Blogs

Archivo de la categoría ‘Fútbol’

Sorpresón

Domingo, 11 Septiembre 2016

Vaya sorpresón el sorpresón del Alavés en el Camp Nou. No lo esperaban los jugadores del Alavés, ni los jugadores del Barça.

-Es un partido para aprender, con un resultado para olvidar- filosofa Luis Enrique al final del partido.

Pues sí. Al fútbol le está afectando el fenómeno de la globalización, y sobre la globalización, dicho sea al paso, otro filósofo, Fernando Savater, cuyos libros leo con deleite, opina que “uno puede estar a favor de la globalización y en contra de ella, de igual modo que se puede estar a favor de la electricidad y en contra de la silla eléctrica”.

- La temporada es intensa, no hay más remedio que rotar,

Rotar: he aquí el quid. Luis Enrique, contra el Alavés –vaya sorpresón, reitero- , fabricó una alineación “para salir del paso de este partido leve”, se dijo. A” salir del paso”, en fútbol, se le llama también desdén o despreció. El Alavés, como es natural, opuso al Barça un inexpugnable sistema táctico 5-4 atrás. Es lo que hacen todos los equipos leves

-A ver –pensó todo el equipo vasco- si hacemos de este fortín un Alcázar de Toledo.

Logrado. El Barça, en efecto, no consiguió rendir a los defensores del alcázar vasco.

-Cuando el fútbol sea un juego lógico, aburrirá. Mientras el fútbol sea la insensatez de la sensatez, gustará.

El Alavés, esta es la ciencia matemática, suma en sus tres partidos de Liga dos empates y una victoria. El Barça, ya, una derrota.

-Lo que nos fastidia a los catalanes es que el Real Madrid ha ganado sus tres partidos.

Para los catalanes, la Liga, esta temporada, sigue siendo un cara a cara, o un “pie a pie”, o una “bota a bota”, que tanto monta, entre ellos y los madridistas.

-Con permiso del Atlético de Madrid,¡eh!

Esto de las rotaciones creo que va a traer más de un disgusto. La globalización –invento capitalista, en opinión de pensadores marxistas- ha trastornado, de momento, los horarios del fútbol. El fútbol, antes de la globalización y la televisión, era el ocio de los domingos por la tarde (todos los partidos a la misma hora). Con la televisión, empezaron a distorsionarse los horarios. Con la televisión y la globalización, va a haber fútbol toda la semana a todas las horas.

-La vida es dinero, y el futbol, gracias a la tele y a la globalización, genera mucho dinero.

Es lo que hay. Fútbol, televisión, globalización, rotación, sospresón.

Negro

Domingo, 3 Julio 2016

 Los entrenadores más o menos de moda (Simeone, Conte, Low) han puesto de moda el color negro. El negro es color luctuoso y maléfico (gato negro, un suponer).

-Y color de gala, que la gente bien, muy bien, en las fiestas de enjundia y brío, sobre todo las mujeres, lo lucen con garbo, escote y elegancia.

De donde se infiere que todo es discutible y relativo en esta vida. Hasta el “mal agüero” del color negro.

-Negro, que te quiero negro –color con el que Simeone, por eso lo celebra, ha hecho del Atlético equipo de tronío, bombo y platillos.

-Y la próxima temporada – que canta- seremos mejores.

Conte, con Italia, de negro riguroso, se cepilló a la España de Del Bosque e Iniesta con futbol insidiosamente atrevido y feroz.

-Caramba con Italia –reflejaba en su rostro Del Bosque-, esta es otra Italia. ¿De dónde ha salido esta Italia?

Del color negro de Conte, Del Bosque. Se ve que al fútbol, qué descubrimiento, le gusta el color negro. Por eso, el alemán Low, tras ver el sopapo de KO de Italia a España, se dijo:

-El Italia- Alemania, va a ser también, además, un duelo entre el negro de Conte y mi negro. El mío, por cierto, es más deportivo.

Y eso fue el Italia- Alemania: un duelo táctico en negro.

-Aburrido, vaya.

Pues sí. En fútbol, los duelos tácticos son casi siempre duelos estéticamente feos. Duelos de jugar a no dejar jugar.

-Duelo de miedos.

Algo así. Pablo Iglesias achaca el “porrazo” sufrido en las elecciones en las que creía que él iba a hacerle al PSOE lo que Italia le ha hecho a España a la campaña de miedo contra su partido

-¿Acierta Pablo Iglesias al pensar así?

-Es que Podemos, para mucha gente es sinónimo de neocomunismo ( vetustez arcaica), veleidades (“somos socialdemócrata”) y fragmentación de la unidad España (referéndum de Cataluña), amén de otras incoherencias y miedos.

Política y fútbol, como ven, son parientes. Como el hombre y el chimpancé, tienen muchos genes comunes. Y el miedo existe. Y el miedo acollona. Y “el miedo es más perverso que la perfidia” (¿Nervo?)

¿Ganará la final de la Eurocopa 2016 un equipo con entrenador vestido de negro?

Suerte y dolor

Domingo, 29 Mayo 2016

El café con leche del fútbol es la intensidad –la leche- y la fe – el café-. Y el café es como la suerte. Un buen café, es un placer, como un placer es también que la suerte sea más afable y generosa con uno que con el otro.

-Ya dijo un filósofo o pensador que la suerte, casi siempre, es una flecha lanzada a la buena de Dios para que hiera o mate a ciegas.

La suerte, en esta ocasión, se cebó con el Atlético. Lo cegó con los venablos de los penaltis. Dos fallos, uno de Griezmann y el otro de Juanfran, y victoria del Real Madrid.

-Fútbol es fútbol.

Considerada la cosa objetivamente, el Real Madrid, ciertamente, no fue superior al Atlético, de igual modo que el Atlético, incuestionablemente, no fue inferior al Real Madrid.

-O sea, fútbol es fútbol.

Exacto. La justicia del fútbol no es ciegamente ni parcial ni ciegamente imparcial. Es como es, como el fútbol: veleidosa, puñetera.

Hubo, finalizado el partido, dos frases: una de Florentino Pérez, benigna, cristiana:

-Así se gana y así se pierde- comentó caballerescamente para no herir el amor propio del Atlético.

Hizo bien FP en expresarse con benevolenci.-

-A lo mejor no era benevolencia, sino conciencia consciente de que el Real Madrid, en efecto, ganó gracias a la ayuda de la suerte.

Pudiera ser. Cuando se gana, de todos modos, el ganador es más cristiano y benigno que cuando pierde.

La otra frase la selló sin ira, solo con decepción, Simeone:

-Perder dos finales es fracasar.

Insólito Simeone. A nadie le gusta confesar que ha fracasado. La palabra fracaso es tremendamente despiadada y casi condenatoria. Y es que, lo intuyo, él estaba casi seguro, esta vez, de la victoria del Atlético.

Hay un hecho aritmético. El Atlético se lleva con la Champions igual que Pedro Sánchez con Mariano Rajoy.

-¡No, no y no! – sigue repitiendo en todos los mítines el socialista Sánchez.

-¡No, no y no! –sigue repitiéndole la Champions al Atlético.

-¡Y sí, sí y sí! – sigue sonriéndole la Champions al Real Madrid.

Real Madrid: once Copas de Europa ya.

-¿Contento, Florentino?

-Como no tiene usted idea.

La Undécima es la segunda Champions de Zidane como madridista. El Real Madrid, a lo que parece, se le da a Zidane de champion, como de champion se le da al Real Madrid la Champions.

La Undécima ha aclarado igualmente dos cosas:: Zidane y Cristiano, siguen; ellos, como aquel humorista argentino, siguen. La suerte del triunfo reporta estos triunfos.

Siento, de todos modos, el dolor del Atlético. La suerte, la justicia y el fútbol son así. Y así seguirán siendo.

Acatamiento

Sbado, 21 Mayo 2016

Acatar. ¿Por qué hay que acatar con albedrío borreguilmente sumiso aquello con lo que no se está de acuerdo? Se lo comenté una vez a un juez, pariente y amigo.

-Acatar es una cursilada, casi una hipocresía.

-Hombre –me replicó- , la ley es la ley, y las sentencias de los jueces son siempre decisiones muy reflexionadas y ajustadas al texto de la ley.

Discrepé:

-Sí y no. Pues no todos los jueces, en sus reflexiones, paren sentencias iguales.

España, como se sabe, es plural, diversa y complicada.

-Sobre todo, complicada.

Un juez ha decidido que la exhibición de la bandera independentista catalana (mañana, en el Calderón) es “una mera manifestación de la libertad de expresión y de la libertad ideológica”.

-Oiga –le he preguntado por simple curiosidad en la calle a un ciudadano madrileño-, ¿qué opina usted de la bandera independentista catalana?

-Que es una bandera que “peca” contra la Constitución. Si España es una e indivisible, ¿por qué hemos de tragarnos mañana, en el Calderón, en la final de la Copa del Rey, que se exhiba una enseña que simboliza desunión y división?

Las democracias que no unen, y desarmonizan y enfrentan, son nocivas por muy plurales y diverso s que sea los países (España, por ejemplo).

Decía Tomás de Aquino, según la biografía de Chesterton, que Dios era una sensación.

-Yo lo siento, sintiéndolo siento paz y felicidad.

Eso debe de ser, también, la democracia, una sensación de paz. No es el caso, lamentablemente, de la democracia española, E En nuestra variopinta democracia, el fiscal opina una cosa, el Ejecutivo otra, la Constitución otra , la Ley del Deporte otra y el juez Jesús Torres Martínez, otra.

-¿A quién dar la razón?

Al “ilustre” y respetado juez señor Torres Martínez, más bien no: bueno, no. Hago uso, opinando así, de mi derecho fundamental a la libertad de pensamiento y de expresión.

La casta política, la casta judicial, la casta ejecutiva, la casta constitucional, la casta deportiva…¡Qué país de castas, Miquelarena!

¿Pitarán mañana, en el Calderón, al Rey y al Himno de España? Y si les pitan, ¿a qué casta culparán y multarán?

Comparto la cachonda opinión de un amigo mío (apócrifo), ésta:

-El fútbol es incertidumbre: ¿quién ganará, quien perderá? Por eso seduce. La política es también incertidumbre: por eso asusta. 

Barça y Real Madrid

Domingo, 15 Mayo 2016

Puedo prometer y prometo –hala, a lo Adolfo Suárez y a lo de su imitador Pedro Sánchez -, que el Barça, según la aritmética, es el justo ganador de la Liga. El Barça, en efecto, como subrayan los notarios de los números, ha practicado el fútbol más vistoso , ha liderado la clasificación durante 27 jornadas, contra solamente cuatro del Real Madrid, y su mordedor Luis Suárez ha sumado la muy notable y obesa cifra de 40 goles (Pichichi y Bota de Oro).

-Y pensar que Florentino dudo de su capacidad goleadora cuando le hablaron de él.

Eso pasa. Y seguirá pasando. El hecho, hoy, es que el Real Madrid, esta temporada, no ha sido profeta en su país, esto es, en la Copa del Rey y en la Liga.

-Pero, ojo, lo está siendo en la Champions, en Europa

Muy español lo del Real Madrid: solo profeta fuera de casa, en el extranjero, donde, dicho sea con reverencia, en la final de Milán se las verá con el Atlético, ese hueso de taba tan difícil y duro de roer.

-Ya lo creo: si pudo con el Barça y con el Bayern, ¿quién garantiza que no pueda también en Milán con su convecino del Bernabéu?

Peliagudo, sí, el inmediato porvenir del Real Madrid.

Le recuerdan a Florentino, sin delicadeza, alguna desde la ciudad condal, que en sus dos etapas como presidente sólo ha sumado siete grandes títulos de treinta y ocho posibles entre la Liga, la Copa del Rey y la Champions.

-Y eso, claro, es saldo parco para Florentino.

La “caridad” de los vencedores con los adversarios de enjundia y tronío frisa casi siempre el choteo y el regusto a venganza. Obvio, querido Watson

-Hipótesis: si pierde en Milán con el Atlético, ¿cómo reaccionará Florentino? – pregunto a quien patea los jardines que pisa Florentino Pérez

-Mira: Florentino es orgulloso. Y el orgullo es la gasolina del amor propio.

-Amén de pecado feo y hasta mortal para otros.

-Bueno, bueno: dejemos eso. Como bien dijo Butragueño, Florentino “es un ser superior”, y reacciona siempre, en la adversidad, con el enfurecido tornado de su superioridad. El Barça ha tenido dos etapas históricas: una en la que se miraba con envidia en el Real Madrid y otra, la actual, en la que es el Real Madrid el que se mira con rabia en el Barça. Pues bien: al margen de lo que pueda o no pueda ocurrir en Milán, FP tiene “planes” para que el Barça vuelva a mirarse con celos en el Real Madrid. Punto por hoy.

Creo, desde casi que nací, en los seres superiores, tantos en los divino, por si acaso, como en los terrestres: en estos por puro empirismo.

Esprín

Domingo, 1 Mayo 2016

Frank Sinatra no vendía voz. “Yo vendo estilo”, concluyó un día con los que, para fastidiarle, discutían la calidad y el tono de su voz. ¿Qué vende la Liga en su recta final? Incertidumbre, sufrimiento, emoción. Este “esprín” (españolizo la palabra) ha hecho que crezca la afición. Estadios llenos. Audiencias, en la televisión, colosales: como Frank cuando cantaba.

-¡Más esprín, más esprín! –gritan los amantes de la emoción y los vendedores de telefútbol.

Con la Liga del balón pasa lo que con la Liga de la política: la gente, para fastidiar también a lo mejor, prefiere el sufrimiento de la fragmentación (muchos pocos) a las mayorías.

Ya sólo quedan dos partidos para que finalice el esprín, y, por lo que se está viendo, los “dioses laicos” son fácticamente esenciales.

-Y es que existan o no, los dioses existen.

En el Atlético, resolvió el partido el “dios” Griezmann. Salió, tocó el balón y marcó. Explosión atómica de alegría en el Calderón:

-¡Dios, qué grande eres!

En el Real Madrid, cómo no, otro “dios”, el “dios” Bale, saltando como un atleta olímpico de oro, cabeceó el gol de los tres puntos. Respiró Florentino:

-¡Dios, qué paz!

Y Messi, cómo no, que últimamente es el “dios” de los servicios de gol, prefabricó los goles de Rakitic y Suárez:

-¡Dios, qué acierto el día que nos fijamos en él y lo trajimos a la Masía.

Así está, pues, el “pelotón de los que esprinta por la Liga. Juntitos. Muy competitivamente juntitos los tres.

-Cada vez queda menos y cada vez está más cerca (la Liga)- semisonríe (jamás sonríe con plenitud) Luis Enrique.

Simeone, un optimista filosóficamente reflexivo, a lo suyo:

-Había que ganar y se ha ganado, en un momento en que los puntos cuentan más que en otras circunstancias”.

El novicio y gran simpatico ZZ, contento si redoble de tambores:

-Lo bueno de este equipo es que cumplen todos.

Con la bruma del sufrimiento y la incertidumbre, el fútbol es más fútbol. O gusta más. O es más atractivo. ¿Acaso son también placeres el sufrimiento y la incertidumbre? 

Concomitancias

Sbado, 9 Abril 2016

Entre la política y el fútbol hay muchas concomitancias. El fútbol es un juego, como se sabe, y la política, también. En la política, como en el fútbol, hay asimismo cabezazos y cabezonadas.

-¿Cabezonadas?

-La cabezonada de Florentino Pérez, al parecer, del retorno de Mourinho, si Zidane sigue metiendo la pata. Y la cabezonada del obsesivo no de Pedro Sánchez a Rajoy. “Con Rajoy, ni al infierno”. Si hay otra vez elecciones, qué gasto, qué horror, qué disparate, la culpa, ni se dude, será mayormente de Pedro Sánchez.

-¿Por qué de Pedro Sánchez?

-Un político, ha dicho un pensante, jamás debe decir rotundamente ni que sí ni que no a nada gaseoso o discutible, ni a nadie lo deteste o no. Aquel día en que Pedro Sánchez, en la televisión, insultó con tan mal gusto a Rajoy, metió táctica y políticamente la pata hasta el colodrillo. La metió, tácticamente, como Zidane el otro día en Alemania.

-La verdad es que no hay que abusar del no. Es un adverbio negativo y lo negativos es el reverso de lo positivo.

-Problema de Sánchez ahora. Podemos, partido tan peligroso y falaz como el adverbio no, le ha tomado sádicamente el pelo.

- Las izquierdas, en España, entre sí, rara vez se han llevado bien: lo usual es que se lleven como suegras y consuegras.

-Eso es casi verdad. Yo tengo un amigo que era de derechas cuando se casó con su mujer. Se rompió la convivencia al cabo de unos años y él se hizo de izquierdas. “¿Por qué –le pregunté- te has hecho de izquierdas?”. Me contestó: “Porque ella vota al PP. Como comprenderás, no iba a darle ese gusto”. Sigue: el problema, ahora, de Sánchez.

-Que la culpa de que haya que ir otra vez a las urnas, si ocurre -es lo que hoy se cacarea, es mayormente suya. Si antes de aquel insulto televisivo a Rajoy, hubiera pensado menos en él y más en España, España hoy, probablemente, tendría un Gobierno formado por el tridente PP, PSOE y Ciudadanos. La política es convivencia entre contrarios.

No hay que jugar, por lo tanto, con las cosas de comer ni con las cosas que afectan a la convivencia social, económica y futbolera. “Si el futuro es lo que nos queda por vivir” (Rajoy), no jodamos ese futuro, señores Sánchez e Iglesias.

El novicio Zidane

Domingo, 3 Abril 2016

El dinero no es importante. Lo importante es tenerlo. Verdad. Otra verdad: el fútbol es tan poco fiable como las promesas de los políticos en campaña electoral.

-¿Es usted ateo en política?

-Sí. ¿Pasa algo? Y en fútbol.

Al Barça le falló todo. Tenía que haber sido la gran ceremonia del homenaje a Johan Cruyff y la gran fiesta popular de la consolidación del título de Liga. Casi cien mil espectadores, ocho ex presidente (y entre ellos, como Un insignificante Pulgarcito, Florentino Pérez), video memorial, color blaugrana a tope en los graderíos…

-Nos van a golear. Esto es demasiado – pensaban los madridistas “camuflados” en el estadio, que lo prudente, en determinadas ocasiones, es como estar sin estar.

El fútbol, digo, es puñetero, burlón, hostil. Hecho irreversible y poco soñado: contra todos los pronósticos, el Real Madrid, teóricamente inferior, ha noqueado en el ring en su “gran fiesta” al Barça. ¡Oh!

-Y eso que el árbitro, del que no siempre suelo opinar, pues uno es un caballero del deporte, le anuló un gran gol, de testa, a Bale.

Hace nada, dos jornadas, el Barça veía al Real Madrid como a una hormiguita, a la lejana distancia a doce puntos.

-Es que, claro, con un entrenador sin currículo…- dudaban los que dudan

A siete jornadas del final, sin embargo, la ventaja, sorprendentemente, ha sido reducida a siete puntos. El adusto Luis Enrique (me recuerda mucho a Mourinho por su genética antipatía a los periodistas) repite de vez en cuando su realista cantinela:

- Lo importante -como el dinero- no es la aritmética de las estadísticas y los récords, sino los títulos. Y el título de Liga no es todavía de nadie.

El Real Madrid, está es hoy la aritmética realidad, con un “novicio” como Zidane, ha aguado torrencialmente el fiestón azulgrana.

-En el negocio de las apuestas no se lo creen tampoco, todavía.

Zidane, con este exitazo de “principiante”, si no falla mucho en la Champions, tiene casi garantizada la continuidad.

-Liga, Champions y ganar al Barça son los objetivos que subliman la felicidad de Florentino –me tiene contado uno de sus sublimes amigos

De Zidane, de momento, podría decirse lo que le auguró una gitana a Gento (¿?) al poco tiempo de ficharlo el Real Madrid:

-Tienes un futuro de dinero y éxitos.

Las gitanas, como los políticos y el fútbol, son así. ¿Fiables, no fiables?

Liga y Cataluña

Sbado, 12 Marzo 2016

El 6-0 Del Barça al Getafe no es sino otro desgarrón a la “democracia de la igualdad”. Todos iguales ante la ley, que se dice, y todos desiguales en la Liga, que se ve.

-O cambiamos el actual sistema, o el actual sistema acaba con la Liga.

Si no fue Maquiavelo, fue alguien de su igual talento el que dijo, más o menos, esto:

-Los hombres valoran y juzgan más por ojos que por la inteligencia, dad o que todos pueden ver, pero no todos comprenden y piensan lo que ven.

¿Qué es lo que uno ve y piensa? Que la Liga ha dejado de ser lo que era, al menos una competición de dos (Barça y Real Madrid), para ser la unigénita competición del Barça

-El Barça avanza con botas de gigante en la Liga, de igual modo que el independentismo catalán avanza, como la arena en los desiertos, granito a granito.

Granito a granito. Frase de no sé quien en la radio, con motivo de la victoria en las urnas de nuevo secretario general de la UGT, de nombre José María Álvarez, un señor que defiende el “derecho a decidir” de los catalanes.

-¿Separatista, pues?

-Sin pues: seguro.

El Barça se sale de la Liga. Se le ha quedado insignificante. Golea a sus rivales sin sentimiento misericordioso alguno. Futbol desconsoladoramente ateo.

-El KO del fútbol es la goleada. La goleada, el KO del boxeador.

Veo y pienso, como digo, que la Liga es la superioridad absolutamente absoluta del Barça, de igual modo que, granito a granito, el separatismo catalán se acerca cada día un poco más a su impedida independencia. “Fuera de España, se vive mejor” (pancarta).

-La Constitución es explícita. Dice…

-Granito a granito, cada día que pasa se la pasan un poco más por debajo de su blaugrana gónada. Y los señores que invocan pasivamente la Constitución como farallón legal del separatismo, mientras, al pairo. Muy al pairo.

La medicina es prevenir. La vida es prevenir. Algo hay que hacer para que la Liga deje de ser bipartidista (Barça y Real Madrid) o, lo que es peor, absolutamente absoluta del Barça.

-¿Puede hacerse eso, igualar más a los tan desiguales?

-Si se quiere, sí; pero si no se quiere, no. Con Cataluña pasa lo que con la Liga Si se quiere, claro que yo seguiré siendo español (nací en Barcelona). Pero si no se quiere, y hasta ahora no se ha querido, granito a granito, Cataluña acabará desespañolizándome y convirtiéndome en extranjero. Lo cual, Señor, que no, que yo quiero seguir siendo, sencillamente, un español que ha nacido en la noble y bella ciudad condal.

Ser rey

Domingo, 6 Marzo 2016

“Es bueno ser rey”, que se decía en aquella película. Claro que es bueno ser rey. Rey del petróleo. Rey de las finanzas. Rey de los negocios a tutiplén, como el aspirante a presidente de los Estados Unidos Donald Trump, quien por cierto me recuerda a Jesús Gil y Gil.

-Gil y Gil no era rufo.

-Lo sé. Gil y Gil, como Trump, era grande y fuerte físicamente, y arrojado y huracanado para los negocios como Trump y, como Trump, populista.

Gil y Gil, en lo suyo y a su manera, en su día, fue rey. Comí con él, por él invitado, en su oficina de de Príncipe de Vergara. No era leído, pero sí ocurrente y muy directo.

Tú –me dijo, metiendo la quinta velocidad de su carácter directísimo- no me tragas. Perdona que te lo pregunte así, a bote pronto, pero es que quisiera saber por qué no me tragas.

Metí la cuarta de mi carácter y me puse, en cuanto a carácter, a la altura de su carácter.

-No es eso. Es que usted me da la impresión de un ser apisonador, usted no se detiene ante nada ni ante nadie.

No se enojó. Es más: creo que le divirtió mi franqueza.

- Vivir – era, también a su manera, algo filósofo-, si quieres ser rey en lo tuyo, hay que ser como soy.

A su manera y en lo suyo, lo fue. Y en Marbella, a pesar de sus follones, la gente sin pretensiones de urna y papeleta, le quería.

- Hará lo que hace, pero el “pueblo” le quiere, con el “pueblo” se porta bien. Es un político listo, cachondo, bueno, un tío que te “entra” –me dijo un votante suyo.

Ser rey. Cada vez que veo a Messi, me digo: “Rey de reyes”. Hace goles que no se los he visto hacer a nadie. Goles de ratón, de ardilla, de jabato, de artista.

-Y si a eso agregas – me decía recientemente un directivo azulgrana- que en la convivencia con sus compañeros es el más humilde de todos…

Lo digo como lo veo, lo pienso y lo siento: yo no sé si durará en el Barça treinta o cuarenta años, como opina- y supongo que quiere- Luis Enrique. Lo que sí digo es que como él, en el mundo, ahora mismo no hay nadie, y que con él y sus príncipes (Neymar, Suárez, Busquets, Iniesta…), el Barça no va a ser destronado en mucho tiempo… Rey Messi y rey el Barça. ¡Qué reino el reino del Barça, Florentino Pérez!: del reino de este mundo, que no del otro, del bíblico.