Blogs

Archivo de la categoría ‘Florentino Pérez’

Aritmética

Domingo, 4 Junio 2017

Como España es como es –genial, mágica, única, secular, atrabiliaria, anarquista, sediciosa, cachonda- de vez en cuando gana una batalla como la de Lepanto, “la más alta ocasión que vieron los siglos”, y con una docena de huevos, que diría don Santiago Bernabéu, gana su “primera” docena de títulos. Exactamente, la frase de don Santiago fue ésta:

-El Real Madrid ganará hoy (al Stade Reims, en París: primera Copa de Europa) por fútbol y por huevos, pues los tenemos mejor puestos que ellos.

Cuando Florentino Pérez llegó a la presidencia del Real Madrid (la primera vez), dijo:

-Me gustaría que algún día se me pudiera elogiar como a don Santiago.

Cuatro Champions ya, FP. Y el Real Madrid, ahora, con usted, está en el camino, en el óptimo camino, de brindar al mundo “otra gran ocasión jamás vista por los siglos”.

La aritmética no miente, nada más lejos de la política que la honesta aritmética.

-Si los políticos, además de políticos, fueran aritméticos, la política sería tan maravillosa como la aritmética: una ciencia bella, leal, por su lejanía de la mentira. Lamentablemente, no es así.

-¿Quién dijo eso?

-Un político inteligente y con mucho sentido del humor: Pío Cabanillas. Está en el cielo con don Santiago.

FP, a lo Bernabéu, ha dicho:

-Éste es el punto de partida para volver a ganar la próxima temporada.

Sigamos con la aritmética. Lo más aritméticamente admirable que tiene ahora mismo España es el Real Madrid. ¿Tiene la América del estrafalario Trump un Real Madrid? No. Con la universal internacionalidad del Real Madrid, no. ¿Tiene la Alemania de la señora Merkel , otro poder, un gozo deportivo como el Real Madrid? Tampoco.

-El Real Madrid –pondera el entrenador de la “Vieja Señora” con estupendo señorío- tiene un equipazo.

Aritméticamente exacto. Lo demostró abrumadoramente en el segundo tiempo.

Zidane, otro señor de pica en Flandes: cinco título, en el Real Madrid, de siete posibles: una Liga, dos Champions, un Mundial de clubes y una Supercopa de Europa-

-¡Qué precoz!

De novato, a ese colosal currículo.

-Y con récord mundial: las dos Chmpions, consecutivas.

Más aritmética. CR7: máximo goleador de la Champions con 12 goles (uno más que Messi). Luego “Pichichi” europeo y doblete. ¿Quinto Balón de Oro? Seguro.

Felicidades a todos. Y a don Santiago Bernabéu por la herencia. Anteayer, qué casualidad, fue su 39 cumpleaños de vida celestial.

Concomitancias

Sbado, 9 Abril 2016

Entre la política y el fútbol hay muchas concomitancias. El fútbol es un juego, como se sabe, y la política, también. En la política, como en el fútbol, hay asimismo cabezazos y cabezonadas.

-¿Cabezonadas?

-La cabezonada de Florentino Pérez, al parecer, del retorno de Mourinho, si Zidane sigue metiendo la pata. Y la cabezonada del obsesivo no de Pedro Sánchez a Rajoy. “Con Rajoy, ni al infierno”. Si hay otra vez elecciones, qué gasto, qué horror, qué disparate, la culpa, ni se dude, será mayormente de Pedro Sánchez.

-¿Por qué de Pedro Sánchez?

-Un político, ha dicho un pensante, jamás debe decir rotundamente ni que sí ni que no a nada gaseoso o discutible, ni a nadie lo deteste o no. Aquel día en que Pedro Sánchez, en la televisión, insultó con tan mal gusto a Rajoy, metió táctica y políticamente la pata hasta el colodrillo. La metió, tácticamente, como Zidane el otro día en Alemania.

-La verdad es que no hay que abusar del no. Es un adverbio negativo y lo negativos es el reverso de lo positivo.

-Problema de Sánchez ahora. Podemos, partido tan peligroso y falaz como el adverbio no, le ha tomado sádicamente el pelo.

- Las izquierdas, en España, entre sí, rara vez se han llevado bien: lo usual es que se lleven como suegras y consuegras.

-Eso es casi verdad. Yo tengo un amigo que era de derechas cuando se casó con su mujer. Se rompió la convivencia al cabo de unos años y él se hizo de izquierdas. “¿Por qué –le pregunté- te has hecho de izquierdas?”. Me contestó: “Porque ella vota al PP. Como comprenderás, no iba a darle ese gusto”. Sigue: el problema, ahora, de Sánchez.

-Que la culpa de que haya que ir otra vez a las urnas, si ocurre -es lo que hoy se cacarea, es mayormente suya. Si antes de aquel insulto televisivo a Rajoy, hubiera pensado menos en él y más en España, España hoy, probablemente, tendría un Gobierno formado por el tridente PP, PSOE y Ciudadanos. La política es convivencia entre contrarios.

No hay que jugar, por lo tanto, con las cosas de comer ni con las cosas que afectan a la convivencia social, económica y futbolera. “Si el futuro es lo que nos queda por vivir” (Rajoy), no jodamos ese futuro, señores Sánchez e Iglesias.

El novicio Zidane

Domingo, 3 Abril 2016

El dinero no es importante. Lo importante es tenerlo. Verdad. Otra verdad: el fútbol es tan poco fiable como las promesas de los políticos en campaña electoral.

-¿Es usted ateo en política?

-Sí. ¿Pasa algo? Y en fútbol.

Al Barça le falló todo. Tenía que haber sido la gran ceremonia del homenaje a Johan Cruyff y la gran fiesta popular de la consolidación del título de Liga. Casi cien mil espectadores, ocho ex presidente (y entre ellos, como Un insignificante Pulgarcito, Florentino Pérez), video memorial, color blaugrana a tope en los graderíos…

-Nos van a golear. Esto es demasiado – pensaban los madridistas “camuflados” en el estadio, que lo prudente, en determinadas ocasiones, es como estar sin estar.

El fútbol, digo, es puñetero, burlón, hostil. Hecho irreversible y poco soñado: contra todos los pronósticos, el Real Madrid, teóricamente inferior, ha noqueado en el ring en su “gran fiesta” al Barça. ¡Oh!

-Y eso que el árbitro, del que no siempre suelo opinar, pues uno es un caballero del deporte, le anuló un gran gol, de testa, a Bale.

Hace nada, dos jornadas, el Barça veía al Real Madrid como a una hormiguita, a la lejana distancia a doce puntos.

-Es que, claro, con un entrenador sin currículo…- dudaban los que dudan

A siete jornadas del final, sin embargo, la ventaja, sorprendentemente, ha sido reducida a siete puntos. El adusto Luis Enrique (me recuerda mucho a Mourinho por su genética antipatía a los periodistas) repite de vez en cuando su realista cantinela:

- Lo importante -como el dinero- no es la aritmética de las estadísticas y los récords, sino los títulos. Y el título de Liga no es todavía de nadie.

El Real Madrid, está es hoy la aritmética realidad, con un “novicio” como Zidane, ha aguado torrencialmente el fiestón azulgrana.

-En el negocio de las apuestas no se lo creen tampoco, todavía.

Zidane, con este exitazo de “principiante”, si no falla mucho en la Champions, tiene casi garantizada la continuidad.

-Liga, Champions y ganar al Barça son los objetivos que subliman la felicidad de Florentino –me tiene contado uno de sus sublimes amigos

De Zidane, de momento, podría decirse lo que le auguró una gitana a Gento (¿?) al poco tiempo de ficharlo el Real Madrid:

-Tienes un futuro de dinero y éxitos.

Las gitanas, como los políticos y el fútbol, son así. ¿Fiables, no fiables?

Absolutista

Martes, 15 Marzo 2016

El español es absolutista. Acabo de leerlo.

-Cuando critica, el español no es relativista, es absolutista.

El político no es relativista, ni pactista: es mayormente absolutista, también.

-¡No, no y no, y absolutamente no, a Rajoy! –exclama una y otra vez Pedro Sánchez en los mítines, en las cadenas de televisión y merendando chocolate con churros.

A la vez, este joven y absolutista político habla, contradiciéndose, de pactar y de gobernar con “híbridos ideológicos”.

-¿Qué es eso?

-Un “híbrido ideológico” es algo así como un gazpacho andaluz pero muy mal hecho.

-¡Ah!

El Barça es también absolutista, pero de otro modo.

-Aspiramos a absolutamente a todo: al triplete, al Balón de Oro, al Pichichi y a las supercopas. Cada día –opina Luis Enrique- lo hacemos mejor.

El Real Madrid, en cambio, tiene inexplicablemente picado el sentimiento del absolutismo.

-La verdad es que lo veo y no me lo creo –dicen que susurra FP en voz baja para que no nos enteremos los medios.

El ego de FP, sin embargo, es también absolutista, como el de Pedro Sánchez. Y los dos, auguran los que viven de augurar, van a salir, pobrecillos, chasqueados, con perjuicio para terceros, por sus equívocos modos absolutistas.

-¿Por qué?

- Los “híbridos ideológicos” son experimentos peligrosos. Son ya muchos los que consideran que el pacto/matrimonio PSOE -Ciudadanos es algo así como un matrimonio/ pacto híbridamente morganático, luego nada natural y por lo tanto raro. En cuanto a FP, hay que convencerle de que el fútbol no es absolutamente el poder de la chequera, sino la serena y paciente vertebración de un proyecto.

Simeone no es absolutista. Es argentino. Por eso, tal vez, ha conseguido hacer del Atlético un conjunto absolutamente armónico, sin híbridos de individualidades absolutistas.

-Ya ni los atléticos más viejos del Calderón, por cierto, se acuerdan de que hubo un tiempo en que Atlético era sinónimo de “pupas”.

Contra la tozudez del absolutismo (insolidario y poco racional), pues, la inteligencia pragmática de la reflexión y relatividad. Fíjense lo que consiguió Einstein con su relatividad: la gloria por los siglos de los siglos. ¡Coño, no seamos absolutistas!

Globalización

Mircoles, 9 Marzo 2016

Pedro, sólo quedamos tú y yo”, le dijo el otro día en el hemiciclo o estadio de los partidos políticos Pablo Iglesias a Pedro Sánchez”. Sonrisas. El ingenio, afortunadamente, no entiende de ideologías.

-¿Está usted seguro?

-Según un filosofo, de cuyo nombre no puedo acordarme (estamos en año de aniversario cervantino), dijo que el humor es la otra religión que hace soportable esta vida de ideologías.

Lo único que recuerdo de él es que era ateo, pero un ateo, como casi todos los ateos intelectualizados, dudan de todo, también de ellos.

-Vivir es dudar.

Y preguntar. Estadio Bernabéu. Partido Real Madrid- Roma. Papá con niño.

-Papá –le pregunta el niño (los niños, como los sabios, lo preguntan también todo)-, ¿por qué el Real Madrid es un equipo globalizado?

-Por la alineación, hijo. Fíjate en los jugadores. Menos Sergio Ramos, todos son extranjeros.

-¿Y eso por qué, papá? ¿Por qué todos son extranjeros?

-Mira, hijo, déjame ver el partido. Luego te lo explicaré en casa.

El público del Bernabéu ama al Real Madrid con la severidad de la exigencia. No pasa una. No se casa con nadie, tampoco por lo tanto con Florentino Pérez, a pesar de lo mucho que ha hecho y sigue haciendo por el Real Madrid.

-Pasa con Florentino en fútbol lo que con Rajoy en política. Hagan lo que hagan, sólo los ensalzarán, que diría Rubalcaba, cuando los entierren, que a los españoles, ciertamente, lo que mejor se nos da es crucificarlos en vida y colmarlos de olorosas flores, como a María en el mes de mayo, cuando los han encajado bien encajado en el féretro.

La globalización, guste o no, es lo que hay. Sergio Ramos, plagiando a Pablo Iglesias, también podría decirle a FP: “Florentino, españoles de España, sólo tú y yo”.

Por eso, cuando salió el canterano indígena (gallego) Lucas Vázquez por Bale, en el minuto sesenta, el severo y exigente público del Real Madrid FP lo acogió como a un “enterrado”, o sea con flores, como se celebra a María en mayo.

-¡Muy bien, muy bien, Zidane (otro globalizado)- gritó con fervor patriótico el papá del niño.

Nada tiene uno contra la globalización. Nada de nada. Pero la FIFA, se me ocurre sobre la marcha, debería premiar con un “Club de Oro” (algo así) a los clubes que cultivan la cantera nativa. Una globalización tan apátrida como la del Real Madrid, no sé, pero me gusta tan relativamente poco como el zafarrancho de partidos enfrentados (odios, poca voluntad de solidaridad, más amor a la Moncloa que a España…) de nuestra celtíbera democracia.

El Rumor Madrid

Martes, 1 Marzo 2016

Como yo soy yo y mis dudas, luego no me fío de mí, leo, escucho y veo a los colegas.

-Vivir es no dejar de aprender, se sea lo que se sea.

Lo que ocurre es que leyendo, viendo y escuchando a los colegas, tampoco salgo de dudas.

-Bueno –pregunto a un amigo de Florentino Pérez y mío, si bien más amigos de Florentino que mío-, ¿es verdad que os vais a cargar al recién llegado Zidane?

Frunce el gesto, que se dice en estos casos, y se encoge de hombros, que se dice también en estos casos, y no me saca de dudas:

- Zidane es cosa de Florentino. La idea de que sustituyese a Benítez fue suya .No sé, no sé.

-Es que antes del cero a uno del Atlético –le argumento-,Zidane era miel de la Alcarria. Dulce y encantador para el vestuario. ¿Acaso ha dejado ya de ser esa miel que tanto gustaba a Camilo José Cela?

-Zidane, te repito, es cosa de Florentino.

-El otro rumor del día: James e Isco. ¿Es verdad que ya no gustan, es verdad que ya no son queridos, es verdad que van a ser vendidos?

-A ver qué dice al respecto Florentino. Yo no sé nada. Lo he leído, sí, y me ha sorprendido.

Como ven, rumores y rumores. ¿Sólo rumores?

-Fútbol es fútbol –me suelta en plan senderista por los cerros de Úbeda, y agrega filosóficamente-, como “rumor es rumor” y “España es España”. Es que España, esto es, nosotros los españoles, somos muy rumorosos.

En el principio, que nos dice el Génesis, fue la Palabra. “Hágase esto y aquello”, decía Dios. Y se hacía. El poder de la palabra, cuando no la manipulan los políticos, es excelsa . Con la palabra se hacen y arreglan muchas cosas. O se desarreglan, como en el caso de la alcaldesa Carmela, que cada vez que habla, deshace un negocio.

-En el Real Madrid de Bernabéu –le digo a mi amigo y a la vez amigo de Florentino- , se utilizaba mucho la palabra. El dialogo. El teléfono.

-Oye, Miguel–me reconvino una vez por teléfono el propio don Santiago-, antes de publicar un rumor, llámame. Tienes mi teléfono. Lo digo por el bien de tu prestigio, para que no confundas y metas la pata. Sabes que te quiero.

Creo en la palabra, creo en el dialogo. El Real Madrid de Florentino, poco o nada. Luego se queja, se quejan:

-Es que no nos vamos a pasar el día desmintiendo lo que decís o publicáis.

El Real Madrid debería tener –lo he dicho más de una vez- un gabinete de relaciones públicas. Alguien, más o menos, como el infalible Raimundo Saporta de don Santiago, que atendía el teléfono las 24 horas del día.

-El Real Madrid tiene a Butragueño.

Le telefoneé una vez, hace algún tiempo, y sigo esperando su respuesta “de callada”.

El Barça, como equipo, no sólo es mejor que el Real Madrid, también es mejor “controlando” a los medios para que no metan la pata. A partir de ahora, cada día, el Real Madrid será un rumor, parirá un rumor, dará a luz un hermoso y falso rumor. ¿A que no yerro?

Ah. Florentino ni se va, él sigue, ni va a convocar elecciones. Parece que Florentino es el Rajoy del fútbol: también quieren echarlo.

Crucificar a Florentino Pérez

Domingo, 28 Febrero 2016

La culpa es del otro y el tú más que yo son expresiones muy celtíberas.

-Vosotros los españoles, como sois tan cristianos –ironizó en cierta ocasión un diplomático inglés-, rara vez veis la viga de vuestros errores y vuestras pasiones en vuestros ojos.

Ni discrepé, ni disentí. ¿Para qué? Sonreí. Y pensé: “Se le ha olvidado achacarnos que los celtíberos somos también olvidadizos.

El Real Madrid FP, contra pronóstico se la pegó contra el Atlético, y eso escuece. Ya lo creo que escuece. Perder con el fraternal y querido eterno rival de la propia ciudad en casa, fastidia, por celos, bastante más que perder contra un equipo de fuera de Madrid.

Como además somos apasionados –yo creo que sí-, cuando algo de alguien nos irrita, olvidamos en seguida las bondades de ese alguien.

-¿Qué bondades?

-Vamos a ver. Gracias a Rajoy, y en esto coinciden todos, blancos, morados, amarillos y rojos, a España no le ha pasado lo que a Grecia. Rajoy, sin embargo, hoy, es un maculado sin piedad por dos colosales debilidades: no apagó la chispa del independentismo catalán cuando solo era una chispa, y ahora a ver quién es el guapo que apaga ese incendio. Y no “segó” de un tajo la mala hierba de la corrupción. Rajoy, hoy, por lo tanto, no es el Rajoy que evitó el rescate (olvidado), sino el Rajoy que no fue bombero en el momento que había que ser lo y el Rajoy timorato y pasivo ante el otro monstruoso incendio, el de la corrupción.

-Pierde pues Rajoy por dos a uno. Evitó el rescate, uno a cero a su favor, y encajó los goles de Cataluña y la corrupción. Lo dicho: pierde por dos a uno.

Campoamor ha pasado a la historia más por su frase de de que todo es según el color con que se mire que por la belleza de su poesía.

Dimisión, Florentino, el Rajoy del Real Madrid. Florentino, con el discurrir de los años, que se dice, será recordado más por su legado de la ciudad deportiva de Valdebebas que por su suma de títulos como presidente del Real Madrid.

-Ya ves. Crece el número de ciudadanos de urna y papeleta que reniega de Rajoy y crece la cifra de madridistas que descree de Florentino -me observa un madridista de abolengo nada más empezar el concierto de “dimisión Florentino”, ayer, en el Bernabéu.

-¿Es culpa de Florentino, acaso, que el Real Madrid no sea mejor que el Barça y el Atlético, o es culpa del Atlético y el Barça que el Real Madrid sea peor?

El fútbol es como la política: olvidadizo. Y poco o nada agradecido. Política, fútbol, vida: cuenta siempre el presente, el ahora. Y el ahora del Real Madrid FP es que ha perdido la Copa del Rey, está perdiendo la Liga y se duda de sus posibilidades en la Champions. Desde hace más de dos mil años, desde la crucifixión de Jesucristo, la humanidad se divierte una docena de huevos crucificando y olvidando. Hemos cambiado poco.

-FP, de todos modos, poco o mucho, es también culpable.

Como “monarca” ejecutivo, sí. El Real Madrid, orgánicamente, es FP.

-El Real Madrid es el “absolutismo” de Florentino –corroboran en voz baja, entre los íntimos, miembros de su junta directiva, de un tiempo a esta parte

Dejémoslo aquí. El madridismo, hoy, está más que cabreado. Cabreado nada menos que en color rojiblanco.

Bárbara y brutal

Sbado, 5 Diciembre 2015

La ley es un mal, porque toda ley es un atentado contra la libertad. ¿Verdad o discutible esto? Discutible a la vez que verdad. Hecha la ley, hecha la trampa: he aquí otra verdad discutible.

El Real Madrid ha sido expulsado de la Copa del Rey por alineación indebida de Cheryshev, jugador ayer desconocido y hoy tan conocido como los cuatro tenores de las próximas elecciones a la Moncloa (Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias).

-Qué poder de difusión tiene el fútbol.

Comprobado: el joven ruso Cheryshev, en los periódicos extranjeros, interesa más que los tenores políticos.

-Florentino está que echa las muelas –me chivan-. Se le ha juntado todo: lo de ACS y lo del Real Madrid.

¿Qué es lo de ACS?

-Una cosa aritmética de desajuste entre lo que gana y uno que dice que no gana lo que gana. Los líos empresariales, casi siempre, son de dinero.

Volvamos al lío que interesa. En este cisco del futbolista ruso, por lo que se dice, se lee, se opina y se especula, claras, lo que se dice claras, hay tres cosas: el Real Madrid estaba en la inopia, y la ley, a este respecto, es cristalina: el desconocimiento de la ley no justifica su incumplimiento. El Real Madrid, por lo tanto, a pesar de su oronda y densa estructura burocrática, se ha puesto en evidencia ignorando que a Cheryshev le quedaba por cumplir un partido de castigo.

-De verdad, es que nadie, nadie nos había comunicado nada –alegan entre humildes e indignados unos y otros.

No vale esa excusa. La segunda cosa clara: ¿cómo es que el propio penado, esto es, Cheryshev, también ignoraba su pena?

-A mí me ponen una multa conduciendo o me mete un tubo Hacienda y me deja huella en el recuerdo y en el bolsillo.

La tercera cosa clara: es una barbaridad que por “alineación indebida” se castigue tan brutalmente a un club, sea el que fuere. Castigo bárbaro y brutal, sí. Irracional incluso. La ley debe ser armonía y proporcionalidad, pues si no, no es ley.

-Las malas leyes son la peor especie de tiranía.

Lo dijo alguien con un caletre muy racionalmente amueblado.

Dudo que se le condone la sanción al Real Madrid. Como lo dudo, lo que hay que hacer, hecho el mal, es derogar ley tan bárbara y brutal y hacer otra más racional.

Ladran siempre

Sbado, 17 Octubre 2015

El Real Madrid de Rafa Benítez tiene un portero araña soberbio, Navas, y pegada de gol.

-Pero su fútbol – se quejan los eternos quejicas- no es bello.

Belleza sin gol o gol sin belleza. He aquí una de las plurales dicotomías del fútbol. En filosofía, Aristóteles no ha muerto. Sigue vivo. Para uno, Santiago Bernabéu sigue también vivo por lo que dijo en vida. Bernabéu, socarrón y cínico, según la circunstancias, tenía epílogo para todas las polémicas.

-Cuando ganamos, los críticos de “siempre” nos reprochan la poca belleza del juego; cuando lo hacemos bonito pero perdemos, los críticos de “siempre” ladran también.

Lo de ladrar era muy suyo. Los periodistas de “siempre”, para él, eran los que no querían al Real Madrid.

-Don Santiago –le objetaba yo-, no es que no quieran al Real Madrid, es que son objetivamente exigentes.

Don Santiago, “siempre” dogmáticamente forofo del Real Madrid:

- El fútbol es un “suceso” social intermitente, imperfecto. Lo sé. La crítica, no: no creo en la crítica objetivamente exigente.

Y sanseacabó. Era así.

El Real Madrid de Benítez, superada la octava jornada, no es todavía ni más ni menos que el Barça (su directísimo Satán). A Navas, en la Liga, no hay modo de golearlo. Sólo le han hecho dos goles. Salta, vuela, frustra, repta, hace que sus “disparadores” se desesperen hasta el paroxismo.

-Casillas –me recuerdan un veterano abonado del estadio Bernabéu-, cuando exasperaba a los delanteros, era como Navas.

O sea: Navas, el “nuevo” Casillas. Celebro la comparación por los dos.

-Este chico –por Navas- ha nacido con “don”.

-¿Don?

-Claro –me explica- . Hay quien nace, como Felipe VI, hijo de rey: eso es suerte, eso es un don, un regalo de Dios; hay quien nace pintor, como Picasso, otro don del cielo. Y hay quien nace portero por merced, también, de Dios. Es el caso de Casillas y de Navas. La excelencia, es verdad, hay que trabajarla, pero si naces con la mitad de ella concedida divinamente, mejor que mejor.

Pegada: con fútbol bonito o no, el Real Madrid tiene ese don gracias a sus luminarias.

-Incuestionable.

El cuestionado sigue siendo Benítez. Yo creo que a quien vale y tiene revalidado el talento en equipos-Harvard y Oxford, hay que otorgarle la humana merced de “un poco de paciencia”. Eso de llegar, ver y vencer no va con el fútbol. Es máxima bélica, no es máxima aplicable al fútbol. Benítez es su estilo (ni mejor ni peor), como Mourinho es el suyo (ni peor ni mejor) y Ancelotti es el suyo (ni mejor ni peor, sólo añorado por algunos jugadores, dicen)

Talento sin empatía

Lunes, 21 Septiembre 2015

Florentino Pérez tiene un amigo muy amigo suyo. A veces me telefonea:

-Miguel, no seas tan poco simpático con Florentino. A veces te pasas.

Siempre que me llama es para reprenderme. Pero él, un día, me lo definió así:

-Dios le ha dotado de un gran talento, pero sin “garra empática”.

Lo de sin garra empática me choco.

-A ver- le pedí-, explícame eso de “sin garra empática.

-Hablando públicamente, Florentino es monorrítmico, cansino, no “agarra” a la gente. Lo que dice no conmueve, casi aburre.

Le dije en tono jocoso:

-¿A qué se lo cuento a tu amigo?

-No lo harás, lo sé.

Epilogué:

-Y viste siempre tonos tanatoriales.

Estuve, de incógnito, en la asamblea de socios compromisarios del Real Madrid y no pude evitar acordarme de su entrañable amigo, que, naturalmente, estaba allí, en la mesa presidencial. Florentino, en efecto, es monorrítmico. Con lo extraordinariamente bien que vende su ACS, con lo no menos extraordinariamente bien que lo está haciendo en el Real Madrid, pues lo está haciendo extraordinariamente bien (pelitos a la mar las críticas rencorosas, no las otras), qué “poco empático” es.

-Al Real Madrid de Florentino o al Florentino del Real Madrid, le falla eso que es tan fundamentalmente importante en la vida para seducir a la gente, para que la gente te grite lo que le gritaban las chavalas a aquel Felipe González de pelo negro y espalda recta:”¡Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo!” –le dije también en otra ocasión al muy amigo de Florentino y amigo mío

Como este amigo es inteligente y le gusta también el cine, como a mi, me contestó:

-Nadie es perfecto.

El problema –creo; mea culpa si no estoy en lo cierto- de Florentino en el Real Madrid es que le falta un Raimundo Saporta. Alguien como Saporta. Saporta era polivalente, conversador y no distinguía entre madridistas y no madridistas. “Yo - me dijo Saporta, muerto Franco- si lo he hecho bien en el Real Madrid- no gustándole el fútbol, pues no le gustaba nada, ni un tanto así- es porque en el mundo del fútbol he actuado como actúa el rey Juan Carlos: amigo de todos, comprensivo con todos, dialogador con todos.

Observo que Florentino, últimamente, ve enemigos “suyos y del Real Madrid”. Yerra. Reflexione sobre esa obsesión.