, sonreí. Hace, creo, diez años que FP echó a Del Bosque. Desde entonces, han  llegado y se han ido del Real Madrid diez u once entrenadores. Si el fútbol es un “estado de ánimo o desánimo” en función de los objetivos conseguidos o frustrados, el fútbol, en cierto modo,es también un proyecto empresarial, aunque la palabra empresa enconcore a Messi.
A Di María yo no le castigaría. Los “arrebatos albondigales” como expresión de pura y sincera  profesionalidad pienso que  deben juzgarse con benevolencia.