Blogs

Archivo de la categoría ‘Fichajes’

El poder del dinero

Jueves, 3 Julio 2014

El poder del dinero es lo que tiene.

-¿Qué tiene?

Capricho, versatilidad, hastío.

El Real Madrid, y que dure, es poder de dinero. Si no fuese así, no le pasaría lo que le pasa. Cambia de alfiles, rey y torres cada temporada. O casi. Di María, en Brasil, maravilla. ¿Qué maravilla de él? Su capacidad de trabajo y su potencial de clase. El Real Madrid, sin embargo, a lo mejor o a lo peor, lo vende o traspasa.

-Piensa en el dinero más que en el balón – alegan contra él

Relativo eso. El Real Madrid, amén de un gran club, es una gran olla exprés de egos.

-Que tenga muchos egos en el vestuario y se lleven entre ellos como alacranes rodeados de fuego.

Ésa gitana maldición, todavía la recuerdo, sentó como banderilla fiscal a Ramón Mendoza en sus años de presidente del Real Madrid y patrón (dueño, vaya) de barco (como FP). En los cielos, donde está, seguro que tan poco él ha la imprecación

-Los egos me ponen de los nervios –se quejaba mucho de eso Ramón Mendoza.

No se ha inventado nada, que se sepa, contra ellos. El ego, como el cerebro, es inextricable y puñetero. Cristiano, para que le subieran el sueldo, lloriqueaba: “Me falta cariño”. Se lo subieron. Di María, ahora, lagrimea por lo mismo.

-Pero Di María no es Ronaldo

Cierto: es fideo .Cristiano, en cambio, es corpachón macizote .

El Real Madrid alinea a dos lanceros bengalíes como Cristiano y Bale, y a Benzema, que también lanza balones con primor y tino. Quiere FP sin embargo otro lancero, quiere a la “revelación” del Mundial de Brasil, al ecuatoriano James Rodriguez, 22 años.

-James es más bien -me precisan- medio punta.

Para eso, ciertamente, ya tiene, entre otros, a Isco.

-No es igual. Isco es celtíbero. Y los otros, pues…

El Real Madrid, por el mágico poder de su dinero, puede comprar y vender egos como le plazca. Cuando el cántabro Canales hizo aquel golazo en el Bernabéu, FP ni lo dudo, dijo, se dijo: “Lo quiero”. Lo compró y hoy, qué decepción y qué dolor, está, tras parada, fonda y cata en el Valencia, en la Real Sociedad. Y Robben, otro ego ex madridista, brillando en la selección holandesa como uno de los tres jueves santos españoles que brillan más que el sol. ¿Sigo?

-¿Echarán también, hastiados de ellos, a Casillas y a Diego López?

El rumor, tan consustancial al fútbol como el Padre al Hijo, eso difunde.

Jesé y Bale

Lunes, 17 Febrero 2014

Emergente es palabra que utilizan mucho los economistas: Economía emergente o país emergente, entre otras emergencias.

-Emergente es algo así, en economía, como un brote verde, que diría ZP –me ironiza un doctor en Economía.

Jesé, extrapolando la cosa, es el sorprendente brote verde o emergente del Real Madrid. Jesé estaba ahí, en el Real Madrid. Estaba pero no se le veía. O los ópticos u ojeadores del Real Madrid, aun viéndolo, no lo consideraban todavía “brote verde emergente”.

-Vale, ese chico, si sigue progresando, valdrá –me dijo de él una vez, la pasada temporada, un ojeador en plantilla del Real Madrid.

Vale, valdrá, pero Florentino Pérez se fue por Bale. FP tiene más fe en el cheque que en los brotes verdes. “Si vale mucho, es que Bale vale mucho”, debió de pensar. FP. Y fue y lo compró. No siempre la ecuación precio- calidad es fiable. En un restaurante con rango de tenedores y precio, una vez, me dieron una merluza de “pincho” que tenía de pincho y merluza lo que yo de estatura ( 1, 70). Me quejé, del precio, claro es.

-Señor –me dijo digno y circunspecto el camarero-, en este restaurante los precios figuran en la carta. No se engaña a nadie.

-Es cierto –le repliqué-, pero la que no se ha enterado de su precio es la merluza de pincho que me ha servido, que no sabe a mucho precio y poco a merluza de pincho.

Bale costó cerca de cien millones. Jesé, como digo, estaba ahí: invisible o de “falso” Bale. Y cada vez que sale a jugar, sobre gustar, hace gol. Su cuota: gol por partido. Luego rentable. Molowny, de quien tanto aprendí, me decía:

-Los canarios “buenos” tenemos una cualidad muy canaria: el instinto de la intuición. En el fútbol el otro talento del jugador es el instinto.

Jesé es un canario “bueno”. Lo demuestra cada vez que le ponen. Y qué casualidad que cada vez que le ponen hace gol. El gol es también un instinto. Jesé, además, lo presiente, lo intuye. Y es veloz como la centella y, otra cualidad, no tira a gol “a lo loco”. Es como Messi. Obsérvese a Messi: antes de chutar, mira, busca el hueco y “tira con técnica”. O sea, con inteligencia.

-O sea, como Jesé.

-No se burle usted.

Jesé vale, ya lo creo que vale. A Raúl lo descubrió Valdano. Estaba, como Jesé, ahí, en el Real Madrid, pero sólo él lo vio.

Bale es un magnífico futbolista; otra cosa, discutible, es su precio. Al respecto reproduciremos una vez más la frase de Oscar Wilde: “Todo el mundo conoce el precio de las cosas, pocos su valor”. Algo así.

Bale, vale, en efecto; Jesé, también. En la duda, ¿qué hacer? ¿Se sacrificará a Jesé con el cuentagotas de los minutos para “amortizar” el precio de Bale?